Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sipago y Subes se unen para comprar buses

Entre las múltiples funciones de la nueva sociedad Sipago-Subes está comprar las unidades para el Sitramss

Transportistas y Subes anunciaron una alianza para motivar a los usuarios a utilizar la tarjeta prepago, en ese caso, con la ruta 42 microbús; participaron directivos de Sipago.

Transportistas y Subes anunciaron una alianza para motivar a los usuarios a utilizar la tarjeta prepago, en ese caso, con la ruta 42 microbús; participaron directivos de Sipago.

Transportistas y Subes anunciaron una alianza para motivar a los usuarios a utilizar la tarjeta prepago, en ese caso, con la ruta 42 microbús; participaron directivos de Sipago.

Con un sistema de cobro electrónico del pasaje que no convence a la población, con tropiezos para adquirir un millonario préstamo para comprar las unidades del Sitramss y con la infraestructura del nuevo sistema de transporte a medias, el operador tecnológico Subes y el grupo de transportistas de Sipago decidieron fusionarse en una sola sociedad.

La empresa Sistema Integrado Prepago (Sipago) tiene sus finanzas en quiebra según certificación del balance general de 2012; mientras la empresa Sistema Único de Boletos Electrónicos (Subes), dueña del negocio de cobro electrónico, lleva un año tratando de que los salvadoreños hagan uso de ese sistema, sin tener éxito.

Pero en septiembre de 2013, ambas empresas crearon la Unión de Empresas Sipago Subes, S.A. de C.V., según consta en el documento de certificación de la escritura de constitución.

De acuerdo con el documento, con inscripción número 54 del Registro de Comercio, del Centro Nacional de Registros (CNR), en el apartado de "Finalidad Social", dice: "La sociedad tendrá por finalidad principal la presentación de servicios de transporte, consultoría, administración, representación y cualquier otro tipo de servicios relacionados al nuevo sistema del Área Metropolitana de San Salvador, conocido como Sitramss".

La escritura presentada en el Registro de Comercio el 17 de septiembre de 2013, también añade que la Unión de Empresas comprará los buses troncales y pretroncales del Sitramss, operará los talleres, las paradas de buses y "cualquier otra actividad relativa al sistema", señala el documento.

También podrá invertir en todo tipo de actividades relacionadas a la modernización del transporte colectivo y al Sistema Integrado de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (Sitramss).

Según el documento de certificación, la sociedad se constituyó por un plazo "indeterminado".

La administración de Unión de Empresas Subes Sipago estará confiada a una Junta Directiva compuesta por nueve directores propietarios y nueve directores suplentes, por un período de siete años.

Entre los integrantes están: el presidente y el secretario de Sipago, Miguel Castañeda, y Rodrigo Contreras Teos; el primero fungirá como director presidente y el segundo, primer director propietario de la nueva sociedad; Catalino Miranda es el segundo director propietario, y también es directivo de Sipago; el director de negocios de Subes, Eduardo Villanueva, es ahora el cuarto director propietario, y Mauricio Ayala, gerente comercial de Subes, es el nuevo primer director suplente, entre otros puestos.

La empresa Sipago nació en diciembre de 2010, mientras que Subes se constituyó en abril de 2011.

Para implementar el cobro electrónico del pasaje, en su primera fase en Santa Tecla, Ciudad Merliot y parte de La Libertad, los transportistas contrataron en diciembre de 2011 a Subes El Salvador; previo al "visto bueno" del Viceministerio de Transporte (VMT), para que fuera el operador tecnológico del sistema. Subes fue seleccionada entre otras empresas interesadas en ser parte del negocio.

Hermetismo de Sipago

En medio del secretismo de que las dos empresas ya operarían como una sola, el secretario de Sipago, Rodrigo Contreras Teos, informó en diciembre de 2013 que presentaron una "carta compromiso" a las empresas brasileñas Marco Polo y Volvo, para que iniciaran con la fabricación de los 60 buses articulados y 130 padrones del Sitramss.

Los transportistas no han podido concretar el préstamo con el Banco de Desarrollo de Brasil (Bndes) de cerca de $50 millones para comprar los buses que prestarán servicio en el Sitramss. Incluso el vicepresidente de la República, Óscar Ortiz, ha anunciado que viajará a Brasil con el propósito de agilizar el préstamo para comprar la flota de buses del Sitramss.

"Es un asocio con inversionistas, con Sipago, para poder calificar antes de que nos den el préstamo de Brasil", ha declarado Contreras Teos, pero sin dar detalles sobre quiénes eran los otros fiadores.

En ese entonces, Contreras Teos aseveró que la garantía había sido enviada a nombre de Sipago y "otros inversionistas".

El 9 de diciembre de 2013, en un programa de entrevista televisivo de la noche, Eduardo Villanueva, director de negocios de Subes, dijo que dieron una carta de respaldo a Sipago para la compra de las unidades.

En enero de 2014, llegó la primer flota de seis buses al país. A finales de febrero se sumó otra flota de 31 unidades, compuesta por 12 tipo padrón y 19 articulados.

Pese a que ya se había concretado la fusión, Sipago y Subes continuaban con el hermetismo sobre quién ofrecería el servicio de cobro electrónico en el Sitramss.

El discurso era que "aún no llegaban a un acuerdo" con Subes para que esta comercializara la tarjeta electrónica; las declaraciones del presidente de Sipago, Miguel Castañeda, distaban de lo que en la página web publicaba Subes, una campaña en apoyo al nuevo sistema de transporte en la zona oriental del AMSS.

Subes ya estaba abordo del plan de modernización de transporte público. El 17 de enero acompañó a Sipago y al VMT en una caravana con los primeros seis buses que ingresaron al país para el Sitramss. Fue un recorrido que inició en el Puerto de La Unión hacia San Salvador.

El estudio del Consorcio EM&A, elaborado en 2011 a petición del gobierno, recomendó que la concesionaria (función que recae en Sipago) debía subcontratar a una empresa que ejecutara el trabajo de comercialización de los medios de transporte de la red; es decir, un operador del sistema de cobro.

Según escritura pública de constitución inscrita en el Registro de Comercio, en el folio número 334, del libro 2731, la razón social de Subes El Salvador es: "Crear una empresa dedicada al sistema de recaudo y operación técnica del pago del precio del pasaje por el servicio de transporte colectivo autorizado de personas a través de una tarjeta electrónica prepago".

Con la fusión, ahora también participará en todo lo relacionado con la modernización del sistema de transporte y del Sitramss.

Mientras, según el estudio del consorcio EM&A, el trabajo de la concesionaria (papel que recaía en Sipago) se agrupa en las áreas de planteamiento y programación, adquisición de vehículos, mantenimiento de vehículos, actividades administrativas y puesto de control central del Sitramss.

El pasado 1 de agosto, se le envió un correo electrónico a la encargada de Comunicaciones de Subes para obtener más información respecto a la fusión de empresas. Al cierre de esta nota, no se obtuvo respuesta.

Recientemente, Rodrigo Contreras Teos dijo que el Fideicomiso del Sitramss (Fisitramss) se crearía en un asocio Sipago Subes. "Es una unión de empresas. El monto lo pone el banco (Bandesal), ya uno si le parece alto lo negocia", mencionó respecto a los fondos con los que iniciará el fideicomiso; no dio mayores detalles de que ese asocio ya existía desde 2013.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación