Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Señalan estancamiento en el campo educativo

En el foro "Informándonos" se planteó la baja inversión que el país hace en educación y los problemas de cobertura.

Joaquín Samayoa, especialista de Fepade, sostiene que la docencia es poco valorada en el país. Foto EDH / jorge reyes

Joaquín Samayoa, especialista de Fepade, sostiene que la docencia es poco valorada en el país. Foto EDH / jorge reyes

Joaquín Samayoa, especialista de Fepade, sostiene que la docencia es poco valorada en el país. Foto EDH / jorge reyes

Joaquín Samayoa, especialista de la Fundación Empresarial para el Desarrollo Educativo (Fepade), afirmó ayer por la tarde que "El Salvador se ha quedado literalmente estancado en la inversión en educación".

Samayoa, quien en el marco del foro "Informándonos" expuso la ponencia "Vicios y Deficiencias en la Educación Pública, oportunidades para la intervención del sector público", señaló que el país no logra superar el tres por ciento de inversión en este rubro, a pesar de que es un tema recurrente en los discursos presidenciales.

Recordó que para 2005 ya se había advertido la urgencia de que el país llegara al seis por ciento la inversión en educación respecto al PIB.

De igual forma señaló una serie de desaciertos relacionados con la cobertura, condiciones de los ambientes escolares y formación docente, entre otros, que influyen en la baja calidad de la enseñanza, que año con año se evidencia en los malos resultados de la PAES.

De acuerdo con los datos brindados por el especialista, entre 2009 y 2012, la población de estudiantes de educación básica se redujo significativamente, pese a que el gobierno le apostó al programa de paquetes escolares para asegurar mayor cobertura.

La fuga de estudiantes es más notable entre la población escolar que tiene que pasar a tercer ciclo y la que tendría que incorporarse a educación media. Justo en la etapa de la vidas en que se da el desapego a la familia y son más vulnerables a las pandillas.

Los asistentes a la ponencia, entre quienes estaban representantes de la Fundación Rafael Meza Ayau, de la empresa Agrisal, de varias ONG y de universidades, quedaron claros de que hay que hacer una apuesta integral para lograr mejoras en la educación.

"No ha evolucionado en muchos años la educación, ni en términos de capacidad de cubrir todas las necesidades educativas de la población, ni en términos de ir mejorando la calidad educativa. Allí tiene (información de) que un segmento importante de la población, que es de cero a tres años, está prácticamente desatendido y son años importantísimos para las posibilidades de aprendizaje", explicó Joaquín Samayoa.

El especialista de Fepade resaltó que las escuelas públicas, sobre todo en lo rural, enfrentan una serie de carencias que no favorecen el tema de calidad de enseñanza. Estas van desde la falta de acceso a servicios básicos como agua potable y energía eléctrica.

Para el caso, advirtió que mientras el 95 % de centros educativos urbanos tienen agua potable, en lo rural sólo el 55 por ciento de centros gozan de ese servicio.

El profesional destacó que las escuelas públicas tienen grandes carencias en equipo tecnológico y acceso a Internet. Pero también reconoció el esfuerzo que varias organizaciones del sector privado hacen para ayudar a estudiantes de escasos recursos para continuar sus estudios.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación