Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El Salvador con déficit de doctores para hacer investigación

Según el Conacyt hay 4.5 doctores por cada una de las 38 instituciones de educación superior, por ello algunos centros superiores están haciendo esfuerzos por atraer doctores a su planta investigadora

Investigaciones en la Universidad de El Salvador

El país requiere personal altamente calificado para desarrollar proyectos de investigación en los distintos campos de la ciencia y tecnología.  Foto EDH / Archivo

Uno de los problemas que enfrenta El Salvador en materia de investigación es la carencia de personal especializado con nivel de doctorado, para llevar adelante proyectos de esta naturaleza, según han advertido en distintas oportunidades algunos miembros del sector  académico.

De acuerdo con el último informe publicado por el nuevo Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conayt) los datos para 2013 muestran que sólo 18.56 por ciento del personal de las universidades que se dedica a investigar cuenta con nivel de doctorado, un 31.96 por ciento con nivel de maestría y un 49.48 por ciento con licenciatura.

Celso Rodríguez Echenique, director del Instituto de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la Universidad Salvadoreña Alberto Masferrer (USAM), explicó que un doctor es el que está capacitado para dirigir grupos de investigación, para enseñar a investigar y para obtener  un desarrollo acelerado del conocimiento, precisamente porque su estudio de doctorado tuvo como base el proceso investigativo.

“Por eso  necesitamos doctores en El Salvador o en cualquier país latinoamericano. Es imperativo que se formen doctores”, citó Rodríguez Echenique en una entrevista que se le realizó en el marco del III Congreso Nacional de Educación Superior que se desarrolló a fines de abril.

Para Moisés Martínez, vicerrector general de la Universidad Católica de El Salvador (Unicaes), la falta de una planta investigadora con niveles de doctorado “realmente es un problema crítico” en la educación superior de El Salvador. 

“Mientras no tengamos suficientes doctores en los diferentes campos del conocimiento nuestra investigación siempre será incipiente”, aseguró Martínez.

Helga Cuéllar Marchelli, directora de estudios sociales de la Fusades, opinó, también en esa oportunidad , que  la investigación, el desarrollo y la innovación es muy débil en el país, y eso se debe a que hay pocos recursos humanos, financieros y baja participación del sector privado.

“Lo primero es que tenemos que contar con el recurso humano necesario y por tanto habría que aumentar la disponibilidad de científicos e investigadores calificados con doctorado, maestrías, ingenierías, desarrollo de ciencias aplicadas en estas áreas”, expuso Cuéllar.

Para Francisco Marroquín, director nacional de Educación Superior del Ministerio de Educación, la falta de recursos humano de alto nivel, que considera una de las debilidades del país, hace necesario que se busquen acompañamientos o socios estratégicos. 

Mario Nieto Lovo, rector de la Universidad de El Salvador (Ues), manifestó que el problema plantea la necesidad de que las instituciones de enseñanza superior trabajen con el Ministerio de Educación para empezar a superarlo.

“De hecho nosotros como Universidad de El Salvador estamos en un proyecto con el Viceministerio de Ciencia y Tecnología para iniciar tres doctorados: el doctorado en ingeniería sísmica, el doctorado en Biología Molecular y el doctorado en Matemática”, explicó el rector de la Ues.
 Nieto Lovo dijo que van avanzando en el mencionado proyecto, que contempla traer al país a doctores, de cara a contar pronto con el primer grupo  de estos doctorados.

“Nuestra intención es que sea la Universidad de El Salvador la que posteriomente se haga cargo completamente de estos doctorados”, citó el resto de la Ues.

Celso Rodríguez Echenique, el director del Instituto de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la USAM, manifestó   que se están haciendo esfuerzos entre el Conacyt y el Viceministerio de Ciencia y Tecnología para impulsar la formación de capital humano de alto nivel para investigación. 

“El Viceministerio de Ciencia y Tecnología y el Comité asesor del nuevo Conacyt han propuesto que se desarrollen en los próximos cinco años no menos de 75 doctores, fundamentalmente en aquellas ramas del desarrollo y del conocimiento que son más precarias en nuestro país, como son todas las ingenierías, para ver el tema energético, el cambio climático y el de salud”, dijo el especialista.

Rodríguez Echenique añadió que con ese objetivo fue que el gobierno solicitó un préstamo internacional que permitiera que 75 profesionales salvadoreños fueran a hacer su doctorado en cualquier país del mundo en la modalidad sandwich, es decir que pasen un tiempo en otra nación y un tiempo en El Salvador y que la institución para la cual laboran les mantenga su plaza.

Sin embargo, el esfuerzo arriba descrito depende de que la Asamblea Legislativa de su visto bueno al préstamo.

Moisés Martínez, vicerrector de la Unicaes, explicó que esa institución educativa está trabajando con la Universidad de Navarra en establecer un doctorado en el área de Educación, pero aclaró que  tienen interés en contar con doctores en todos los campos de formación el empresarial, las ingenierías y salud.

De acuerdo con las palabras de Martínez también están haciendo el esfuerzo de enviar profesores a Europa, Estados Unidos y Sur América a estudiar doctorados.

“Cuando tengamos suficientes doctores vamos a ofrecer nuestros programas propios de doctorado”, aseguró el representante de la Unicaes.

La idea de la institución, según asevera Martínez, es apostarle a tener suficientes doctores como parte del camino que llevan hacia la mejora continua.

“Realmente es un tema crítico. Mientras no tengamos suficientes doctores en los diferentes campos del conocimiento nuestra investigación siempre será incipiente” Moisés Martínez, Vicerrector de la Unicaes
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación