Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Seguridad del ISSS retuvo una hora a fotoperiodista de EDH

No la dejaban irse sin antes borrar el video que grabó con su iPod cuando un derechohabiente se desmayó y fue atendido

Seguridad del ISSS retuvo una hora a fotoperiodista de EDH

Seguridad del ISSS retuvo una hora a fotoperiodista de EDH

Seguridad del ISSS retuvo una hora a fotoperiodista de EDH

La única fotoperiodista salvadoreña ganadora del World Press Photo 2009 fue agredida por un empleado del Seguro Social y retenida por la seguridad de la institución durante una hora ayer.

¿El motivo? Luego de más de una hora de esperar por sus medicinas en el Hospital General del ISSS, la también derechohabiente vio cómo una persona se desmayó.

Su reacción, pese a no encontrarse en una cobertura, fue grabar un video de lo que ocurría: personal del ISSS atendiendo de inmediato al derechohabiente. Pero uno de ellos, al verla con el iPod se le acercó y se lo arrebató. Ella, de 1.55 metros de estatura y 105 libras de peso, reaccionó sujetando del cuello de la camisa al ordenanza y pidiendo que le devolviera el dispositivo electrónico de su propiedad. Ella le arrancó el carné, mientras que rasguñó a otro ordenanza que se metió en el forcejeo.

De lo ocurrido fueron testigos decenas de derechohabientes. Algunos defendieron a la fotoperiodista; mientras que uno, dirigiéndose al empleado del ISSS que arrebató el aparato electrónico dijo: "Yo también te voy a grabar".

La fotoperiodista no abandonó el lugar de inmediato, pues aún no le habían entregados sus medicinas. Minutos después, personal de seguridad del ISSS y dos policías se le acercaron para advertirle que borrara el video. Cuando supieron que ella era periodista comenzaron a pedirle el aparato para borrar ellos el video. De lo contrario, la acusarían "de agresión". A todo esto, el empleado que le quitó el iPod no volvió a aparecer.

Los policías le pidieron los datos personales tanto a ella como al empleado del ISSS que resultó rasguñado. Además le advirtieron a ella que no podía salir de las instalaciones si no borraba el video. Un abogado consultado al respecto calificó esto último como "una retención".

Minutos después otra periodista de El Diario de Hoy llegó al lugar para constatar lo que ocurría, por lo que además de fotografiar a su colega flanqueada por los policías le preguntó al agente David Martínez porqué habían detenido a la fotoperiodista: "¡No! Ella no está detenida. Ahorita, la cuestión es que acá, las autoridades del Seguro están inconformes por la actuación de ella".

Según Martínez, luego de que la fotoperiodista hizo el video, la seguridad del ISSS les pidió ayuda. "Entonces nosotros a lo que vinimos es a tratar de solventar el problema. Pero aquí la señora está bastante negligente. Dice que no va a borrar el video", concluyó.

Poco después llegó una familiar del desmayado a pedir que el video no fuera difundido. "Eso va contra la dignidad del ser humano, contra el paciente que estaba siendo atendido en ese momento. Yo no me puedo quejar de la atención perfecta que me le han dado", dijo.

La fotoperiodista respondió: "Usted tiene todo el derecho, como familiar, de pedir que no publique el video. Y si usted pide que no lo publique, por supuesto que yo voy a respetar. Pero en ese momento yo fui agredida".

La familiar del desmayado refutó: "No, no fue agredida, yo vi. Aquí es prohibido hacer ese tipo de videos". La fotoperiodista reiteró: "No se preocupe. Yo respeto. Si usted pide que no se publique, yo no lo voy a publicar". La señora respondió: "No pueden hacer un video, no pueden ni deben... Si usted publica el video yo la demando, téngalo por seguro". La fotoperiodista le aseguró: "No hay problema. Usted como familiar está bien que me lo pida".

Lo único que la fotoperiodista quería era mostrar el video al jefe de Seguridad de la institución para que viera el forcejeo y el rostro del ordenanza que le quitó el aparato.

Mientras le mostraba el video al personal del ISSS y a su colega, uno de los empleados de la institución que luego se identificó como "de Comunicaciones", dijo que la periodista estaba tomando fotos.

Se le explicó que se habían hecho fotos de la fotoperiodista custodiada por los policías y del fotógrafo de Comunicaciones del ISSS que hizo fotos del personal de este periódico. "Él es institucional, él es institucional", dijo el individuo que no quizo dar su nombre pese a que se le preguntó dos veces. "Bórrelas, bórrelas", le dijo a la periodista. Ella borró las fotos que había hecho con el celular. "A ver si no me hace borrar las del presidente", afirmó, pues antes había cubierto un evento al que asistió el mandatario.

Mientras la fotoperiodista borraba el video del iPod y la periodista la veía hacerlo, otro empleado del ISSS dijo: "No está grabando, verdad, señora. Si no le voy a decir a los agentes que continúen con usted". La periodista entonces le entregó la grabadora y el celular a uno de los policías para que no siguieran hostigándola.

El video que originó el forcejeo y la retención de la fotoperiodista fue borrado. Uno de los agentes devolvió el DUI a la fotoperiodista y le aconsejó: "Siempre ande llevando su carné".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación