Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En sistema mixto de pensiones la devolución de los ahorros será menor

Quien no logre cotizar durante 25 años recibirá una devolución de ahorros mucho menor que la que entregan las AFP.

Pensiones

Los afiliados a las AFP serán obligados a entregar un aporte, sino que todo lo que coticen, para el nuevo sistema mixto | Foto por Archivo

San Salvador, miércoles 28 de octubre de 2009.

La devolución de la pensión que entregará el sistema mixto  a las personas que no cumplan los 25 años de cotización será mucho menor que la que se entrega en el actual sistema de las AFP.  Esto es porque la fórmula que establece la reforma no toma en cuenta las ganancias de las cuentas individuales y no incluye el 100 % de los aportes .

A esa conclusión llegó ayer la Asociación Salvadoreña de Administradoras de Fondos de Pensiones (Asafondos) tras revisar el artículo 232-R de la reforma.

El mencionado artículo establece que quien no cotice durante 25 años al Fondo Público recibirá una devolución de su saldo en forma de asignaciones anuales. Las mismas se pagarán cada mes de enero en un máximo de 10 años.

La asignación “consistirá en un pago equivalente al diez por ciento del ingreso base de cotización por cada mes cotizado... el cual se cancelará en anualidades”, reza la propuesta.

Además el literal A de este artículo especifica que cada pago anual “tendrá el valor de doce veces la pensión fija vigente al momento de determinar la asignación”. Si, por ejemplo, se hace el cálculo con la pensión mínima de $207.6 significa que a un trabajador se le devolverá como máximo $2,491.2 al año.

¿Pero cómo se aplicaría la fórmula para la devolución a una persona que no obtenga una pensión?

Se puede pensar en este escenario práctico: un hombre de 59 años, con un salario actual de $450, ha logrado reunir $20 mil en su cuenta individual.

Dicho ahorro de pensión lo ha ganado cotizando con esfuerzo durante 20 años (unos 239 meses). El saldo está compuesto, por ejemplo, por $14 mil de aportes y $6 mil de intereses.

Si esta  persona se jubila al año siguiente de la reforma, no tendrá derecho a una pensión por haber cotizado solo 20 años.

Para iniciar el cálculo de su asignación la reforma establece que se usará el 10% de su último salario, que son $45.

Continuando, la fórmula establece que ese porcentaje de su salario se multiplica por todos los meses que cotizó. Los $45 multiplicados por 239 meses da como resultado $10,755 que son lo que se devolverán a dicho jubilado.

Ese saldo a devolver se tiene que dividir entre la anualidad de $2,491.2. El resultado es que sus ahorros se le devolverán en cinco años.

Como punto positivo el decreto indica que, aunque este jubilado no tenga pensión, durante los cinco años que se le pagará su asignación tendrá derecho a hacer uso del ISSS.

Los problemas 

Los puntos negativos inician desde que no se toma en cuenta lo que en realidad ha ahorrado esta persona, que es el 13 % de su salario mensual. Además al considerar solo las cotizaciones, la fórmula le roba al trabajador el dinero que ganó en concepto de intereses.

Si se hubiese devuelto todo lo ahorrado con sus cotizaciones, esa persona habría tenido derecho a $14 mil y no solo a $10,755. Por otro lado, en el sistema actual se le devolverían por completo los $20 mil que juntó en toda su vida.

El problema de fondo es que esta fórmula en realidad solo le está devolviendo a esta persona el 76 % de lo que ahorró, quitándole el resto. 

Si además se le compara con la devolución que hace una AFP, los $20 mil íntegros, la asignación del sistema mixto le quita prácticamente la mitad de sus ahorros de una vida a este trabajador.

Sin derecho a opinar 

Según el análisis de Asafondos, esta parte de la reforma además le quita al trabajador la posibilidad de decidir cómo quiere que le devuelvan sus ahorros.

El decreto de una vez define el proceso de devolución anual de los ahorros. En cambio, el sistema actual permite que un jubilado elija entre dos opciones: recibe todo el saldo de su cuenta en un solo pago o lo programa para recibir pagos mensuales, lo que le permite mantener el acceso a los servicios del ISSS.

Tanques de pensamiento como la Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde) señalan que esta fórmula echa por tierra una de las promesas de Gobierno.

Los funcionarios han dicho que el sistema mixto brindará pensiones mínimas y vitalicias para todos, beneficiando a los cotizantes que no lograrán cumplir los 25 años de cotización en las AFP.

Sin embargo el artículo 232-R deja en claro que ellos tampoco tendrán pensión, sino siempre una devolución de sus ahorros en un corto tiempo, aunque en este caso el Gobierno de devolverá menos a los jubilados, quedándose con buena parte de su dinero.

La devolución de los ahorros es un tema crítico porque diferentes tanques de pensamiento estiman que 6 de cada 10 personas cotizando actualmente no lograrán cumplir los 25 años de cotización. 

La inestabilidad del trabajo en El Salvador niega sobre todo a las personas de más bajos ingresos la posibilidad de obtener una pensión.

La reforma del sistema mixto, además de ofrecerles una devolución más pequeña de sus ahorros, no incluye medidas adicionales para facilitar que estas personas coticen todos los años que requiere la ley.

El Plan Cáceres, que dio origen a la actual propuesta de reforma, ni siquiera incluía un mecanismo para atender las necesidades de este grupo de cotizantes.

El mecanismo de asignaciones creado entre septiembre y febrero ya brinda una respuesta a estos casos, pero una que limitará sus ingresos a futuro. 

La reforma solo incluye una medida para asegurar que esa asignación no será insuficiente para los jubilados. Al saldo que este pendiente de devolver, se le agregará la rentabilidad  promedio que tengan las AFP en diciembre de cada año.

Al menos al cierre de 2015, la rentabilidad promedio de todos los ahorros en AFP era de 2.28 %. Sobre el mecanismo de devolución de ahorros en el sistema mixto que da pendiendo una pregunta: ¿un pago de  $2,491.2 entregado en enero es suficiente para sobrevivir todo el año?

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación