Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sindicatos marcharán divididos en el Día de los Trabajadores

Unos acusan a otros de abandonar lucha por trabajadores y ser afines al Gobierno

Los trabajadores celebrarán divididos su día el próximo 1 de mayo, y hasta marcharán separados por las calles de San Salvador, pues algunos sindicatos y gremiales prefieren distanciarse de los grupos afines al gobierno del FMLN, según dijeron varios de los dirigentes entrevistados por este periódico.

Lejos quedaron aquellos años en los que organizaciones sociales, sindicales y de trabajadores se unían para marchar masivamente y plantear sus particulares demandas a los gobiernos de turno.

Un grupo, en el que participará ANDES 21 de Junio, la Concertación Popular por un País sin Hambre (Conphas), la Federación de Asociaciones Sindicales de El Salvador (Feasies), entre otros, iniciarán la marcha en la zona de Metrocentro hasta el monumento al Salvador del Mundo, mientras que las organizaciones lideradas por la Central Sindical Independiente, partirán de la Universidad de El Salvador (UES).

"Un sindicalista honesto, no puede marchar con el gobierno; independiente de la ideología política. Se entiende por sindicalismo una forma de organización de la clase trabajadora en defensa de sus derechos, eso es el sindicalismo científico; ahora, cuando yo me pongo a la par del gobierno, yo dejo de ser sindicalista", apuntó Paz Zetino Gutiérrez, secretario general de la gremial de maestros Bases Magisteriales, quien aseguró que marchará con el movimiento sindical independiente.

De hecho, cada marcha, tiene sus propias demandas, pero unas van dirigidas al gobierno de Salvador Sánchez Cerén, mientras que quienes marcharán, inclusive, acompañados por dirigentes y militantes del partido oficial, enfilarán sus baterías contra instituciones independientes del gobierno.

"Las exigencias a la Sala de lo Constitucional, que no esté atentando contra el estado de derecho, contra la institucionalidad del país. A la derecha y los empresarios que paguen los impuestos que les corresponden, por ahí estaremos impulsando nuestras demandas", aseveró, Israel Montano, secretario general de ANDES 21 de Junio.

Por otro lado, según el dirigente de Bases Magisteriales, las exigencias y pliego de peticiones de su gremial son hacia el gobierno y en favor del sector docente y los estudiantes. "Que se restablezca el estado de derecho, que se mejoren las condiciones laborales en las escuelas, que se doten a las escuelas de recursos, que se revise la infraestructura precaria que tienen las escuelas en perjuicio de la niñez y de la juventud", externó Zetino Gutiérrez.

Los médicos del hospital Rosales también se unirán a estos últimos, para reclamar al Ejecutivo mayor atención al sistema de salud.

"Nuestros reclamos: no ha habido una reforma de salud adecuada, ¿dónde están los más de $450 millones que iban invertir para los equipos comunitarios de salud (Ecos), por qué en los hospitales hay carencias y desabastecimiento de medicina, por qué ocultan las condiciones en que están los medicamentos en los hospitales. En salas de operaciones tenemos más de tres meses de no tener gel de alcohol para uso de médicos. Es infinidad de deficiencias en el hospital Rosales", explicó el médico Alcides Gómez, de la gremial de dicho nosocomio.

Mario López, quien dirige la Central Sindical Independiente que organiza la marcha que saldrá de la UES, dice que como docente tiene sus respectivas demandas, pero que existen otras exigencias importantes que no solo abaten a los maestros, sino a todos los salvadoreños.

"La creciente delincuencia tiene que ver con que no hay una política de empleo. La tal fábrica de empleos de Mauricio Funes, fue una farsa, un engaño, un fraude; y el gobierno de Salvador Sánchez Cerén sigue repitiendo ese mismo cuento de la tal fábrica de empleo, pero la verdad es que no le dan trabajo a la gente", mencionó López, como varios de los reclamos al actual gobierno.

En este tema de la inseguridad y la delincuencia también coincide como importante de recalcar el próximo 1 de mayo, el dirigente de ANDES 21 de Junio. Aunque para él el llamado no es al Ejecutivo, sino, más bien, a la población.

"Tenemos también demandas en el tema de seguridad. Nosotros le pedimos a la gente organización para prevenir la (in) seguridad en todos los sectores de la clase organizada", dijo Israel Montano.

Se intentó contactar con Ricardo Cornejo, dirigente de Conphas, organización que marcha conjuntamente con ANDES 21 de Junio, pero no respondió su teléfono móvil. No obstante, el viernes, durante una actividad previa a la del 1 de mayo, enfiló sus ataques contra la empresa privada que, según él, ha acuñado la conmemoración como el Día del Trabajo, y no como el Día del Trabajador, "como realmente es", aseveró ante las cámaras de televisión.

Otra organización que se une a esa marcha es la Alianza para la reforma de la salud, cuya dirigente es Margarita Posada. Ella sí contestó su celular, pero se excusó de dar declaraciones, pues dijo estar afrontando un problema familiar y que eso la ha alejado de las coordinaciones para la marcha del Día del Trabajo.

A criterio de las gremiales y organizaciones de trabajadores independientes, como sindicalistas no pueden plegarse al gobierno de turno por dos razones: primero porque el actual gobierno del FMLN no les ha cumplido con sus exigencias, y segundo porque si lo hicieran dejarían "de representar y defender a la clase trabajadora", como argumenta Zetino Gutiérrez, de Bases Magisteriales.

Al respecto, el dirigente de ANDES, Israel Montano, rechaza tajantemente que su gremial y las demás organizaciones sean acompañadas por los dirigentes y militantes del FMLN en el Día del Trabajo el 1 de mayo; sostiene que la marcha es organizada por los trabajadores y no por el partido oficial.

"Los trabajadores tenemos nuestra marcha frente a Metrocentro, por las letras, bajamos por la Sisimiles a la plaza México, de ahí nos conducimos a la alameda Roosevelt hasta el Salvador del Mundo. Es el FMLN el que marcha con nosotros, no nosotros marchamos con el FMLN", argumentó Montano.

Se le preguntó al dirigente de ANDES si hacerse acompañar por los dirigentes del partido que está gobernando es legítimo. "¿Y no es el partido que se identifica con los trabajadores pues?, respondió sin tapujos.

En cambio Mario López cuestionó que estas organizaciones se plieguen al partido oficial, cuando a su juicio, el actual gobierno está tratando de eliminar a los sindicatos de trabajadores que reclaman sus derechos y demandas.

"En El Salvador se está irrespetando cada vez más el fuero sindical. La contratación colectiva, hay amenazas, hay persecución ya. Se le quiere meter terror a los dirigentes sindicales con que vamos a ser despedidos si continuamos impulsando nuestras luchas", externó López.

El representante de los médicos del hospital Rosales, Alcides Gómez, considera también que el presidente Sánchez Cerén ha intentado minar al sector de los médicos agremiados, pues lo han vivido en carne propia.

"Este gobierno ha sido para nosotros como médicos, incluso más represor que los que hemos tenido en todos los regímenes anteriores. Este es un gobierno que hemos conocido la cara de maldad y de odio en contra de quien tiene un poco de valor de decirles que no están actuando bien", reclamó Gómez.

La situación actual de los sindicatos de trabajadores y organizaciones sociales es similar a lo que sucedió en los años 80, cuando el gobierno del entonces presidente, José Napoleón Duarte, organizó la Unión Nacional Obrero Campesina (UNOC) para dividir y contrarrestar las actividades de la Unión Nacional de los Trabajadores Salvadoreños (UNTS), a la cual pertenecieron muchos de los sindicatos afines al actual partido en el gobierno.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación