Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sismos en Alegría dejan daños y suspensión de clases

Los centros escolares estarán cerrados tres días mientras pasa la emergencia, según las autoridades.

Varias familias resultan afectadas por enjambre sísmico en Usulután

Comandos de Salvamento y Protección Civil indicaron que al menos cuatro personas resultaron lesionadas desde que inició el fenómeno.

El municipio de Alegría en Usulután vivió ayer dos realidades. Mientras que en el casco urbano y parque central los pobladores disfrutan de una festival de la juventud donde hubo música, cerveza y fiesta, en los caseríos de la parte baja del pueblo, alrededor de 125 familias están angustiadas y atemorizadas  por un enjambre sísmico que inició desde ayer en la madrugada.

El caserío más dañado es Potrerillos, donde de un total de 92 viviendas cerca de 70 están totalmente dañadas y son inhabitables. El resto tiene  daños pero no son severos, según lo explicó el gobernador de Usulután, René Ramos.

Ramos afirma que, de seguir las replicas, esas viviendas también pueden sufrir daños que podrían terminar en tragedia. Por ello se ha sugerido a las familias no ocuparlas.  

Ayer en la mañana, decenas de afectados se encontraban afuera de sus viviendas. Las mujeres cuidaban a los niños y preparaban las cocinas en lugares improvisados, mientras que los hombres excavaban hoyos para instalar los palos para levantar champas de plástico.

“Acá estamos gracias a Dios con vida. Algunas casas están inhabitables. Hemos quedado en la calle y a la voluntad de Dios”, expresó María Angélica Martínez.

Ella aseguró que a las 2:10 de la madrugada se sintió el temblor más fuerte. Desde esa hora, la mayoría de pobladores no durmió y se mantuvo en vilo.

Los afectados afirmaron que desde temprano las autoridades de Protección Civil llegaron a la zona e iniciaron las tareas de coordinación para auxiliar a los afectados.

Las autoridades se comprometieron a brindar atención médica y otros servicios lo más pronto posible. Durante una reunión en la parroquia del caserío Potrerillos, todos los pobladores acordaron quedarse en sus casas y no en los dos albergues que había preparado las autoridades de Protección Civil.

El gobernador les explicó el plan de ayuda que se realizará en coordinación con los cuerpos de socorro y otras instituciones. Los pobladores pidieron de inmediato láminas y madera para construir sus champas. Otros solicitaron máquinas para remover los escombros de las casas y comenzar a levantar de nuevo las paredes.

“Pedimos una ayuda pronta. Estamos a la intemperie y somos personas pobres. Queremos créditos y alimento para nuestros hijos 6 ancianos”, sostuvo Carlos Pérez.

Hasta ayer Protección Civil había contabilizado alrededor de 90 sismos, los más fuertes ocurrieron en la madrugada y fueron los que dejaron los daños más considerables.

Comandos de Salvamento de Alegría indicaron que al menos cuatro personas resultaron lesionadas. Las víctimas fueron atendidas por los socorristas y dos de ellas trasladadas a un hospital, ya que sufrieron heridas en la cabeza por las tejas y pedazos de ladrillos fabricados con lodo que se desprendieron de las paredes.  

Según el Ministerio de Medio Ambiente los temblores comenzaron a las 10:59 de la noche del sábado y se han extendido hasta ayer en la mañana. Los movimientos telúricos fueron perceptibles en municipios vecinos como Jucuapa, Santiago de María, Berlín y Nueva Granada, siempre en Usulután.

Solamente cinco de estos fueron sensibles para la población, según las autoridades. En el cantón El Yomo, los vecinos dijeron que hubo daños en varias casas. Sin embargo, los técnicos de Protección Civil no tenían información certera.

De los cinco sismos con mayor magnitud sentidos durante la madrugada, el primero fue a la 1:05, con una magnitud de 3.9 y con una profundidad de 7.8 kilómetros. Este fue el más fuerte de todos.

Según el Marn la intensidad fue de 4 en Alegría. Cinco minutos después, a la 1:10 de la madrugada hubo un sismo de magnitud 3.1 y profundidad de 7 kilómetros. Los movimientos de tierra dañaron la calle principal que conduce hacia tres cantones del municipio, la cual ha quedado bloqueada por piedras y palos.

A las 5:10 de la tarde de ayer se sintió el último sismo en  Alegría: tuvo una magnitud de 3.1 y una profundidad de 0.8 kilómetros.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación