Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Rutas alimentadoras sin fecha para operar

Las diversas rutas que alimentarán el Sitramss están en la fase de contratos

Sitramss

La ruta 41-B es una de las primeras que se sumó como alimentadora del Sitramss, algunas unidades ya cuentan con los "validadores" | Foto por Mauricio Càceres

La ruta 41-B es una de las primeras que se sumó como alimentadora del Sitramss, algunas unidades ya cuentan con los \"validadores\"

Las empresas Sipago-Sitramss aún no han establecido la fecha en la que las diversas rutas del transporte colectivo comenzarán a operar como alimentadoras. Tampoco se atreven a decir si será a partir de este año.

El proceso para que las rutas del transporte se conviertan en alimentadores del Sitramss va a paso lento y, hasta la fecha, lo que están haciendo es instalar las máquinas que lee las tarjetas electrónicas de pago, conocidas como “validadores”.

El Secretario de la empresa Sipago, Rodrigo Contreras Teos, dijo que aún no han definido cuándo las diversas rutas empezarán a dar el referido servicio. Por el momento,  lo que están haciendo es firmar los nuevos contratos para la instalación de todos los equipos.

“Este es un programa (la firma de contratos) que se está haciendo con la gerencia legal del viceministerio de Transporte y va a ir aplicándose gradualmente”, explicó Contreras Teos.

Agregó que lo que están adelantando es la instalación de los validadores. De hecho, en los microbuses de la ruta 41-B ya están instalando las máquinas.

En algunos de estos microbuses se ve un rótulo que informa a los pasajeros, para que saquen sus tarjeta del Sitramss, pues “muy pronto” comenzarán a cobrar bajo ese sistema.

Contreras explicó que si la 41-B ya anda con validadores “es porque ya firmó contrato con Subes”, para operar como alimentadora.
Según un motorista de la ruta 41-B, a cada uno de ellos les han programado la instalación del equipo. Al respecto dijo: “A mí me toca mañana (hoy), pero dicen que se tardan hasta cinco horas”, dijo.

El conductor, que no quiso ser identificado, indicó que lo único que les han dicho es que llegarán hasta la terminal del  Sitramss, la cual aún está siendo construida sobre la avenida Rosario Sur.

Desde esa vía, cruzarán hacia el bulevar del Ejército y luego se desplazarán hacia la colonia donde tengan el punto de microbuses. En el caso de la ruta 41-B microbús, hacia la colonia Bosques del Río.

La 41-B será la primera ruta alimentadora que comenzará a funcionar. Esta cooperativa de transporte público tiene  25 unidades.
El gerente de Subes no dio el  número exacto de rutas que han firmado contrato, tampoco detalló si todas brindan servicio en el nororiente de la capital, como la 41-B microbús, o en la zona poniente.

No está claro cuánto tiempo tienen las empresas para firmar contrato y para que las máquinas lectoras de tarjeta sean instaladas en buses y microbuses. Se espera que para diciembre lleguen desde Brasil 32 nuevas unidades adquiridas con un préstamo de 45 millones de dólares otorgado por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de Brasil.

Cobro por uso

Por la instalación del equipo electrónico que llevará cada unidad de transporte,  Subes cobrará el 8.5 % de los ingresos diarios en concepto de pasajes.

De acuerdo con Contreras Teos, ese cobro es por la utilización de la plataforma digital, los software, la red y Sistema de Posicionamiento Global (GPS), entre otros.

“Por cada unidad se va a cobrar el 8.5 % de los ingresos brutos que será por el préstamo de la maquinaria y por darle todo el servicio”, dijo.
Agregó que una vez se instalen los equipos en buses y microbuses, se harán las pruebas correspondientes en coordinación con el VMT y Subes. Luego se establecerá el inicio de operaciones para que funcionen como alimentadoras.

Usuarios descontentos

El cobro que pronto comenzarán a hacer las diversas rutas de transporte, en el caso de la 41-B que llegará hasta Soyapango, hará que los usuarios paguen más para desplazarse hacia su centro de estudio o de trabajo.

Estela Contreras, quien reside en la colonia Monte Blanco, dijo que a ella más que beneficiarle el nuevo sistema, le afecta:“Imagínese, voy a tomar el microbús hasta Soyapango, después tengo que pagar el Sitramss y bajarme en el centro; y después tengo que tomar la ruta 26 porque yo trabajo en la colonia San Luis”. Aunque no le guste, tendrá que pagar más en pasaje para llegar a su trabajo y regresar a su vivienda.

Francisco Rivas, otro usuario, dijo que a él lo que le beneficiará es en que llegará más temprano a su trabajo ubicado sobre la 9a. avenida Norte. Sin embargo, también tendrá que pagar dos pasajes de más (ida y regreso) en el Sitramss, pues vive en una colonia de Soyapango.

“Yo tomo la 41-A, y cuando esté llegando hasta Soyapango voy a tener que pagar más (porque tendrá que utilizar el Sitramss), cuando antes pagaba solo un pasaje”, aseguró el usuario.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación