Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Quijano promete lucha frontal contra corrupción

Es el primer compromiso surgido de mesas que elaboran su Plan País

Norman Quijano y Miguel Simán, coordinador del Plan País, firman el compromiso con la decencia. Foto EDH / Omar C.

Norman Quijano y Miguel Simán, coordinador del Plan País, firman el compromiso con la decencia. Foto EDH / Omar C.

Norman Quijano y Miguel Simán, coordinador del Plan País, firman el compromiso con la decencia. Foto EDH / Omar C.

La fórmula presidencial de ARENA, integrada por Norman Quijano y René Portillo, firmó ayer un compromiso ante el país, para transparentar la forma de gobernar, mediante el combate efectivo de la corrupción, que además conlleve a restablecer el verdadero Estado de Derecho.

El acuerdo también fue suscrito por el coordinado del Plan País, Miguel Ángel Simán y dos testigos independientes, Roberto Rubio y José Domingo Méndez, de Transparencia Internacional y el Movimiento Concertación Democrática Nacional, respectivamente.

Quijano dijo que, mediante este pacto, que calificó como un "compromiso con la decencia", asume el reto de devolverle la confianza al ciudadano y la dignidad al servicio público administrando y dirigiendo la nación "en total armonía con la legalidad, lo justo y lo correcto".

La fórmula presidencial se empeñará en cumplir su obligación de servir a la población, y de rendir cuentas de sus actos y el uso de fondos públicos, producto de los impuestos que pagan los ciudadanos, explicó Quijano.

La devolución de la confianza al ciudadano significa que "no hay recovecos ocultos, rendijas por donde se desperdician los fondos, ni esquinas oscuras por donde el funcionario se enriquece, desviando el destino de los dineros públicos", dijo el candidato a la presidencia por ARENA.

También es la responsabilidad de que los funcionarios públicos (de su gabinete) "respetarán la letra y el espíritu de la ley, sin abusos, ni interpretaciones torcidas o usos indebidos de las instancias y fondos públicos, ni aberraciones que erosionen la credibilidad y naturaleza jurídica de las instituciones del Estado", añadió Quijano.

Además explicó que para devolver la confianza al ciudadano se debe demostrarle que "lo que se gasta es lo necesario, y no para satisfacer lujos, excesos o excentricidades de funcionarios públicos, que están allí para servirle y no para mejorar su estilo de vida".

Asimismo se comprometió ante los salvadoreños a que será castigado todo funcionario público que incumpla lo que le manda la ley, o abuse de sus funciones, pues habrá instituciones independientes que celosamente lo estarán vigilando; esto en clara alusión a Transparencia Internacional y Concertación Democrática Nacional.

Los testigos

Roberto Rubio, representantes de Transparencia Internacional en El Salvador, explicó que aceptaron ser testigos, porque el coordinador de la elaboración del Plan País de ARENA, Miguel Ángel Simán, les garantizó que esta vez sí habrá compromisos concretos y verificables.

Sin embargo les advirtió a los candidatos presidenciales que "tengan también la seguridad que nosotros, firmes y con valentía vamos a señalar las cosas que hacen bien y también les vamos a pedir cuentas si no lo hacen".

El otro testigo del acuerdo, José Domingo Méndez, de Concertación Democrática Nacional, coincidió con Rubio y también pidió al resto de candidatos a que asuman compromisos similares para sacar al país adelante.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación