Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Según Julio Rank Wright, miembro del Fondo Nacional para la Democracia (NED)

En El Salvador no se puede dimensionar el nivel de la corrupción

De acuerdo al representante de esta ONG Guatemala tampoco lo sabía, hasta que tuvo una Cicig

UNA NUEVA PERO REDUCIDA MANIFESTACI?N EXIGE RENUNCIA DE PRESIDENTE DE GUATEMALA

Las protestas en Guatemala por problemas de la corrupción, no son nuevas. En El Salvador, según Julio Rank, no se sabe hasta sonde han llegado los niveles de... | Foto por Archivo.

Las protestas en Guatemala por problemas de la corrupción, no son nuevas. En El Salvador, según Julio Rank, no se sabe hasta sonde han llegado los niveles de ese flagelo.

El responsable para México, Centro América y Colombia, del Fondo Nacional para la Democracia (NED), Julio Rank Wright, aseguró que en el país no se conocen los verdaderos niveles de corrupción, por lo que no se debe menospreciar un mecanismo como la Comisión Internacional contra la Impunidad de Guatemala (Cicig), para poder investigarla.

Rank Wright, quien a título personal opinó sobre este problema que aqueja a gran parte de los países de América Latina, expresó que “muy probablemente la forma de corrupción sea muy distinta a la de Guatemala u Honduras, aquí (en El Salvador) no se sabe”.

Agregó que ese país tampoco sabía los niveles de impunidad y corrupción que tenía y que, incluso, llevó a la renuncia de la vicepresidenta de ese país, Roxana Baldeti, hasta que se estableció en 2006 la Comisión Internacional Contra la Impunidad de Guatemala (Cicig).

Explorar las posibilidades en El Salvador para implementar mecanismos que ayuden al combate y la corrupción, no debe de ser “un pecado”, explica Wright.

Pero antes que nada, dijo, El Salvador debe de explorar las opciones que hay en la comunidad internacional, así como discutir la viabilidad y poder determinar si se requiere o no un mecanismo como Cicig.

El gobierno del FMLN ha dicho que no se requiere de una Comisión Internacional porque la realidad del país es distinta a la de Guatemala, y la ha llegado a tildar hasta de “injerencia”.

La discusión que se generó en el país sobre el tema generó reacción en todos los sectores sociales; pero también ha ido perdiendo interés.
“Creo que la crisis profunda de inseguridad ayudó a opacar el tema de una posible Cicig o similar para el tema de la corrupción e impunidad, sin duda”, opinó el representante del Fondo Nacional para la Democracia.

En todo caso, en el país se tiene que ver si el marco institucional lo permite o no, dice Rank.

“Si existe un monopolio de la investigación por parte de la Fiscalía General de la República, hay que empezar por eso; y segundo, es de darle la oportunidad que se merecen la instituciones que tenemos”, expresó.

Para él no tiene que ser algo igual a la Cicig de Guatemala, sino un instrumento de apoyo a la fiscalía y con un mandato muy específico.
Wright también se refirió a al mecanismo similar que se quiso implementar en Honduras, en donde el Congreso Nacional no aprobó un plebiscito para que la ciudadanía decidiera si pedían el apoyo internacional para establecerla.

Lo que él destacó fue que la presión de la sociedad civil hizo reaccionar a los distintos sectores quienes se vieron obligados a estudiar la viabilidad o no de una Cicih.

Aunque no haya prosperado en el Congreso Nacional, el tema de diálogo contra la corrupción como un mal que se debe combatir “está muy presente en la sociedad hondureña”, indicó.

Los sectores civiles de ese país reaccionaron manifestándose en las calles por el desfalco que hubo en el Instituto Hondureño de Seguridad Social, por lo que Wright dice que “el papel de la sociedad civil es muy importante”.
El representante de esta ONG internacional agregó que la transparencia es un pilar fundamental para evitar la corrupción institucional.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación