Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Seis niños con signos de dengue fallecieron en el hospital Bloom

Médicos dicen que los infantes llegan graves con pocos días de estar febriles. Presentaron vómitos y hemorragias

El Bloom es el único hospital público para niños con atención de tercer nivel.

El Bloom es el único hospital público para niños con atención de tercer nivel.

El Bloom es el único hospital público para niños con atención de tercer nivel.

Camila, Jason, Ricardo, Daniela, Marlene y Darlyn son cinco de los seis niños recibidos por los médicos del hospital Benjamín Bloom con signos de dengue y que fallecieron en los últimos 15 días; otro de ellos murió en el camino, referido del hospital San Juan de Dios de San Miguel, informaron trabajadores del establecimiento.

Los nombres de los pacientes están registrados en el centro médico y fueron atendidos con fiebre intensa, vómitos y hemorragias. Tres de ellos ingresaron a Cuidados Intensivos (UCI) y tres más murieron en la Sala de Emergencias, según información proporcionada por especialistas de esa institución.

El último de los casos es el de Darlyn, de nueve meses. Sus padres consultaron en el hospital Santa Gertrudis, en San Vicente, ahí la trataron por dolor abdominal y luego fue referida al Bloom con el diagnóstico posible de dengue grave. La bebé falleció el martes.

Las edades de las víctimas mortales oscilan entre los nueve meses y los 11 años. Llegaron referidos de San Vicente, Sonsonate y de Ilopango, en San Salvador.

De acuerdo con un especialista del establecimiento, se están recibiendo a los infantes graves, con fiebre intensa, vómitos, dolor abdominal y sangrados.

"Lo grave de la situación es que se están muriendo. Los infectólogos dicen que la cepa es la 1 y la 2, que son las más agresivas. Lo otro es la evolución de la enfermedad, es bien grave, con uno o dos días de fiebre los niños están viniendo bien graves", comentó un pediatra.

Las autoridades del hospital Bloom no han hablado sobre las defunciones, pese a que desde el 30 de junio se viene solicitando una entrevista para conocer la situación del dengue; se envió un correo a Relaciones Públicas y a Prensa de la entidad, luego se les llamó por teléfono para saber de la gestión, nadie dio referencia de haberla hecho. Hasta la fecha se sigue a la espera.

El ataúd

El martes, a las 4:00 de la tarde, llegó un pick up de una funeraria desde San Vicente a la entrada de ambulancias del hospital Bloom. En la cama del vehículo, envuelto en un edredón gris, iba el ataúd.

La mañana del lunes, José Alexander Valladares, padre de Darlyn, le había hablado a su primo para contarle que su hija había seguido mal, que la trasladaban de urgencia al Bloom y que le avisaría cómo seguía.

La bebé tenia nueve meses. La semana pasada se había enfermado. La había llevado al hospital a pasar consulta, primero. Después, el viernes, fue internada en el Hospital Nacional de San Vicente.

"No se le vio mejora en todo el fin de semana", dijo el abuelo de la niña. "Y hasta el lunes la mandaron para acá!", se quejó.

"Ya en la siguiente llamada, después del mediodía, no se entendía nada de lo que decía José... Lloraba y solo alcancé a entenderle que había muerto", recordó el primo, quien prefirió no identificarse.

Darlyn fue ingresada por la mañana a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Bloom. Al mediodía, mientras sus padres esperaban la hora de la visita, una enfermera les notificó que su hija había fallecido. Dos hermanas del albergue acompañaron a los padres en los trámites para sacar el cuerpo de la infante.

A las 5:15 p.m., José Alexander salió de la morgue del Hospital Bloom. Iba en la cama del pick up junto al ataúd. No quería hablar.

El lunes se solicitó una entrevista al Ministerio de Salud, a través de la Unidad de Comunicaciones, también sobre la situación del dengue y el chikunguña, dijeron que la gestionarían, pero tampoco se brindó.

Ayer, Eduardo Espinoza, viceministro de Servicios de Salud, manifestó que en general habían de cinco a seis casos en estudio.

"Si en el diagnóstico, en el cuadro, aparece que algún médico o alguien sospechó que tenían dengue, se someten a una comisión especial que hace una auditoria del caso, se toman muestras y se envían al CDC, en Atlanta, y es cuando confirmamos si el paciente murió por un caso de dengue", comentó Espinoza.

El funcionario agregó que antes de entregar el cadáver a los parientes se le toma una muestra de sangre para su análisis y enviarla al CDC para que determinen por medio de ADN si efectivamente hay presencia o no de dengue.

"Eso nos dice si el paciente tenía dengue o no, pero no nos dice si el dengue es la causa de la muerte. Eso lo analiza la comisión. Por ejemplo, un diabético que sufre de dengue puede tener una descompensación pero no morir por ella. Sería un diabético que murió con dengue y no "de" dengue", acotó Espinoza.

En lo que va del año el Minsal no reporta oficialmente ningún deceso confirmado por el virus, el año pasado en el mismo periodo iba uno y en todo 2014 fueron seis.

En los últimos 10 años, 2014 fue el periodo en el que más casos de la enfermedad se reportaron en el país.

Espinoza dijo que en el país el criterio para considerar a una persona sospechosa por dengue es más amplio que en el resto de los países, por ello si algún médico sospechó de la infección y el paciente murió, se pasa a un comité auditor quien finalmente da la causa de defunción.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación