Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

5 promesas hechas por el diputado Sigfrido Reyes

Las promesas del discurso inaugural del presidente del Órgano Legislativo quedaron en eso. Ahora se cuestiona la falta de austeridad, transparencia, concertación con otros órganos y la oposición

En 2012, impulsó sin éxito a Ovidio Bonilla como presidente de la Corte Suprema.

En 2012, impulsó sin éxito a Ovidio Bonilla como presidente de la Corte Suprema.

En 2012, impulsó sin éxito a Ovidio Bonilla como presidente de la Corte Suprema.

"Quiero, pues, comprometerme a impulsar desde el primer día, medidas que incrementen la transparencia de la gestión legislativa y el acceso que tiene la población del trabajo que hacemos en esta Asamblea", fue una de las tantas promesas que hizo el diputado efemelenista Sigfrido Reyes cuando asumió, por primera vez, la presidencia del Órgano Legislativo, el 1 de febrero de 2011.

Pero tiempo después la presidencia legislativa de Reyes ha sido cuestionada por resistirse a dar cuentas de gastos en regalos, licor y obras de arte y por tensionar las relaciones con la oposición y otros órganos como la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.

En su discurso inaugural, Reyes prometió respeto por la transparencia, los medios y la concertación con los diferentes actores políticos.

Sin embargo, la oposición le augura que Reyes será recordado como el que acostumbraba a apagarles los micrófonos y quitarles la palabra en las plenarias, además de intentar imponer un presidente de la Corte Suprema.

Pero la promesa que Reyes incumplió y que principalmente quedó marcada en la mente de la población salvadoreña fue la de no realizar más la práctica de los conocidos "madrugones", momentos en donde se han tomado las principales decisiones que afectan al país. Desde ese martes 1 de febrero, se efectuaron madrugones para nombrar funcionarios y aprobar nuevos impuestos mientras la población dormía.

Promesa 1: adoptar medidas para que madrugones queden en el pasado

De ese discurso de más de 40 minutos, las palabras que más perduran en la memoria, no solo de periodistas, sino de la población en general es la firme pobreza de que en la Asamblea Legislativa se acabarían los "madrugones", en donde se tomaban las decisiones más importantes mientras los salvadoreños dormían. "Vamos a adoptar medidas para que las sesiones plenarias que se prolongan hasta horas avanzadas de la madrugada, sea un recuerdo del pasado, excepto en situaciones de evidente emergencia nacional", fueron las palabras de Sigfrido Reyes.

En la práctica esto fue incumplido. Cuatro meses después de esa promesa, en un madrugón, la Asamblea avaló el cuestionado decreto 743 en la que buscaban amarrar las decisiones de la Sala de lo Constitucional y que estas fueran tomadas por unanimidad. Otro cuestionado madrugón fue cuando en la última plenaria de la legislatura 2009-2012, el FMLN, GANA y el entonces CN eligieron a cinco magistrados de la CS, cuyos nombramientos finalmente fueron invalidados por la Sala de lo Constitucional. Recientemente y contra viento y marea, a finales de julio, FMLN y GANA aprobaron un paquete de reformas fiscales que la oposición denunció que eran inconsultas, además de nombrar funcionarios electorales y de la Corte de Cuentas.

Promesa 2: dignificación de la Sala Constitucional y respeto a la independencia judicial

Un punto que destacó Sigfrido Reyes cuando pronunció su primer discurso fue sobre la dignificación y reinvindicación de la Corte Suprema de Justicia, en alusión a los magistrados de la Sala de lo Constitucional. El diputado señaló que, con la elección de magistrados "que observan el principio de la independencia judicial, principio esencial y necesario para la salud institucional de la República, poco a poco van quedando atrás aquellos tiempos donde los fallos del máximo tribunal de justicia eran motivados por conveniencias políticas o intereses de un sector u otro".

Este ha sido uno de los puntos donde más polémica ha generado el presidente de la Asamblea. Ha sostenido innumerables enfrentamientos con la Sala de lo Constitucional. En mayo de 2012, sostuvo el primer choque con el entonces presidente de la Sala, Belarmino Jaime, cuando en su primer discurso de la legislatura 2012-2015 le pidió "actuar con mesura y apego absoluto a la legalidad", pues en ese momento dicha Sala tramitaba dos demandas de inconstitucionalidad en las que pedían anular la elección de magistrados de la CSJ por la Asamblea anterior. La molestia por tales fallos llevó a Reyes a interponer demandas ante la Corte Centroamericana de Justicia para tratar de invalidar las decisiones de dichos magistrados, lo que al final, después de muchos cuestionamientos a nivel nacional e internacional no ocurrió. Y así como estos, han surgido más casos en los que la Sala ha resuelto en contra decisiones de la Asamblea y que ha generado más críticas de Reyes hacia ellos, hasta el día de hoy.

Promesa 3: tener política de puertas abiertas a la población y medios de comunicación

Esta es una de las promesas que quedó en clara evidencia que no fue cumplida. El parlamentario efemelenista expresó en su discurso: "Y en concreto, esta presidencia se compromete ante el pueblo a practicar una política de puertas abiertas a la ciudadanía y a los medios de comunicación". También dijo que reforzaría la proyección comunicacional de la Asamblea en todo sentido, para que la población estuviera "permanentemente y oportunamente informada de la labor de sus representantes". Compromiso incumplido. El 22 de junio de 2012, Sigfrido Reyes restringió el acceso a los periodistas en algunas áreas de las instalaciones del Órgano Legislativo. Primero, prohibieron que pudieran ingresar por la misma entrada en la que lo hacen los diputados. La prohibición también incluía que los comunicadores pudieran permanecer en los pasillos que utilizan los diputados para llegar a los ascensores que los llevan a sus oficinas, llegando incluso a colocar "corta flujos" en estas zonas donde se entrevistaban a dichas fuentes. Otra de las medidas impuestas fue que ningún periodista podría ingresar a las instalaciones ni antes de las 8:00 a.m. ni pasadas las 4:00 p.m., que es el horario normal de los empleados legislativos, a excepción del día de plenaria. Asimismo, la disposición de negar el ingreso a la Asamblea a un periodista de este medio a quien acusó, sin pruebas, de insultarlo.

Promesa 4 y 5: tender puentes y serenidad para críticas

" La Presidencia de la Asamblea Legislativa jugará un papel dinámico para generar esos espacios de diálogo entre los sectores... En el cumplimiento de ese cometido, le pido a Dios que me de la humildad suficiente para buscar y tender puentes a todos los interlocutores necesarios, la serenidad para escuchar sus opiniones, disensos y hasta sus críticas", dijo Reyes. En la práctica, no solo se ha enfrentado con diferentes diputados de oposición sino empresarios y magistrados de la Sala de lo Constitucional. En el plenario, Reyes ha dispuesto a voluntad el limitar y cortar la palabra a diputados de ARENA cuando estos realizan críticas contra leyes o disposiciones avaladas por el FMLN o el Gobierno actual. También se ha mostrado intolerante contra cualquier grupo o sector que cuestiona sus decisiones o posiciones.

"Quiero, pues, comprometerme a impulsar desde el primer día, medidas que incrementen la transparencia de la gestión legislativa y el acceso que tiene la población del trabajo que hacemos en esta Asamblea", expresó. Este compromiso que viene ligado a otro que hizo ese mismo día de que la Asamblea sería la primera institución en adaptarse a los requerimientos de la Ley de Acceso a la Información quedó solo en eso. Reyes se sigue negando a dar información sobre regalos y obras de artes, así como del listado de asesores de las fracciones legislativas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación