Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Seguro Social y médicos especialistas se enfrentan por plazas de residentes

En el  Hospital Primero de Mayo falta llenar las plazas de 15 médicos residentes.

ISSS

Los galenos del Hospital Primero de Mayo del Seguro Social denunciaron que por la falta de personal médico residente el trabajo se ve limitado en la atención a... | Foto por Roberto Alas

Los galenos del Hospital Primero de Mayo del Seguro Social denunciaron que por la falta de personal médico residente el trabajo se ve limitado en la atención a las pacientes.

Los médicos especialistas del hospital Primero de Mayo del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) denunciaron, ayer, que al interior del nosocomio existe “un caos” por la falta de contratación de médicos residentes.

Los galenos aseguraron que fueron suprimidas las plazas que corresponden a  12 médicos residentes de Ginecología y tres del área de Neonatología.

Según los médicos que denunciaron,  la falta de personal pone en riesgo a las pacientes y a los recién nacidos.

Sin embargo, la  jefa de Monitoreo y Evaluación de la Calidad del ISSS, Evelyn de Calderón, negó que las plazas de los médicos residentes estén suprimidas. Ella explicó que ninguno de  los médicos aspirantes, que se sometieron a evaluación,  aprobó el examen, requisito  para ocupar el cargo.

“No ha habido supresión de plazas, lo que sucedió fue que, al igual que todos los hospitales escuelas, se puso  a concurso las 12 plazas de residentes de primer año; lastimosamente ninguno de los médicos que optaron por la plaza pasó los exámenes”, declaró la funcionaria del Seguro Social.

De Calderón dejó claro que si ningún médico llena los requisitos, tampoco contratarán a quienes no tengan la calidad académica para que sean residentes.

Añadió que para solventar el déficit de médicos y con base a un estudio, contrataron a seis ginecólogos para que trabajen seis horas cada uno, con ello están cubriendo el trabajo de los 12 residentes.

Polémica por 12 plazas

Sin embargo, los médicos denunciantes también critican que las doce plazas de residentes son insuficientes para  cubrir todo el trabajo al interior de nosocomio.

De acuerdo con los especialistas, la supresión o vacío  de plazas ha hecho que se pierdan 120 horas de labores por médico y la dirección de la institución solo ha contratado 36.

La ginecóloga y perinatóloga del Hospital Primero de Mayo, Ingrid Chavarrí, criticó  que a pesar de que  ningún aspirante quedó para ser parte del grupo de residentes; la dirección de la institución no contrató ginecólogos permanentes  pese a que sabían lo que ocurría.

Los médicos denunciantes, que  fueron apoyados por el Sindicato de Médicos y Trabajadores del Seguro Social (Simetrisss), explicaron que solo dos ginecólogos están trabajando en el área de Emergencia del hospital Primero de Mayo, lo que lleva a que las pacientes esperen entre cuatro y seis horas para ser atendidas.

Pero ese señalamiento fue rechazado por la funcionaria del ISSS, Evelyn de Calderón, quien alegó que las pacientes esperan entre 30 minutos y una hora para ser atendidas.

La secretaria general del Simetrisss, Claudia Olano, denunció que la falta de personal en el área de labor de parto ha generado un incremento de alumbramientos precipitados en lugares no adecuados; se han producido en las camas y no en cuartos estériles.

Los doctores también denunciaron que este mes hubo un aproximado de siete partos precipitados, que son los que se atienden en la cama.

Al respecto, la funcionaria del ISSS dijo:“El dato me llamó la atención:Yo me comuniqué (al hospital) y me dijeron que solo había un (paciente) precipitado; pero eso va a suceder hasta en los hospitales privados”.

De Calderón  expuso que siempre y cuando sea en un hospital, “donde de forma espontánea nazca un bebé en la cama y se encuentre un médico obstetra y una enfermera presente, no habrá ningún problema” en el alumbramiento.

Añadió:“Partos precipitados van haber aquí, en China y en cualquier hospital que puede ser institucional o privado”.

Pero la  ginecóloga y perinatóloga, Ingrid Chavarría, quien trabaja en el hospital Primero de Mayo, opinó que si bien es cierto que partos de ese tipo hay en cualquier parte del mundo, el riesgo que se corre es que el bebé se puede contaminar y pasar a una etapa donde se le tengan que administrar antibióticos.

Otras denuncias

El doctores también denunciaron que ante la falta de personal médico  han obligado a las enfermeras a trabajar en los procedimientos de cesáreas, pero el personal de enfermería no cuenta con la formación académico ni la habilitación legal.

La secretaria general del Simetrisss opinó  que eso es resultado de la mala administración del director general del ISSS, Ricardo Cea; y del subdirector de salud de la misma institución, Benjamín Coello.

Sobre este otro señalamiento, la jefa de Evaluación y Monitoreo de Calidad del ISSS rechazó que las enfermeras estén atendiendo partos.

Agregó que en sala de operaciones la enfermera es la que está encargada del instrumental para las intervenciones quirúrgicas.

Trabajo del médico residente

Este personal está en formación profesional y tiene tres años de adiestramiento. Cada uno de los años tiene su responsabilidad particular.

La doctora Ingrid Chavarría explicó que en el primer año el residente se adiestra en la atención del parto, conoce cada una de las patología sobre el embarazo.

En ese tiempo de formación lo pasan al área de parto y en sala de operaciones de Emergencia donde sirve de ayudante al cirujano, entre otras labores de adiestramiento.

“Cuando se nos disminuye los médicos residentes significa que el área de parto, por ejemplo, no hay quien nos ayude a ver a la paciente y al bebé”, dijo la galeno.

En el segundo año de residencia ya están con autorización para realizar una cesárea, ayudan en salas electivas donde están las cirugías más complicadas; “el adiestramiento es más grande”, comentó Chavarría.

En este nivel, el médico residente tiene más conocimiento, por lo que está preparado para dar indicaciones a los pacientes y discutir algunos casos de partos complicados.

En el último año de residencia, el médico está asignado al área de labor de parto  y puede trabajar en casos complicados. Puede atender a pacientes en Cuidados Intensivos y pasa a áreas especializadas como videolaparoscopía, ultrasonografía y otros.

Después de finalizar los tres años de formación y cumplir diversas evaluaciones, la institución los gradúa con la especialidad de médicos obstetras. Actualmente, 14 residentes se encuentran en formación.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación