Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Profesores pedirán una estrategia de seguridad

b Están agobiados por las amenazas, las extorsiones y asaltos de que son objeto b Sostienen que las condiciones para laborar son adversas y afecta el proceso de enseñanzab Piden a Educación inyectar más fondos al sistema de salud docente

Agentes de policía custodian la entrada de una escuela en Apopa. Foto eh / archivo

Agentes de policía custodian la entrada de una escuela en Apopa. Foto eh / archivo

Agentes de policía custodian la entrada de una escuela en Apopa. Foto eh / archivo

Los docentes están convencidos de que sin mayor inversión en educación, sin las condiciones de seguridad en el ámbito escolar y sin una verdadera atención a las necesidades docentes el país no logrará dar pasos seguros para alcanzar ese nivel de enseñanza de calidad que se requiere. Eso dejó claro Paz Cetino Gutiérrez, el secretario general de Bases Magisteriales.

Cetino Gutiérrez narró que en un congreso de educadores realizado por la gremial en la primera semana de diciembre los asistentes llegaron a la conclusión de que "el sistema educativo está anquilosado".

Con ello se alude a varias situaciones que impactan al sector educativo: entre ellos que el actual gobierno - a criterio de los profesores- no cumplió la promesa que lanzó en la anterior campaña para la presidencia de elevar a 4.5 % la inversión en Educación con respecto al Producto Interno Bruto.

Según el dirigente sindical, al final no se ha superado el 3.2 % y tampoco los programas insignia como la Escuela Inclusiva de Tiempo Pleno y la Alfabetización de Adultos no han tenido el éxito que se preveía.

Bases Magisteriales es una de las dos organizaciones sindicales de educadores que en los últimos años se ha mantenido muy crítica sobre una serie de problemas que aquejan al sistema educativo público y al propio magisterio. La otra organización a saber es Simeduco.

El representante de Bases Magisteriales afirmó que paralelo al tema del financiamiento los profesores están seriamente preocupados por la inseguridad existente en las escuelas y que afecta a cada uno de sus actores.

"Lo que está claro es que no sólo nosotros estamos diciendo que la inseguridad en las escuelas se lleva de encuentro el proceso en conjunto. Lo dijo el Programa de las Naciones Unidas (para el Desarrollo) en el informe que acaba de presentar. Dijo que un denominador común que existía era el miedo. El miedo en los alumnos, miedo en los profesores, miedo en los padres de familia. Si usted está en un ambiente dominado por el miedo cómo vamos a tener mejores resultados", expresó el sindicalista. La aspiración de los educadores es que los centros sean recintos libres de violencia, libres de terror, libres de amenazas que les permitan desempeñarnos de la manera holgada, más segura.

Añadió que "se necesita diseñar una estrategia de seguridad para las escuelas, en donde los mayores protagonistas sean las comunidades educativas, la alcaldía municipal, el Ministerio de Seguridad Pública a través de la Policía Nacional Civil, maestros, padres y alumnos que estamos en los recintos".

Desde la óptica de Cetino Gutiérrez, mientras esa estrategia no sea creada la Policía por si sola no podrá lograr mejores controles en las escuelas, mucho menos los docentes.

Asegura que la situación de los docentes es bien delicada. "Conocemos de compañeros profesores que todo el año pasaron siendo amenazados por alumnos que les decían "yo voy a pasar el año profesor, yo voy a pasar el año profesor, yo voy a pasar el año profesor". Al final al profesor no le quedó más que pasarlos con la nota que ellos decían que se les pusiera. Ante esa situación cómo maneja usted el proceso educativo, si hay toda una estrategia de manipulación de estudiantes para con los docentes", expresó el profesor aludiendo a los testimonios que sus colegas le han dado.

El secretario general de Bases, quien también funge como director de un complejo educativo ubicado en Santa Tecla, expresó que se necesita mayor asignación de fondos a los centros, para poder propiciar mejores condiciones de seguridad al interior y con ello un ambiente más amigable para que los profesores puedan brindar buena enseñanza.

Además hay centros educativos que requieren la construcción de muros perimetrales o arreglos en las instalaciones para evitar el ingreso de miembros de las pandillas o delincuentes durante el día y que en la noche sea para amedrentar o saquear la escuela.

La reflexión de los profesores sobre las presiones que los agobian ha llevado a la gremial a tomar la decisión de continuar demandando que se atiendan sus condiciones sociales. De lo contrario el sistema educativo no superará el estancamiento en el que ha caído y mucho menos se logrará avances en la calidad de la enseñanza.

Una debilidad que de acuerdo con lo expresado por los educadores queda evidente en el hecho de que en el último quinquenio el promedio de la Prueba de Aprendizaje y Aptitudes no ha pasado de un promedio de 4.88 a un 5.3 que se marcó en la última edición.

"Aquí se quiere ver al maestro como un apóstol, que tiene que hacer las cosas porque esa es su misión, pero a ellos no les interesa que el profesor esté gastando más del dinero que tiene que gastar en pasaje porque tiene que estar pagando renta (a las maras) para poder acceder a las comunidades educativas. Les están robando seguido", expuso. Otra de las quejas que persisten en el gremio se refiere a la mala atención que reciben en el sistema de salud del magisterio que está regido por el Instituto Salvadoreño de Bienestar Magisterial (ISBM).

El sindicalista detalló que si bien el ISBM amplió cobertura los aportes que dan los educadores y el Estado, como patrono, ya no son suficientes para dar una buena atención.

"Se necesita una inversión por parte del Estado, que nos permita mejorar algunas áreas deficitarias, como la entrega de medicamentos y citas con médicos especializados.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación