Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Señalan amenazas a la libertad de expresión comercial

Sherman Calvo, presidente del Consejo Nacional de Publicidad, dijo que la censura a los medios afecta a la industria de la publicidad

Miembros fundadores del Consejo Nacional de Publicidad que fueron galardonados anoche, junto a invitados especiales. Fotos EDH / René Quintanilla y Mauricio Cáceres

Miembros fundadores del Consejo Nacional de Publicidad que fueron galardonados anoche, junto a invitados especiales. Fotos EDH / René Quintanilla y Mauricio Cáceres

Miembros fundadores del Consejo Nacional de Publicidad que fueron galardonados anoche, junto a invitados especiales. Fotos EDH / René Quintanilla y Mauricio Cáceres

La prisa del presidente Salvador Sánchez Cerén, de que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) decida cuanto antes sobre la administración del espectro radioeléctrico, así como el señalamiento de que son los medios de comunicación los que crean una guerra sicológica en el tema de seguridad, son algunas de las principales preocupaciones del presidente del Consejo Nacional de Publicidad (CNP) Sherman Calvo, expresadas ayer durante la celebración del aniversario de esa institución, en el que se destacó la autorregulación como la forma más sana de cumplir la ley.

Calvo apuntó que decir que la tesis de que los medios contribuyen con sus noticias a generar violencia, no solo tocan la libertad de expresión periodística, sino que además pone en peligro el desarrollo de la industria publicitaria, que representa un aporte significativo para el derecho de información de la población.

En el preámbulo de la IX Reunión Latinoamericana de Instituciones de Autorregulación Publicitaria (Conared 2015), que reunió a unas cincuenta personas, entre empresarios, políticos y publicistas salvadoreños, e invitados de México y España, permitió a Sherman Calvo señalar que "la libertad de expresión es el oxígeno de la comunicación comercial".

Pero anunciarse y hacer publicidad en un entorno de restricción, con mensajes limitados y/o con censura no solo alejarán la inversión de este mercado, sino que además, afectarán el libre derecho a la información del consumidor", mencionó.

Lo mismo opinó Roberto Ávila, asistente al evento y uno de los miembros fundadores del CNP, quien aseguró que el Estado no puede estar controlando la publicidad, que es parte esencial de la información que reciben los usuarios.

Para Ávila, la publicidad se mueve con base en estudios de audiencia y no tiene que ser impuesta.

El miércoles pasado el presidente de la República urgió a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia que resuelvan sobre el espectro radioeléctrico salvadoreño, que busca otorgarles más espacio a los medios públicos y a las radios comunitarias, aduciendo que es necesario una mayor "democratización".

Sin embargo Calvo, al igual que la Asociación Salvadoreña de Radiodifusores (ASDER) y otras organizaciones, consideran que el espectro ya está repartido democráticamente y que la regulación del Estado, lejos de ampliar las comunicaciones, amenaza la libre expresión.

Además, se llevará de encuentro a una industria publicitaria que no solo le permite al ciudadano informarse de productos de consumo, sino además, de conocer otros aspectos de la vida social, importantes para el desarrollo nacional.

"Un mensaje demasiado limitado, una campaña podada por la censura o nacida dentro de un ámbito de restricciones exageradas, no podrá competir en el mercado, ya que perderá su potencia vendedora", declaró.

Eso ya se ha visto en otros países como Venezuela, Ecuador y Bolivia, donde la censura y las restricciones están desanimando la inversión de cientos de empresas en todos los niveles y preponderando las acciones gubernamentales.

En El Salvador, "casi sin percibirlo, hemos perdido terreno, nos vamos ahogando con un conjunto de nuevas leyes y reformas a las ya existentes, que sin lugar a dudas están asfixiando gradualmente ese derecho de nuestra industria publicitaria, porque se trata de limitaciones o de restricciones excesivas y en otros casos, de censuras totales", agregó Calvo.

Calvo señaló que si estas tendencias no son combatidas y controladas ahora, "existe el peligro que nuestra industria publicitaria siga siendo seriamente dañada en carne propia de los anunciantes", que disminuirán su capacidad de crecer a través de los medios de comunicación.

"Lo que mantiene a los medios independientes es la publicidad", señaló. "Lo que hagamos ahora puede contribuir al colapso de esta industria de las comunicaciones", concluyó.

Para el destacado publicista Antonio Lemus Simún, asistente a la ceremonia y también fundador del CNP, "los medios son valiosos y muy necesarios, un país sin desarrollo de los medios entra en peligro de ir a la deriva", advirtió el experto.

"En todos los países del mundo estamos llenos de problemas de toda índole, pero en el problema de la libertad de expresión, para la libertad de decidir, una de las mejores medicinas es la autorregulación que permite enfrentarnos con la verdad y nada convence más que la verdad", continuó el publicista.

Para Calvo, las amenazas a la libertad de expresión no son un problema solo de los periódicos, las radios y la televisión, sino también de los consumidores, que tienen derecho a recibir toda la información, incluso la comercial.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación