Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Publicación advierte a EE. UU. uso de informes secretos por Funes-FMLN

Un artículo publicado por la Revista Foreign Policy pone en relieve que la campaña electoral salvadoreña no está exenta de "abusos" del presidente Mauricio Funes, con el fin de inclinar la balanza en favor del partido que lo llevó al poder. Además,

José Cárdenas (centro), articulista de Foreign Policy y director de Visión Américas, en un evento reciente. foto edh / archivo

José Cárdenas (centro), articulista de Foreign Policy y director de Visión Américas, en un evento reciente. foto edh / archivo

José Cárdenas (centro), articulista de Foreign Policy y director de Visión Américas, en un evento reciente. foto edh / archivo

La revista Foreign Policy (Política Exterior) publicó el viernes anterior un artículo en el que se hace un llamado a Estados Unidos para poner más atención en los trucos sucios que estarían poniéndose en práctica en la campaña electoral salvadoreña, no sólo desde los partidos políticos sino desde la casa de Gobierno para inclinar la balanza a favor del partido oficial, el FMLN.

El autor del artículo es José Cárdenas, también director del centro de análisis Visión Américas, quien reseña los más recientes acontecimientos en donde el jefe de Estado salvadoreño, Mauricio Funes, ha tomado las tribunas y los alcances que le permite su cargo y su poder como mandatario para dirigir su artillería en contra de la oposición.

En la introducción del artículo, Cárdenas intuye que la lucha está decidida entre las dos tendencias mayoritarias, ARENA y FMLN, las cuales tienen marcados y duros contrastes y visiones distintas sobre el futuro de El Salvador.

El movimiento de Unidad, dirigido por Antonio Saca, rezagado en un lejano tercer lugar, según las encuestas de opinión, no merece atención para el analista, aunque ya ha cuestionado en eventos públicos en Washington la participación de Saca en los comicios, especialmente por los supuestos casos de corrupción que se habrían dado en la administración del exmandatario y el origen de los fondos con los que patrocina su campaña.

"Los votantes salvadoreños acudirán a las urnas el próximo 2 de febrero para elegir entre el exguerrillero Salvador Sánchez Cerén, del FMLN, y el exalcalde de San Salvador, Norman Quijano, del partido ARENA, como el próximo presidente. Desde todas las cuentas será un encuentro fuerte entre dos partes que tienen visiones totalmente distintas para el futuro de El Salvador", expone Cárdenas.

El analista, quien ha participado en foros recientes en la capital estadounidense sobre los procesos electorales en Honduras y El Salvador, dice que se están haciendo "trucos sucios" y pone de ejemplo los insistentes señalamientos y demandas que hace Funes para impulsar la carrera electoral del candidato del FMLN, Salvador Sánchez Cerén.

Apoyo desde Capres

Señala cómo Funes, la semana pasada, en un acto cuestionable para la ética y credibilidad de un mandatario de cara a los compromisos con otros gobiernos, intentó impulsar las perspectivas electorales de Sánchez Cerén, para lo que tomó supuestos documentos del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, de estricta confidencialidad y de uso exclusivo para los departamentos fiscales y judiciales, en un intento por que se investigue judicialmente al expresidente Francisco Flores.

Cárdenas no descarta una manipulación de los datos en los informes mostrados por Funes, basándose en un borrador de documento obtenido de la instancia del gobierno federal estadounidense.

"Funes alega que los documentos 'prueban' que Flores se apropió indebidamente de una donación de $10 millones de Taiwán, mientras que Flores niega con vehemencia", apunta Cárdenas.

Y agrega: "El FMLN sabe que para probar o refutar la autenticidad de los documentos y si han sido manipulado... pues un experto en la materia me remitió copia de los archivos publicados y me dijo que tenía 'la sensación que había un cortar y pegar' en los datos. Dicho esto, cualquier declaración en cuanto a su validez tendría que venir del lado de EE.UU., y es poco probable que alguien comente (desde las esferas del Ejecutivo estadounidense) correspondencia confidencial entre los dos gobiernos", expone.

Reitera, como lo expuso a El Diario de Hoy a mediados de la semana pasada, que la divulgación de dichos documentos confidenciales, en medio de una campaña presidencial, no puede verse más que como un flagrante abuso de poder del presidente Funes y una violación a los protocolos que rigen la cooperación y manejo de informaciones sensibles para uso policial entre los EE.UU. y El Salvador o cualquier otro país, según el caso.

Al cierre de la publicación, José Cárdenas, quien además laboró en la administración del expresidente George W. Bush en el Consejo de Seguridad Nacional, ente adscrito a la Casa Blanca, pone el dedo sobre la línea al señalar que cualquier gobierno extranjero que se sienta en libertad de utilizar arbitrariamente supuesta información confidencial de Estados Unidos para atacar a adversarios políticos, debe verse con mucho cuidado y se deben encender las luces de alerta.

"Sin duda, la administración del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no tiene que hacer frente a los aspectos específicos de las acusaciones, falsas o no. Pero sí necesita llamar inequívocamente a Funes por su grave abuso a los procedimientos vigentes que rigen este tipo de comunicaciones confidenciales entre los dos países".

Para Cárdenas, esto es necesario con el fin de "tener un efecto disuasorio para otros gobiernos que puedan ver el valor de usar información suministrada por Estados Unidos para desacreditar a los opositores políticos; la administración (Obama) debe patentar su condena con una buena dosis de sanciones".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación