Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Quijano apuesta por la educación y lo social

El candidato de ARENA expuso a El Diario de Hoy las grandes metas de su plan de gobierno y consideró que se debe generar confianza en el país para que haya más inversiones y oportunidades de empleo.

Norman Quijano advierte que el despilfarro en el gasto público y que la inseguridad jurídica afectan al país en los indicadores de desarrollo. foto edh / Marvin Recinos

Norman Quijano advierte que el despilfarro en el gasto público y que la inseguridad jurídica afectan al país en los indicadores de desarrollo. foto edh / Marvin Recinos

Norman Quijano advierte que el despilfarro en el gasto público y que la inseguridad jurídica afectan al país en los indicadores de desarrollo. foto edh / Marvin Recinos

El candidato presidencial de ARENA, Norman Quijano, reveló a El Diario de Hoy los cinco ejes del Plan de Gobierno que ya está esbozando: Economía, seguridad, lucha contra la pobreza, el área social y la transparencia.

"Nuestra propuesta de plan de gobierno, es más un plan de nación que surgirá de un acuerdo de todas las fuerzas democráticas del país y que al definir el país que todos queremos, estoy seguro que trascenderá el período presidencial", resume.

Pero para llevar adelante este plan, el aspirante habla de cuatro grandes pactos: el de la educación, el pacto por el empleo, uno por la seguridad y un cuarto pacto por la sostenibilidad fiscal.

Según Quijano, estos puntos, que ya están siendo formulados por un equipo de asesores, giran alrededor de un núcleo fundamental: la educación.

"Cuando nosotros estamos atacando estos temas, estamos atacando los síntomas y los signos de una gran enfermedad, que es la falta de educación. El no haber tenido desde hace tiempo una visión de país en el tema educativo nos ha hecho retrasarnos considerablemente", manifestó Quijano.

"Debe de haber además un gran acuerdo por el empleo, ese es el sueño de todo el país, tener más y mejores empleos. El tercer acuerdo debe ser por la seguridad, tanto la seguridad ciudadana como la seguridad política. Otro acuerdo debe ser en torno al manejo responsable de los fondos públicos", engloba Quijano.

Los principales problemas que aquejan al país, de acuerdo con el tricolor, son producto de políticas gubernamentales equivocadas, las cuales, según dijo, han sumido a El Salvador en un abismo por la falta de empleos, la inseguridad y el mal manejo de los recursos. "Hemos perdido la confianza, pasamos de ser un país atractivo para la inversión a ser uno de los últimos países", aseveró.

Un lastre que, según advirtió, puede ser superado con la ayuda de la sociedad civil, la cual considera una "reserva estratégica" y apolítica, pues cree que el gobierno debe enfocarse en el bien común sin distinciones partidarias.

"Considero que quienes nos están gobernando han desnaturalizado el ejercicio de la función pública. La función pública debe verse como un magisterio de servicio, donde lo perciban a uno como una persona trabajadora entregada a cumplir los compromisos adquiridos", afirmó.

En ese sentido, Quijano insistió en que la confianza es la palabra clave para sacar al país del círculo vicioso en el que se encuentra.

"Si no hay confianza, no hay inversión; si no hay inversión, no hay generación de puestos de trabajo; si no hay generación de puestos de trabajo, no hay alivio en las condiciones de vida, porque si una persona no puede acceder a puestos de trabajo está herido en su dignidad", dijo.

Y luego habla de una nueva forma de gobierno:

"Para eso necesitamos cambiar el modelo de gobernar, en ese sentido, el modelo de gobierno que nosotros proponemos, es un modelo de Gobierno de Responsabilidad Ciudadana", explica.

Para instaurar este estilo, Quijano propone tres rasgos característicos: estará formado por las personas más capaces, con trayectoria de vida, que tengan vocación de servicio, y compromiso con el país.

El programa de gobierno saldrá, afirmó, de una amplia consulta ciudadana para construir "una visión de país donde estén representadas las mejores ideas para resolver los problemas".

Y por último, afirma, "todos los servidores públicos nos comprometeremos con la búsqueda del bien común, a trabajar con transparencia y eficiencia por los intereses de los ciudadanos y del país, y no por intereses propios o partidarios".

Además de convocar a la sociedad civil y buscar grandes acuerdos nacionales que complementen los planes de gobierno, Quijano apuesta por ejercer la función pública "con subsidiaridad" del sector público, "apoyado con la solidaridad de los sectores privados".

En tanto, considera que es imperativo bajar los niveles de "intolerancia" para "saber escuchar y ser tolerantes con los demás".

"Demos desterrar el populismo y la demagogia y actuar apegados a la verdad y sobretodo con nuestra acciones debemos generar confianza. Esa palabra me la van a escuchar mucho en este año: confianza. De eso depende la alta posibilidad que tenemos de construir un mejor país y estamos decididos a ello", aseguró el aspirante tricolor.

Para Quijano, el país necesita sanear sus finanzas y poner techos al endeudamiento y al déficit fiscal, algo que a su juicio permitirá al país generar la confianza que los inversionistas privados y extranjeros depositarán en El Salvador.

Por otra parte, sostuvo que el trabajo coordinado con las alcaldías en materia de seguridad es fundamental para llevar prevención del delito en las zonas más conflictivas.

Por otra parte, señaló que está comprometido con fortalecer los niveles de transparencia, y criticó al gobierno actual por no haber elegido aún a los miembros del Instituto de Acceso a la Información Pública.

Trabajo en el terreno

El también edil capitalino aseguró que ya comenzó el trabajo territorial de cara a escuchar a las estructuras del partido y las necesidades de la población en los distintos municipios del país.

De acuerdo con Quijano, su partido está fortalecido y no hay divisiones como lo han querido hacer ver distintos sectores políticos del país. Según dijo, ha recorrido buena parte del territorio nacional llevando ese mensaje de unidad alrededor de su candidatura.

Según dijo, el apoyo que ha recibido de las estructuras areneras y la población le demuestran que su trabajo está rindiendo frutos. "Estoy con altos niveles de rendimiento, la alcaldía no ha dejado de trabajar. Estoy también con altos niveles de aprobación, mi candidatura obedece a esto. Soy más obras que palabras, obras, no palabras", acotó.

Finalmente, señaló que dos equipos uno del partido y otro de la sociedad civil están diseñando el perfil del vicepresidente. "Cada mesa nos va a proponer la persona que considere", acotó el candidato presidencial tricolor.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación