Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Quijano y Saca: Hay que cuidar Fomilenio II

Tanto el candidato tricolor como el de Unidad consideran que el gobierno debe hacer esfuerzos por disipar dudas sobre lucha anticorrupción de dos congresistas

Quijano y Saca: Hay que cuidar Fomilenio II

Quijano y Saca: Hay que cuidar Fomilenio II

Quijano y Saca: Hay que cuidar Fomilenio II

Los candidatos presidenciales sentaron ayer su postura respecto a la inquietud del congresista republicano Matt Salmon, presidente del Subcomité de Relaciones Exteriores para el Hemisferio Occidental del Congreso de EE. UU., y su colega demócrata Albio Sires, miembro de alto rango de esa instancia, sobre la falta de cumplimiento del país en materia de combate a la corrupción y cooperación con el sector privado, dos criterios básicos para la aprobación de un segundo Fomilenio para el país.

Los candidatos Norman Quijano ( ARENA) y Elías Antonio Saca (Movimiento Unidad) coincidieron en que el gobierno debe hacer un esfuerzo para que no se pierdan esos fondos que servirían para financiar un proyecto de desarrollo en la zona costera.

"El Gobierno debe de hacer mayores esfuerzos para que el segundo compacto (convenio) no se vaya a perder, nosotros hemos estado abogando incluso en la Corporación del Reto del Milenio (MCC) en EE. UU. con el propósito de que eso no se vaya a perder porque la misma información nos llega desde hace un rato", opinó Quijano.

El aspirante tricolor apuntó que la negativa del FMLN de no aprobar la ley de asocios, "los altos niveles de corrupción en el Gobierno y la permanente polarización" entre el Ejecutivo y el sector privado, "no son presagios de buena suerte para ningún país".

Saca mencionó por su parte: "Yo entiendo que el Gobierno está platicando con la Corporación Reto del Milenio, ellos tendrán que seguir haciendo todo el esfuerzo para que este apoyo de casi $300 millones no se vaya a perder".

El exmandatario recordó que en su gestión les tocó "solventar un montón de dudas" y que las dudas que se tienen ahora sean disipadas y se tenga pronto esa inversión.

Mientras que Salvador Sánchez Cerén, del FMLN, dijo que conoce el proceso que se sigue para conseguir el segundo Fomilenio, lo que considera "una gran oportunidad para el país" por lo que, aseguró, este gobierno debe dejar aprobado ese financiamiento.

Por eso, ante la inquietud de los dos congresistas estadounidenses, informó que hoy se reunirán él, miembros del gobierno y de su partido con el director de país la Corporación Reto del Milenio (MCC por sus siglas en inglés) para "ampliar" la información.

Sin embargo, consideró que los congresistas no determinarán la aprobación de esos fondos para el país por parte de la MCC. "Para mí dos congresistas no significa el Congreso de EE. UU.; son dos opiniones, que yo respeto pero no comparto porque poner de por medio intereses sectoriales e intereses que tienen un trasfondo político me parece que va en contra del interés nacional", manifestó.

Pero la carta está firmada por Salmon y Sires, quienes dirigen el Subcomité de Relaciones Exteriores para América Latina, integrada por siete congresistas republicanos y siete demócratas, una instancia que tiene facultades para llamar al presidente de la Cámara o Speaker, John Boehner, para tomar medidas y llamar a los comités de presupuestos y donaciones.

En la misiva de Salmon y Sires, enviada al director ejecutivo de la MCC, Daniel W. Yohannes, el 25 de abril, felicitan a la entidad por su decisión de "retrasar aún más la implementación del segundo convenio propuesto con el gobierno de El Salvador hasta que la embajada de EE. UU. haya concluido con éxito un diálogo político sobre dos temas importantes que forman parte de los criterios de selección de la MCC: la cooperación público-privada y la corrupción gubernamental".

Pero ayer la embajada estadounidense en el país emitió un comunicado en el que dice que "desean aclarar declaraciones hechas en una carta publicada en un medio de comunicación salvadoreño" en referencia a la misiva publicada ayer en El Diario de Hoy.

En ese mismo comunicado rechaza lo expresado por los congresistas de que se haya "decidido posponer" el proyecto Fomilenio II, sin embargo, dice que MCC "continúa con su proceso de valoración de los proyectos propuestos por el Gobierno".

"La MCC seguirá evaluando el compromiso de El Salvador con los criterios de selección de la MCC, que incluyen gobernabilidad, libertad económica y la inversión en la gente", afirma la Embajada.

El gobierno también reaccionó ayer a través del Secretario Técnico, Álex Segovia, quien negó que el proceso esté detenido y pese a que dice que la carta publicada es auténtica, afirma que se ha hecho "un manejo mal intencionado" de la misma y que espera conocer la respuesta a la misiva por parte de la MCC. (Ver siguiente página).

Partidos opinan

Desde la trinchera legislativa, también hubo distintas reacciones. A excepción del FMLN, para el resto de diputados de otros partidos lo dicho por los congresistas de EE. UU. debe tomarse en serio y el gobierno debe corregir lo señalado por los funcionarios.

Para Roberto d'Aubuisson, diputado de ARENA, una suspensión del segundo Fomilenio, como se revela en la carta de los congresistas, era algo que ya venían advirtiendo al gobierno.

"Fomilenio es para sentar las bases de un desarrollo económico, pero para eso tiene que estar acompañado de la inversión privada y el Estado está cerrando esas condiciones de inversión y por lo tanto es como despreciar el dinero", lamentó el tricolor.

Sin embargo, la jefa de fracción del FMLN, Norma Guevara, tildó ayer a El Diario de Hoy de "mentiroso" por publicar la carta de los altos funcionarios estadounidenses en la que apuntan el "insuficiente interés por parte del gobierno de El Salvador" para tomar en cuenta la participación del sector privado en la formulación de políticas económicas del país y su ejecución.

"Lamento que ese periódico dé tantas mentiras y lo invitamos a que desmienta con el Asocio del Fondo del Milenio de una respuesta. Le he dicho claramente que El Diario de Hoy miente", insistió, pese a que este Periódico basó la publicación en una carta verídica, misma a la que el mismo Secretario Técnico dio validez y dijo tener una copia.

Santiago Flores, diputado del FMLN, expresó que la voz de los congresistas no es la posición oficial del gobierno de los EE. UU.

"Yo le puedo decir que somos congresistas de El Salvador, pero eso no tiene toda la institucionalidad del Estado, es el criterio de ellos ante una situación, es más, esperan una respuesta, yo creo que hay intencionalidad de ubicar el tema al centro y generar la incertidumbre", argumentó.

Flores consideró que los choques entre empresarios y el Ejecutivo los ha generado el presidente de la ANEP, Jorge Daboub, según dijo, por "su pensamiento de ARENA".

Dentro del PCN, hay opiniones encontradas. Para Mario Ponce, el gobierno debe considerar importantes las opiniones de los congresistas, pues después de Centroamérica, EE. UU. es el segundo socio comercial del país y criticó la posición del FMLN al respecto.

"El problema del FMLN es que tiene un lineamiento hacia el Sur y especialmente hacia Venezuela aunque ya no exista el régimen de Chávez, han tenido una relación muy superficial y hasta cierto punto con un alto nivel de hipocresía hacia el gobierno y pueblo de los EE. UU.", aseveró.

Ponce tildó al FMLN de ser "políticos ciegos", con lo que dañan a la población que será beneficiada con el dinero del Fomilenio. Según él, será responsabilidad del gobierno si los fondos se pierden, ya que a la Asamblea lo único que le compete en este momento es aprobar la Ley de Asocios Públicos-Privados.

A juicio de Francisco Merino, también del PCN, el gobierno de EE. UU. no debería de poner condiciones a la ayuda que entrega a un país.

"Las ayudas de un Estado a otro deben de tener como objetivo principal la población, las situaciones de relaciones entre sectores privados y gobierno no están por encima del interés de la población de un país, de manera que sería una mala excusa decir que esto no camina porque el presidente de la ANEP no se lleva con el Presidente de la República, eso es intranscendente", explicó el pecenista.

Para Mario Tenorio, de Gana, EE. UU. aún no ha dicho si entregará o no los fondos, por lo que habrá que esperar una respuesta de la Corporación de Cuenta del Milenio.

Sin embargo, dijo que los votos de Gana están listos para aprobar si es posible esta misma semana la propuesta de ley de Asocios Públicos-Privados, presentada por el Ejecutivo, ya que esta forma parte de los requisitos que EE. UU. pide para acelerar la entrega de los fondos.

Douglas Avilés, de CD, opinó de manera similar a Ponce en el sentido de que se debe tomar en cuenta que en EE. UU. reside una buena porción de salvadoreños, y que por eso no se atrevería a juzgar o a calificar las posiciones de los congresistas de EE. UU.

Añadió que esperaría que lo dicho por Álex Segovia sea cierto y que garanticen la entrega de los fondos por parte de EE. UU. al país.

Arnoldo Marín, del PDC, externó que sería lamentable que el dinero se pierda por culpa del gobierno. Dijo que si hay dificultades, el país debe resolverlos. Instó a los tres poderes del Estado a "poner las barbas en remojo" para no poner en riesgo el segundo Fomilenio.

También criticó al FMLN de no contribuir a la solución, sino a ponerle más tropiezos, ya que según explicó, dado que paralelamente al anteproyecto de Ley de Asocios Públicos-Privados presentado por el Ejecutivo, el FMLN ha puesto el suyo también, lo cual considera retrasa su aprobación.

Postura empresarial

Mientras tanto, los dirigentes de las principales gremiales de empresarios del país, de gira por Washington (EE. UU.), se mostraron preocupados ante lo expresado por los congresistas Salmon y Sires.

El presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), Jorge Daboub, aseguró que esa situación surge como resultado de la actitud del gobierno en turno y en enfrentamiento que mantiene con el sector productivo.

"Me sorprendió, lamento mucho lo que estoy leyendo, pero creo que debemos hacer un esfuerzo para remontar ese marcador y esa percepción negativa; creo que es un trabajo que debemos hacer todos los salvadoreños. Nosotros como empresa privada lo vamos hacer, vamos a ver qué se puede hacer", se comprometió.

Acotó que la carta de los congresistas Salmon y Sires hace referencia a señalamientos que ya ha puesto en la mesa como sector productivo.

Por su parte, el presidente de la Cámara Salvadoreña de Comercio e Industria de El Salvador, Luis Cardenal, dijo que el sector productivo ha manifestado en innumerables oportunidades la disposición a dialogar con el presidente Funes para encontrar puntos de concertación a los problemas del país y que son señalados por los congresistas.

Las preocupaciones de los legisladores estadounidenses, dice Cardenal, están en sintonía con la posición de las gremiales empresariales que ven el desembolso como una extraordinaria oportunidad para buscar el desarrollo.

"El Fomilenio es un instrumento positivo que puede ayudar a reactivar la economía, especialmente en la zona costera y que sería una lástima que se perdiera esa oportunidad por las causas que ellos mencionan", abundó en referencia al tema de corrupción que apuntan los dos congresistas de EE. UU.

Por su parte, el presidente de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), Javier Simán, quien integra la delegación empresarial que expone la situación del país en Washington, mostró también su preocupación y el compromiso de todos los sectores para evitar que se pierda la posibilidad del segundo desembolso de cerca de $300 millones que El Salvador ha solicitado a la MCC para invertirlos en la por ahora deprimida franja costera.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación