Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Rezago en acreditación de universidades del país

Comisión acreditadora recibe fondos tardíamente de parte de Educación

La Universidad Francisco Gavidia, una de las instituciones acreditadas, también cuenta con la certificación ISO 9001 versión 2008 y una acreditación de la Agencia Centroamericana de Acreditación de Arquitectura e Ingeniería (ACAI). foto edh / archivo

La Universidad Francisco Gavidia, una de las instituciones acreditadas, también cuenta con la certificación ISO 9001 versión 2008 y una acreditación de la Agencia Centroamericana de Acreditación de...

La Universidad Francisco Gavidia, una de las instituciones acreditadas, también cuenta con la certificación ISO 9001 versión 2008 y una acreditación de la Agencia Centroamericana de Acreditación de Arquitectura e Ingeniería (ACAI). foto edh / archivo

El proceso de acreditación de la calidad de las instituciones de educación superior, en el cual el país entró tras la aprobación de la Ley de Educación Superior, se ha estancado. Eso es lo que sostiene el rector de la Universidad Francisco Gavidia (UFG), ingeniero Mario Ruiz, uno de los pocos funcionarios universitarios que se atreven a hablar abiertamente sobre el tema.

La situación se agudizó en los últimos dos años vinculada, según Ruiz, a dos situaciones: la primera es que la Comisión de Acreditación, surgida a la luz de la Ley de Educación Superior, no pudo operar al ciento por ciento en 2013 por la falta de algunos de sus miembros.

La segunda razón es que el Ministerio de Educación (Mined) no asigna a esta instancia su presupuesto de operación en tiempo.

La situación provocó que la Comisión de Acreditación (CdA), cayera en un retraso en cuanto a procesar las solicitudes de reacreditación de varios de los centros de enseñanza superior que ya están acreditados.

Según el funcionario de otra universidad local, entrevistado en noviembre pasado y quien pidió mantener el anonimato, los centros que estaban en espera eran la Universidad Tecnológica, la Universidad Matías Delgado, el Instituto Tecnológico Centroamericano (Itca), la Escuela Superior de Economía y Negocios (ESEN) y el Instituto Especializado Escuela de Comunicación Mónica Herrera.

La citada fuente confirmó lo externado por Ruiz en lo relacionado al presupuesto que se asigna a la CdA, e incluso detalló que se han presentado situaciones en las que todo el año la instancia ha funcionado sin presupuesto y se los autoriza allá por noviembre o diciembre.

Esto les genera una gran dificultad al funcionamiento de esta y por eso es que está estancado, aseguró.

Según precisó debido a ello la CdA no había podido contratar en forma oportuna a la firma auditora que revisa los estados financieros de las universidades y tampoco a los pares evaluadores.

Por su parte el ingeniero Ruiz manifestó que "las instituciones de Educación Superior hemos seguido haciendo nuestro trabajo. Tanto las que se quieren someter al proceso, como las que estamos acreditadas y nos toca el proceso de reacreditación hemos enviado los documentos".

En la entrevista que se le realizó al representante de la Universidad Francisco Gavidia, en diciembre pasado, manifestó que a esas alturas ya debía estarse llevando a cabo las visitas de los pares evaluadores, los cuales son contratados por la CdA para verificar si los centros están dando los pasos para la mejora continua a los que están comprometidos.

El rector de la UFG sostiene que en el caso de ellos entregaron los documentos en tiempo y "según lo que nos han informado el proceso va a continuar en enero de 2015".

El doctor Knut Walter Franklin, presidente de la Comisión de Acreditación, explicó semanas atrás que están trabajando para ponerse al día.

"El desfase está superándose y esperamos que el primer trimestre del año entrante (2015) ya todo esté otra vez normalizado, regularizado y las universidades han entendido perfectamente bien que hay razones y no están molestos", aseguró tras señalar que en la actualidad la comisión ya está completa.

Walter Franklin sostiene que los 90 mil dólares que tienen asignado en concepto de presupuesto les fueron canalizados en tiempo, pero que tienen previsto alargar el periodo de ejecución de este para no trabajar de manera atropellada.

Ese monto, de acuerdo con las palabras del representante de la comisión, no ha variado desde que esta empezó a funcionar como instancia vigilante de la mejora de la calidad en la educación superior.

Aunque el profesional reconoce que a las universidades no se les ha seguido el proceso para reacreditarlas nuevamente sostiene que no han perdido su calidad.

De hecho las universidades siguen utilizando sus sellos de reacreditación y en diciembre pasado la mencionada comisión publicó un listado que contenía el nombre de los trece centros de enseñanza superior que cuentan con la acreditación.

Tras señalar que se trata nada más de un vacío administrativo, sobre el que nadie ha puesto reparo, Knut Walter declaró que en el seno de la comisión están organizándose para salir adelante.

"Recuerde que la Comisión, las cuatro quintas partes de los comisionados, están recién incorporados y ha habido un proceso de aprendizaje (de los procesos de la comisión)", sostuvo.

En este momento aseguró que ya tenían identificadas a las personas que contratarían para fungir como pares evaluadores.

Sin embargo, en el rezago en el tema de acreditación del que habla Ruiz hay otras cosas que podrían estar influyendo.

Y es que entre quienes se mueven en el ámbito de la educación superior ha trascendido que existen discrepancias en cuanto el funcionamiento de la Comisión con el nuevo ministro de Educación, Carlos Canjura.

"Recordemos que esta acreditación solo la han recibido las universidades privadas. La universidad estatal nunca se ha querido someter ¿y el actual ministro de dónde viene?, de la estatal. Entonces él es antiprocesos de acreditación", comentó la voz que pidió la reserva de su nombre.

Aunque en los últimos años varias de las universidades acreditadas, entre ellas la Gavidia, han hecho esfuerzos por lograr acreditaciones internacionales, en el interior de estas se reconoce que la acreditación local tiene gran valor.

El año pasado, cuando en el marco de este trabajo se trató de abordar el tema de la acreditación con el actual ministro de Educación, este señaló que esto era competencia de la Comisión. No obstante, en las gestiones anteriores, como la de la exministra Darlyn Meza e incluso antes, este era un tema que estaba en agenda de prioridades.

Pero más allá de esta situación y desde el punto de vista del rector de la UFG sostiene que a estas alturas "el tema de la acreditación en el país ha sufrido un deterioro. Ha disminuido todo el entusiasmo que provocó. Este debería ser un país en donde todas las instituciones deberíamos estar en el tema de acreditación, intentando someternos a acreditación, en proceso de evaluación permanente".

En la actualidad, solo trece de las cerca de 40 instituciones de enseñanza superior del país están en esta sintonía de la acreditación, incluso varias ya han logrado que les acrediten carreras a nivel regional o internacional.

Ruiz recordó que se hablaba mucho de que en el país se iba a dar el paso de la acreditación de carreras, como se hace en Estados Unidos y Costa Rica, pero eso se ha quedado en el aire y no hay posibilidades de que se logre con el poco apoyo y el actual presupuesto que se le asigna a la CdA.

Aunque el presidente de la Comisión sostiene que con el presupuesto que se les provee van saliendo adelante, volvió a reconocer que para entrarle a la acreditación de carreras sí sería necesario que se les incrementaran los fondos para operar.

En Costa Rica las instituciones pagan para someterse al proceso de acreditación de carreras, lo cual no implica que se les tiene que otorgar la acreditación. Ruiz es de los que opinan que en el país también debería de hacerse como en Costa Rica y subraya que hay instituciones de nivel superior que están dispuestas a pagar no solo por entrar al proceso de acreditación institucional, sino también al de carreras.

"Aquí gran parte de las instituciones estaríamos dispuestas a hacer un esfuerzo para financiar el proceso de acreditación y volverlo a reactivar", sostiene.

No obstante, el presidente de la CdA advierte, como ya lo ha hecho en entrevistas previas, que eso requeriría modificar la Ley de Educación Superior para crear una instancia, siempre autónoma, que tenga la potestad legal de captar fondos por estos servicios pues la Comisión, tal y como fue creada, no lo puede hacer.

"Obviamente el ministerio tendría que tomar la iniciativa supongo para reformar la Ley de Educación Superior", subrayó el representante de la comisión acreditadora.

Frente a esta problemática Mario Ruiz, de la UFG, hizo un llamado a las autoridades de Educación Superior, al propio ministro Carlos Canjura, a la viceministra de Ciencia y Tecnología, Erlinda Handal y al director nacional de educación superior, Francisco Marroquín, para que hagan un esfuerzo e impulsen el proceso de la acreditación.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación