Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Recurren a compras directas de fármacos

Se espera que el proceso de adquisición tarde unas tres semanas

Paciente recibe tratamiento de quimioterapia en el Servicio de Hematooncología del hospital nacional Rosales. Foto EDH / archivofoto edh / archivo

Paciente recibe tratamiento de quimioterapia en el Servicio de Hematooncología del hospital nacional Rosales. Foto EDH / archivo

Paciente recibe tratamiento de quimioterapia en el Servicio de Hematooncología del hospital nacional Rosales. Foto EDH / archivofoto edh / archivo

El director del hospital Rosales, Mauricio Ventura, reconoció que existe carencia de una serie de medicamentos para la quimioterapia de pacientes con cáncer y leucemia, pero aseguró que no es una situación provocada por la administración.

Desde hace varias semanas en el centro médico se agotaron al menos ocho productos importantes para la quimioterapia. Entre ellos el mesna, ciclofosfamida, hidroxiurea, cisplatino, metotrexato de 500 mg y citarabina.

El director del Rosales expresó que existen dos procesos de compra de los fármacos, uno de parte del Ministerio de Salud (Minsal) y el otro a través de compras directas y de libre gestión con recursos propios.

Por lo pronto el hospital de Maternidad les prestó 230 frascos de mesna.

El martes, dos pacientes en quimioterapia ambulatoria contaron que les ha tocado comprar medicina, entre ellos el mesna y la ciclofosfamida. Los gastos van desde los $60 hasta los $100.

"Como dice mi papá, si es necesario se hace hasta lo imposible para tratar de conseguir el dinero y comprarlo porque la opción que le dan a uno es no ponérselo y seguir el tratamiento con lo que hay", dijo en esa ocasión Denis, uno de los afectados.

Ventura explicó que entre las causas por la que algunos productos oncológicos se terminaron es porque el Minsal no los pudo adquirir por diferentes problemas como declaraciones desiertas.

"Por eso es que estamos con problemas de desabastecimiento de dichos medicamentos. Para suplir esa deficiencia del Rosales se han estado haciendo (compras) de todos ellos", indicó Ventura.

Solo en los fármacos oncológicos el hospital ha invertido $265 mil mientras entran las medicinas de las licitaciones del ministerio.

Otro de los factores que mencionó el director es que los fármacos se han agotado más rápido, es decir, lo que se tenía para tres meses se consumió en uno.

De ejemplo citó el ciclofosfamida. Se adquirieron 600 frascos, pero se terminaron.

"De parte del hospital estamos haciendo otra compra de 1,700 frascos y el ministerio tiene pendiente 2,800. O sea que el proceso para adquirir todos esos medicamentos hay", añadió el director.

Del resto de medicinas que se denunciaron que estaban agotadas, Ventura aseguró que el miércoles ingresaron 165 frascos de metrotexate; la hidroxurea ingresó el viernes recién pasado y citarabina hay de 100 mg, pero no de 500 mg.

El resto de productos se esperaría recibirlos en unas tres semanas.

El martes, el jefe del Servicio de Hematooncología, Héctor Valencia, manifestó que "la necesidad de los pacientes es realmente tremenda". Al día unas 20 personas requieren de ese tipo de productos para su tratamiento.

Ventura indicó que en general realizan una compra de 72 tipos de fármacos por $1.2 millones para cubrir julio, agosto y septiembre.

En el Bloom las madres de pacientes con hemofilia y de renal denunciaron la carencia del factor y la eritropoyetina usadas para detener los sangrados y tratar la anemia. Las autoridades de ese centro no han respondido a las solicitudes realizadas, una el miércoles de la semana pasada y la otra el martes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación