Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Prepago en el limbo y aparatos de Subes arruinados

Cobro electrónico "no está funcionando", dicen los motoristas consultados

Miranda dijo que renovará parte de la flota de microbuses de la ruta 42 Cerca de 68 unidades nuevas estarán "adecuadas" para instalar el aparato, aseguró. Foto EDH / Miguel Villalta

Miranda dijo que renovará parte de la flota de microbuses de la ruta 42 Cerca de 68 unidades nuevas estarán "adecuadas" para instalar el aparato, aseguró. Foto EDH...

Miranda dijo que renovará parte de la flota de microbuses de la ruta 42 Cerca de 68 unidades nuevas estarán \"adecuadas\" para instalar el aparato, aseguró. Foto EDH / Miguel Villalta

A casi dos años que el Viceministerio de Transporte (VMT) y la empresa Subes iniciaran la instalación de los aparatos lectores de la tarjeta prepago en el transporte público del Área Metropolitana de San Salvador (AMSS), algunos todavía pasean "fuera de uso". Así lo aseguran algunos motoristas de las rutas de Santa Tecla y Ciudad Merliot.

Además de no superar los problemas técnicos iniciales, los tubos donde fueron instalados los validadores han sido "arrancados", debido "al mal uso que le dan los usuarios", según los motoristas.

Algunos están "flojos" y otros sirven de "apoyo" para los usuarios de la unidad, aseguró el despacho de turno de la ruta 101 microbús de Santa Tecla, Ernesto Rivas.

Según Catalino Miranda, presidente de la Asociación Cooperativa de Transportes de El Salvador (Acostes), que agrupa a las Rutas 42C, 42A y 42E microbús, los lectores de tarjetas están deteriorados en algunas rutas.

"El deterioro de algunos, no todos, es quizás porque la parte técnica (Subes) no se percató del tubo donde iba sostenido, y es frágil, tostado, una persona se agarra de ahí y eso no es para eso, entonces se quiebra. Prácticamente ha sido porque no se adecuó desde el inicio en los lugares idóneos", explicó.

El transportista aseguró que el costo de reparación corre por cuenta de la empresa Subes, ya que el contrato estipula que el operador tecnológico es el que le dará mantenimiento por un periodo de 10 años, afirmó.

En la ruta 101B microbús, de una flota de 60 unidades, al menos a 30 le han tenido que desinstalar los validadores, afirmó Rivas.

"(Subes) las quita y ya no las regresa. Hay varias (unidades) que no tienen esos aparatos", estimó.

Los motoristas de esa ruta estimaron que el operador tecnológico ya no le dio "seguimiento" al proyecto; incluso dijeron que algunas tiendas de la zona ya no venden recargas porque era un "mal negocio".

A este problema, se suma el mal funcionamiento de los lectores de tarjetas.

En la ruta 101B microbús, que hace su recorrido desde Alpes Suizos I hacia el centro de San Salvador, se pudo constatar que en varias unidades los aparatos van apagados. Esto, según los motoristas, es así porque no funcionan.

"Desde hace dos meses reportamos que no servía, pero no han venido a verla (Subes", explicó el despacho de turno del punto de salida de los microbuses.

Para el diputado de ARENA y miembro de la comisión de Obras Públicas de la Asamblea Legislativa, Carlos Reyes, el cobro electrónico está siendo impulsado por una empresa que no tiene experiencia en el tema de tarjeta prepago.

"Tengo documentación, en donde puedo demostrar, que estas empresas no tienen ninguna experiencia. Y resulta que un mes después se viene a constituir acá, se la dieron a ellos sin ninguna licitación, sin ninguna ley", dijo Reyes en la entrevista República SV, en Canal 33.

El funcionario indicó que en marzo de 2011 se constituyó el operador tecnológico Subes- Uruguay; un mes después se establece.

El VMT le dio su "visto bueno" a Subes para que instalara los validadores en las unidades del AMSS, aduciendo que es la única empresa que cumple con los requisitos para hacerlo.

Aparatos inutilizados

Hace año y medio que las autoridades del Viceministerio de Transporte (VMT) y la empresa Subes anunciaron el inicio del cobro electrónico del pasaje en algunas rutas del transporte público del Área Metropolitana de San Salvador (AMSS), pero el sistema aún no ha logrado despegar.

Aunque Catalino Miranda evitó opinar si el proyecto de cobro electrónico está "abandonado", los motoristas de algunas rutas de Santa Tecla y Ciudad Merliot pusieron en duda la continuidad del sistema.

Miranda se limitó a decir que "está ahí (sistema), porque existe la empresa".

Según los conductores, la apatía de los usuarios para pagar de forma electrónica continúa. Es más, aseguran que el número de personas que usa la tarjeta se ha reducido significativamente.

Sólo entre una y tres persona al día utilizan la tarjeta, dijo Óscar Portillo, motorista de la ruta 101D, la cual hace su recorrido desde Santa Tecla hasta el centro de San Salvador.

El despacho de turno de esa ruta aseguró que pese a que todos los aparatos funcionan en esa ruta, los usuarios no los utilizan. En un recorrido, de un promedio de 250 a 300 pasajeros, dos pagan con la tarjeta, ejemplificó el motorista Julio Cárdenas.

Los motoristas de la ruta 97, de Santa Tecla, comparten esos números.

Para Miranda, el problema radica en que no hubo una campaña publicitaria eficiente hacia los usuarios, quienes deciden utilizar o no el plástico. "Hay que ser bien sincero y honesto, al no darle seguimiento a un tema la cosa se vuelve... Tal vez un 1 % (de usuarios) tiene saldo en la tarjeta, es raro ver a una persona que saque su tarjeta para pagar", afirmó.

Las autoridades del VMT y los buseros de Sipago han insistido en que el cobro electrónico es un requisito para que el Banco de Desarrollo de Brasil (Bndes) otorgue el crédito a los buseros, quienes son los que comprarán los buses articulados que necesitará el Sistema Integrado de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (Sitramss).

El viceministro García ha dicho que no usar la tarjeta pone en riesgo la compra de los buses. En octubre, los representantes de Sipago informaron que esperan firmar el préstamo de $48 millones en diciembre.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación