Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sin insumos para la diálisis ambulatoria

El material para la terapia se agotó la semana pasada

Un hombre con insuficiencia renal recibe terapia sustitutiva en el hospital Rosales.

Un hombre con insuficiencia renal recibe terapia sustitutiva en el hospital Rosales.

Un hombre con insuficiencia renal recibe terapia sustitutiva en el hospital Rosales.

Las carencias en el hospital nacional Rosales crecen; ahora son los pacientes con insuficiencia renal los que enfrentan dificultades para recibir sus tratamientos.

El jefe del Servicio de Nefrología, Ricardo Leiva, informó que desde la semana pasada se terminaron las "bolsas gemelas", es decir, los insumos para realizar la diálisis ambulatoria a las personas que ya no les funcionan los riñones.

Leiva comentó que están a cero con ese tipo de soluciones. "El problema fue que esa bolsa la tuvimos que ocupar para dializar a los pacientes que están hospitalizados porque, si no, se nos morían".

El 18 de septiembre, Leiva advirtió que ese material se podía agotar por destinarlo a los pacientes en diálisis peritoneal, la que se hace en el hospital, porque no tenían.

Son 136 personas las que están en el programa de diálisis ambulatoria, ellos se hacen la terapia cuatro veces al día en la casa, así limpian los tóxicos del cuerpo.

Leiva expuso que a este grupo se le entregan 120 bolsas por mes, cada tres o cuatro meses se les dan los insumos, los que han estado llegando esta semana se han ido con las manos vacías.

El jefe de Nefrología expresó que le envió notas al director, Mauricio Ventura, comunicándole las necesidades, pero no tiene respuesta.

Añadió que están por agotarse también las soluciones para las diálisis. En el Rosales se detectan mensualmente unos 50 nuevos casos de pacientes con insuficiencia renal crónica.

En el Rosales dan terapia sustitutiva a más de mil pacientes.

El director, Mauricio Ventura, manifestó que han estado atendiendo las solicitudes de compra para el Servicio de Nefrología.

Agregó que se han proveído los fondos necesarios para que se adquieran los insumos que se necesitan para esa área, se les ha autorizado unos $800 mil.

"Lo que sucede es que tardíamente están demandando cosas, cuando ya casi se han acabado", comentó Ventura.

El lunes, el jefe del Servicio de Emergencia, Juan Antonio Tobar, denunció que no tienen ningún monitor de signos vitales funcionando en la Unidad de Máxima Urgencia.

Los pacientes críticos deben ser monitoreados manualmente y eso los pone en riesgo.

Ventura expresó que el año pasado el jefe del área de Medicina reportó el daño en los monitores y se le dieron cuatro nuevos, pero Tobar no lo hizo, hasta ahora que se han dado cuenta por los medios de comunicación.

"Uno de los monitores se arruinó, porque se le cayó a alguien y lo otro, son los accesorios que se han arruinado, el problema es que muchas jefaturas, precisamente porque no pasan el tiempo que deben pasar en el hospital, cumpliendo el horario no toman el trabajo cómo debe ser", añadió.

Ventura indicó que esperan recibir 80 monitores para todo el hospital por un monto superior a los $400 mil, además de otro equipo.

El director dijo, además, que aún no han recibido el refuerzo presupuestario que solicitaron al Ministerio de Salud.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación