Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sánchez Cerén pide unión por la paz y el crecimiento

En su discurso inaugural, el nuevo mandatario dijo que no puede enfrentar solo los grandes desafíos del país, entre los que mencionó el bajo crecimiento, el alto endeudamiento y la inseguridad

A la juramentación de Sánchez Cerén asistieron los nuevos miembros de su gabinete de Seguridad. Foto EDH / M. Hernández

A la juramentación de Sánchez Cerén asistieron los nuevos miembros de su gabinete de Seguridad. Foto EDH / M. Hernández

A la juramentación de Sánchez Cerén asistieron los nuevos miembros de su gabinete de Seguridad. Foto EDH / M. Hernández

Salvador Sánchez Cerén asumió ayer su mandato de cinco años con una invitación a los distintos sectores a trabajar con su gobierno porque solo unidos, dijo, se puede enfrentar los graves problemas del país que resumió en: inseguridad, bajo crecimiento económico y la necesidad de apostar por la educación como instrumento de desarrollo social.

Sánchez Cerén, un excomandante guerrillero, fue investido ayer como Presidente constitucional del país para el periodo 2014-2019, cargo que dijo asumir "con humildad y respeto" en una ceremonia celebrada en el anfiteatro del Cifco y con la presencia de jefes de Estado y representaciones de países de Centroamérica, Europa, Asia, Suramérica y el Caribe.

El efemelenista sucede a Mauricio Funes, quien deja el país con altos niveles de endeudamiento, bajo crecimiento económico, un alto nivel de inseguridad y una sociedad más polarizada.

De hecho, Sánchez aludió repetidas veces a la necesidad de unirnos como país y pidió hacer a un lado las diferencias de pensamiento, al tiempo que prometió una gestión austera, honesta, transparente, abierta al diálogo, sujeta al control y la participación ciudadana y gobernar para todos.

"Recibo con humildad y respeto la banda presidencial, la recibo con el compromiso de ejercer la presidencia para todos los salvadoreños y todas las salvadoreñas aquí y en el exterior", dijo el mandatario en contraposición a silbatinas y demás expresiones contra el partido ARENA de una parte de los asistentes al acto.

Pero Sánchez Cerén continuó repitiendo su frase: "Porque unidos crecemos todos", a lo largo de su intervención, pues, según dijo, así se podrá combatir la corrupción, toda expresión de violencia y demás problemas del país.

"Trabajaré incansablemente para alcanzar los grandes acuerdos de nación que nos permitan resolver los principales problemas del país", se comprometió Sánchez.

El gobernante no hizo mayores anuncios, reiteró los hechos en campaña como continuar o ampliar programas sociales como los paquetes escolares, seguir reactivando la agricultura y mencionó hacer realidad el pacto por el café.

De los pocos anuncios que hizo se destaca la creación de los ministerios de Cultura y de la Mujer, que el Ministerio de Gobernación será de Desarrollo Territorial para "territorializar sus políticas y garantizar que todo el país tenga las mismas oportunidades de progreso", y que nominará el nuevo Hospital Nacional de la Mujer "Doctora María Isabel Rodríguez" en honor a la exministra de Salud.

En el área económica, reconoció como "grandes desafíos": el bajo crecimiento, un alto endeudamiento, la poca inversión y la falta de infraestructura. Prometió una "estrategia de movilidad, logística, transporte y puertos" que incluye modernizar las aduanas terrestres.

Prometió además una "economía inclusiva" y mandó un mensaje esperanzador al empresariado: apoyo al sector privado, seguridad jurídica y reglas claras para atraer inversión extranjera y generar empleo, trabajar por fomentar la producción nacional con valor agregado e incentivar a exportadores, así como invertir en ciencia y tecnología.

Para ello ofreció una administración más eficiente y un proceso de modernización del Estado, cuya base será un "férreo combate a la corrupción, a la evasión de impuestos y a la elusión fiscal".

En seguridad ciudadana, dijo que desde ayer se colocaba al frente del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana en la que también invitó a todos los sectores a trabajar unidos contra el narcotráfico, las extorsiones, el crimen organizado, pero no mencionó las pandillas ni la tregua entre ellas.

En política exterior dijo que buscará nuevos mercados en América Latina, Asia, Europa y Asia y remarcó la importancia de fortalecer en lo económico y social la relación con los EE. UU., que continuará con el Asocio para el Crecimiento con y trabajará porque se firme el Fomilenio II.

Por otro lado, mencionó las "avanzadas conversaciones" respecto al ingreso de El Salvador a Petrocaribe, que se concretaría hoy en una reunión en Cancillería, acuerdo que dijo dará al país "más oportunidades".

Partidos de oposición coincidieron en que el discurso de Sánchez fue conciliador, pero que no profundizó en las medidas a tomar en lo económico y la seguridad. Mientras dignatarios y delegados internacionales prometieron seguir cooperando con el país.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación