Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sin un medicamento para pacientes con Guillain Barré

Autoridades del Bloom han recurrido al Seguro Social y al Rosales para que les provea el fármaco. La última vez fue la semana pasada.

Algunos pacientes con esta enfermedad necesitan respiración asistida. Foto edh/archivo

Algunos pacientes con esta enfermedad necesitan respiración asistida. Foto edh/archivo

Algunos pacientes con esta enfermedad necesitan respiración asistida. Foto edh/archivo

En las últimas semanas, la demanda de inmunoglobulina en el hospital Bloom, medicamento para tratar el síndrome del Guillain-Barré, ha sido suplida con préstamos.

Hugo Salgado, director del establecimiento sanitario, expresó que la semana pasada el Seguro Social les ayudó con el fármaco para un infante hospitalizado.

El síndrome de Guillain-Barré es un trastorno inmunológico que produce debilidad en las piernas y puede propagarse a los brazos.

Salgado comentó que "(la) inmunglobulina se ha terminado, pero nos ha prestado el Rosales y el ISSS y estamos esperando una compra del ministerio".

El pediatra añade que para este tipo de enfermedad tienen tratamientos alternos que dan buenos resultados.

Trabajadores del centro infantil comentaron que ante la falta del producto algunas madres han tenido que comprar el medicamento.

Salgado indicó que están realizando una solicitud de fondos al Ministerio de Salud para adquirir una buena cantidad de inmunoglobulina porque en determinado momento del año se agota.

Cada gramo de este medicamento tiene un costo aproximado de $58 a $59. A los pacientes se les colocan dos gramos por cada kilo que pesen. En todo 2011, en el hospital Bloom se registraron 52 niños con el síndrome.

En el centro infantil también sigue faltando la eritropoyetina, una inyección que se le aplica a los niños con insuficiencia renal crónica, que están en tratamiento sustitutivo.

Salgado agregó que siempre hacen uso de la Red integral e Integrada de Servicios de Salud para proveer el tratamiento, además tienen la alternativa de transfundir sangre a los niños.

"La cuestión es no dejar desprotegidos a nuestros pacientes. Lo que sucede es que como hoy en nuestra administración hemos dado más, la gente cuando ve que no hay se aflige", acotó el director del Bloom.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación