Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Respetar la legalidad, clave del desarrollo"

Así opina José Alberto Álvarez, quien presiden la FIA y dio una ponencia a empresarios y juristas.

José Alberto Álvarez tiene un larga trayectoria en gremiales de profesionales del Derecho. foto edh / Jorge Reyes

José Alberto Álvarez tiene un larga trayectoria en gremiales de profesionales del Derecho. foto edh / Jorge Reyes

José Alberto Álvarez tiene un larga trayectoria en gremiales de profesionales del Derecho. foto edh / Jorge Reyes

La independencia judicial en los países que aspiran a un estado de Derecho es fundamental si se quiere apostar por el desarrollo económico. Esa es la conclusión del presidente de la Federación Interamericana de Abogados (FIA), José Alberto Álvarez, quien ayer dictó una conferencia ante distintos juristas y empresarios de la Asociación de Industriales Salvadoreños (ASI), acerca de la importancia de que en los países haya respeto a la leyes y permita seguridad jurídica para atraer a los inversionistas locales y extranjeros y hacer crecer la economía.

Según el experto panameño, se requiere de un Órgano Judicial cuyos miembros cumplan tres requisitos básicos: independencia, valentía y honestidad.

Álvarez consideró que con jueces de este tipo, los inversionistas ya no tienen dudas para apostar por un país, "igual en países donde no hay conflictos o guerras".

"Al final, no hay independencia judicial, no hay inversión; tenemos que apostar por la independencia judicial y en la inversión, no solo en hacer industrias, en obras, sino que el Estado con los impuestos que hagan los contribuyentes hagan obras sociales, que se sienta que es un Estado con desarrollo social", sostuvo el abogado.

Para el presidente de la ASI, Javier Simán, este tipo de mensajes coinciden con que "algunas bancadas legislativas" se han extralimitado en sus funciones y han buscado legislar sin respetar la Constitución, según indicó el directivo de la gremial.

"Ética social"

Álvarez agregó en su ponencia que, en los últimos años, ha nacido una corriente de un desarrollo social sostenible que antes no era una apuesta gubernamental.

"Por siglos, los gobernantes le han hecho caso a los economistas, y los economistas sólo piensan en el crecimiento de los números, y no piensan en el crecimiento del ser humano, no piensan en si la riqueza que genera la inversión en un país permea a las clases más necesitadas", aseveró.

Esta nueva corriente, de acuerdo con el abogado, "lo que quiere llevar es a que los gobiernos inviertan más en educación, en vivienda, más en bajar la canasta básica de las familias, y eso se llama ética en desarrollo", sostuvo.

Sin embargo, advirtió que esto no se consigue sin la transparencia y la eficiencia en la utilización de los recursos por parte de los gobiernos en turno.

"Un dólar que se gaste en pagar coimas (sobornos) es quizá un litro de leche que deja de llegar a un niño o un lápiz para que pueda asistir a la escuela", manifestó Álvarez.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación