Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En el Rosales vuelven a faltar fármacos para pacientes con leucemia

Algunos usuarios del Rosales deben comprar los fármacos, a otros se los han donado. Autoridades del sanatorio informaron que cinco de las medicinas están pendientes de recibir y que hay atraso en las entregas.  

En el Servicio de Hematooncología del hospital Rosales falta una serie de fármacos. Foto EDH / ARCHIVO

En el Servicio de Hematooncología del hospital Rosales falta una serie de fármacos. Foto EDH / ARCHIVO

En el Servicio de Hematooncología del hospital Rosales falta una serie de fármacos. Foto EDH / ARCHIVO

Marcela Mazariego recién inició el primer ciclo de quimioterapia en el hospital nacional Rosales; hace una semana le diagnosticaron leucemia, pero para recibir el tratamiento, sus familiares tuvieron que rebuscarse con el dinero y comprarle los fármacos.

En el hospital carecen de unos siete productos indispensables para la quimiotearapia y para combatir las infecciones, algunos de ellos llevan diez, siete, dos meses y una semana aproximadamente, confirmó el jefe del Servicio de Hematooncología, Héctor Valencia.

Uno de ellos es el mitoxantrona usado en diferentes protocolos de leucemia y linfomas; de acuerdo con Valencia el fármaco está desabastecido desde finales de enero.

“Lo hemos estado comprando a través de la Asociación Amor a la Vida y algunas veces lo compran los pacientes... pero pasan meses y meses y no se ve la solución”, se lamenta el especialista.

Es precisamente ese medicamento que tuvieron que comprar los familiares de Mazariego, cada frasco tiene un costo de unos $90.
“Me dijeron que necesitaba iniciar el tratamiento, que necesitaba la quimioterapia, pero que no había medicamento, que si la podía comprar”, comentó la joven mientras recibe la terapia.

Ella manifestó que fue duro conocer que tenía leucemia, al inicio creyó que eso significaba la muerte, pero después de conversar con los médicos se quedó más tranquila; sus hermanos  también le dijeron que no se preocupara, que ellos conseguirían los fármacos. “Si no hay medicamento, uno no se puede recuperar. Me afecta a mi y a los demás”, agregó Mazariego.

En la lista de los productos desabastecidos, de acuerdo con Valencia, se encuentra el mercaptopurine para el tratamiento de sostén de la leucemia linfoblástica aguda, es decir, para aquellos pacientes que ya terminaron los ocho meses de la quimioterapia.

 El paclitaxel para tumores sólidos como cáncer de estómago, los antibióticos imipenem, vancomicina y linezolid para tratar las infecciones.
“Entonces cómo vamos a dar tratamiento a los pacientes con leucemia, cómo vamos a tratar las infecciones”, cuestiona el jefe del Servicio de Hematooncología.

Valencia expuso que la terapia de una parte de los usuarios se ha cubierto con fondos de la Asociación Amor a la Vida, con donativos de otra asociación y algunos pacientes lo compran, pero una buena parte de ellos no tiene recursos para adquirirlo, en esos casos la quimioterapia se les atrasa.

“Hay pacientes que suspenden el tratamiento porque no hay medicina, eso significa que no va a poder salir a delante”, lamenta el especialista. 
Valencia añadió que el mercaptopurine es vital para el tratamiento de sostén de los pacientes  y el que no lo recibe en el tiempo indicado corre el riesgo de una recaída de la enfermedad, eso representa  más gasto para la institución, problemas para los familiares y lo más importante, vivir o morir.

En este tiempo de la escasez, una fundación les ha donado mercaptopurine en varias ocasiones, pero no alcanza a cubrir a todos.
“Aquí vienen y me dicen: tenemos a estos pacientes para ingreso, pero el señor dice que no puede comprar la medicina; esa música la estoy escuchando desde hace mucho, no puede ser que nosotros estemos tratando siempre de resolver el problema a las autoridades”, concluyó Valencia.

Las autoridades del hospital Rosales a través de la Unidad de Relaciones Públicas respondieron que mercaptopurine, mitoxantrona, imipenem, vancomicina y  paclitaxel están pendientes de recibir la compra conjunta del Ministerio de Salud. “Los proveedores se han atrasado en las entregas, se han realizado gestiones solicitando que se agilicen los trámites”, indicaron.

Citarabina tienen en existencia presentación de 500 mg y están pendientes de recibir otra cantidad, con el linezolid expresaron que se agotó la semana pasada y valoran gestionar otra compra, porque la cantidad que había fue adquirida localmente.

“Aquí vienen y me dicen: tenemos a estos pacientes para ingreso, pero no hay medicina y el señor dice que no puede comprarla; esa música la estoy escuchando desde hace mucho”, Héctor Valencia,  jefe de Hematooncologia del Hospital Rosales.
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación