Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El zancudo que pone en crisis al sistema sanitario

El Salvador débil en su respuesta para prevenir secuelas del zika

Especialistas consideran que la preparación del país ante el impacto de las secuelas del zika ha sido insuficiente. Preocupan los impactos que pueden provocar las secuelas del zika al sistema sanitario y a la economía del país.

Guillain Barré

Varias personas se encuentran ingresadas en el Hospital Rosales , por la extraña enfermedad del sindrome de Guillain-Barre, algunos aseguran que les dio despues de haber tenido Zika. | Foto por Archivo

Varias personas se encuentran ingresadas en el Hospital Rosales , por la extraña enfermedad del sindrome de Guillain-Barre, algunos aseguran que les dio despues de haber tenido Zika.

El panorama es sombrío. La directora general de la Organización Mundial de  Salud (OMS), Margaret Chan, declaró que es alto el nivel de preocupación e incertidumbre  que existe ante la expansión explosiva del zika. 

La situación llevó a la OMS a convocar de urgencia un comité de expertos y emitir una emergencia internacional de salud por el virus. 

El brote del zika en América y el inusitado aparecimiento de secuelas que no habían sido documentadas previamente, como la microcefalia en recién nacidos y problemas neurológicos en adultos, ha generado alarma mundial.

Pese a las advertencias y las acciones impulsadas, el virus ha logrado expandirse a 25 países y territorios de las Américas, pero también han comenzado a detectarse casos de personas infectadas al llegar a países de Europa. 

Para el neonatólogo y presidente del Colegio Médico,  Miguel Majano, el país aun no está preparado para enfrentar el impacto de las complicaciones provocadas por el zika. 

“El sistema no lo va a soportar, incluso la misma OPS ha dicho de que se preparen los ministerios por si se incrementan los casos de microcefalia y los de Guillain Barré, han pedido hacer un plan, pero acá no lo hacen antes”, sostuvo Majano. 

Origen

El virus del Zika, que fue detectado por primera vez en 1947 en África, se había mantenido aislado sin provocar complicaciones. 
Incluso, al inicio de su ingreso a América era descrito como un virus más leve que el dengue o chikunguña. 

“Pero se ha visto y reportado que el paso del virus del Zika, que vino de Asia a las Américas, en ese espacio el virus ha mutado y se ha vuelto más agresivo”, informó el infectólogo pediatra, Mario Gamero. 

El 1 de diciembre de 2015, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) emitió una alerta epidemiológica por Zika en la que llamaba a los países alcanzados por el virus a preparar sus sistemas de salud. 

“Ante una eventual demanda adicional en todos los niveles de atención sanitaria y una demanda más alta de servicios especializados para la atención de síndromes neurológicos, así como también que fortalezcan las actividades de consulta y control prenatal”, dictaminó la entidad. 

Para ese entonces Brasil ya era el país más golpeado por el zika. En pocos meses ha reportado más de 4,000 recién nacidos con microcefalia, cuando en años anteriores el promedio anual rondaba los 140 casos. 

En El Salvador, el tema de las secuelas del zika comenzó a abordarse con fuerza después de que se detectara una posible relación entre la llegada del virus y el aumento de casos del síndrome de Guillain Barré. 

Entre diciembre y el 6 de enero, el Ministerio de Salud ya había atendido 46 casos sospechosos del síndrome. 

Hasta el 30 de enero, ya eran 108 las personas que habían desarrollado Guillain Barré y necesitaron ser hospitalizadas. 

El Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) reportó 53 de los pacientes, cuando regularmente recibían alrededor de 10 casos al año de Guillain Barré. 

Salud, hasta la misma fecha, ha reportado a 159 embarazadas con sospecha de zika. 

El ministro de Salud de Brasil ha llegado a declarar que su país está perdiendo la batalla contra el mosquito transmisor del zika, el Aedes aegypti. 

Frente a la situación que sigue impactando a Brasil, en El Salvador el riesgo de que una cantidad importante de bebés desarrollen microcefalia persiste como una bomba de tiempo.

En El Salvador, los primeros casos de microcefalia asociados al zika podrían detectarse en marzo.

“Definitivamente este tipo de enfermedades impactan los sistemas públicos de salud”, expuso la ministra de Salud, Violeta Menjívar. 

En diversas ocasiones, las autoridades de Salud han manifestado que el sistema se ha preparado y puede atender el alza de la demanda de atención provocada tanto por los casos de zika, como los de Guillain Barré y microcefalia. 

Se han referido a la capacidad de camas en Unidades de Cuidados Intensivos alrededor del país y al seguimiento de las embarazadas con zika. 

Las declaraciones más fuertes frente al posible aumento de casos de microcefalia se ha centrado en advertir a las salvadoreñas que intenten prevenir quedar embarazadas al menos por dos años. 

Menjívar ha señalado que los casos de zika seguirán en aumento mientras los salvadoreños no tengan inmunidad contra el virus y después quedaría como una enfermedad endémica, ya que el zika solo puede dar una vez.

Pero ello implica resignación a que el virus alcance a una importante cantidad de la población para que queden inmunes.  

“Yo preferiría que le dé el zika a una mujer que no esté embarazada a que le dé a una que  embarazada. A la que no esté embarazada cuando se embarace ya va a tener defensas”, expresó al respecto Menjívar. 

Sin embargo, para el infectólogo particular, Jorge Panameño, el tema es controversial y difícil. 

“Esperemos que pasen dos años para que todos tengamos anticuerpos contra eso, ¿en dos años voy a dejar que circule libremente el virus? ¿Y las otras complicaciones?”, cuestionó Panameño.   

El golpe al sistema

Aunque las autoridades de Salud han asegurado que tienen la capacidad pata atender los casos del síndrome, con cupos en UCIy ventiladores mecánicos para los casos más graves, así como máquinas para brindar el tratamiento de plasmaféresis, persiste la preocupación entre los médicos. 

“¿Realmente qué tan listo está el Rosales para más pacientes? Ya vieron que ya se incrementaron los casos, las UCI están ocupadas por Guillain Barré, pero ¿y los politraumatizados o casos de otras patologías?”, señaló Majano. 

Los pacientes con Guillain Barré no solo requieren costosos tratamientos, como la plasmaféresis, también necesitan terapias para recuperar su movilidad y podrían mantenerse incapacitados por meses. 

El especialista añadió que, en el caso de la microcefalia, el impacto no será en el área hospitalaria, sino en la atención que se debe brindar a los niños. 

“No tenemos el recurso necesario para darle la atención, no hay terapistas y neurólogos suficientes a lo largo del país”, expuso. 

Majano reiteró que el sistema sanitario del país aun no está preparado para todas las complicaciones que traer consigo el zika. 

El déficit en la prevención sigue siendo la debilidad del país, concordó el infectólogo particular, Iván Solano Leiva. 

“No invertimos en la prevención que es mucho más barata y tenemos política de bomberos apagar el fuego cuando ya está encendido, no planificar, no tener una política constante”, sostuvo el especialista. 

Panameño señaló que al país le depara un pronóstico sombrío si la situación se sigue abordando de la misma manera, sin buscar esa prevención tanto de las secuelas como de la infección con el virus. 

“Es una grave carga si nos ponemos a pensar en lo que la microcefalia puede implicar en una sociedad como la nuestra, ya debilitada en problemas sociales, políticos y económicos, pero yo quiero decir que no tenemos necesariamente por qué sentarnos y asumir que eso va a suceder”, sostuvo el infectólogo. 

Para Panameño es importante que el país observe la situación que el zika ha provocado en otros países y comience a reforzar las acciones, ya que a su ver El Salvador aun se encuentra al inicio del problema. 

“Pienso que esa situación puede revertirse si realmente como salvadoreños comenzamos a tratar este problema en su raíz que es el mosquito”. 

Alto impacto económico 

El tratamiento de los casos de Guillain Barré implica altos costos. El subdirector del ISSS, Milton Escobar, calculó que el tratamiento de un solo paciente con Guillain Barré que requiera de UCI y  plasmaféresis puede costar $15,000. 

“La plasmaféresis es solo una parte del tratamiento, también está la atención, el recurso humano”, dijo Escobar. 

Más de $1.3 mill. en incapacidades

Ha sido alto el golpe económico al ISSS provocado por las enfermedades transmitidas por el zancudo.  En 2014, el gasto en incapacidades se incrementó con la llegada del chikunguña y pagó $1. 192, 988 millones. Para el 2015, el gastó se elevó a $1. 315, 605 millones con el alza de incapacidades por zika, además de dengue y chikunguña.  

Atención a embarazadas 

Una sospecha de zika durante el embarazo lo convierte en un embarazo de riesgo, dijo el neonatólogo Miguel Majano. El Ministerio de Salud ha asegurado que se ha establecido un mecanismo de seguimiento especial con ultrasonogografía y evaluación con ginecólogo. 

Seguimiento a recién nacidos 

Algunos niños con microcefalia pueden tener un desarrollo normal, pero las complicaciones del trastorno tienden a provocar retrasos en el habla y movimiento. Para mejorar sus capacidades de desarrollo los niños necesitarán terapias del lenguaje, física y ocupacional. 

IR A INICIO DEL ESPECIAL

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación