Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Política de trasplante, 13 años después de reforma al Código de Salud

El documento manda a crear un Centro Nacional de Trasplante y establecer los mecanismos de financiamiento

Cirugía de trasplante de riñón realizado en 2010 en el Hospital Bloom. Hace más de año y medio que no se ha hecho otro trasplante.

Cirugía de trasplante de riñón realizado en 2010 en el Hospital Bloom. Hace más de año y medio que no se ha hecho otro trasplante.

Cirugía de trasplante de riñón realizado en 2010 en el Hospital Bloom. Hace más de año y medio que no se ha hecho otro trasplante.

A paso lento. Así se ha trabajado en el país, sobre todo en el sistema público de salud, para asegurarle a las personas con insuficiencia renal el acceso a un trasplante de riñón y de otro tipo de órganos y tejidos.

La reciente Política Nacional de Trasplante de Órganos, Tejidos y Células para fines Terapéuticos y Científicos se finalizó 13 años después que se reformara el Código de Salud, para respaldar este tipo de procedimiento y se abría la puerta para el donante cadáver.

El nuevo documento aún no ha sido oficializado por las autoridades del Ministerio de Salud (Minsal).

Aún falta camino que recorrer. Se deben crear las condiciones para implementar los diferentes aspectos que se establecen en la política: tener presupuesto, crear una ley de trasplante de órganos, entre otros.

En el país, la insuficiencia renal se ha convertido en un verdadero problema para el sistema sanitario del país, los servicios de nefrología se encuentran saturados y no todos los pacientes tienen acceso a los tratamientos sustitutivos con los horarios indicados.

En el Seguro Social, el trasplante de riñón es una realidad con limitantes.

En el Hospital de Niños Benjamín Bloom, hace más de año, y medio se hizo la última de estas cirugías.

En el Rosales intentaron aplicar el programa, pero faltó apoyo para sostener el tratamiento, de acuerdo con los especialistas, por ello el esfuerzo se redujo a dos trasplantes.

El cirujano Eduardo Manrique Rodríguez Loza, presidente del Consejo Nacional de Trasplante, manifestó que a partir de 2001 se trató de impulsar el tema, pero no ha fructificado.

Incluso, en la misma política publicada en el Diario Oficial, el 30 de septiembre de 2014, está plasmado parte del problema.

Con las modificaciones al Código de Salud se mandó a crear el Consejo Nacional de Trasplante. "Durante los siguientes diez años se conforma en al menos en dos ocasiones dicho Consejo, sin embargo los avances en adecuaciones administrativas e institucionales y asignación presupuestaria no se realizan ni se apoya para posicionar el tema como relevante y posible a nivel nacional. Es notoria la falta de sistematización de dicha experiencia de ese periodo", se lee en el documento que contiene la política.

Rodríguez Loza expuso que en el aspecto de legislación, El Salvador es de los más atrasados en Latinoamérica; él cree que en unos tres meses se pude tener un machote de la ley para entregárselo a las autoridades Sanitarias y este enviarla a la Asamblea Legislativa.

La política establece que debe elaborarse un borrador de Anteproyecto de Ley de Donación y Trasplante de Órganos, crear el Centro Nacional de Trasplante como una entidad adscrita al Ministerio de Salud (Minsal) cuyo rol será encargará de coordinar la distribución de los órganos.

Además debe establecerse los mecanismos financieros necesarios para garantizar la sostenibilidad económica de los procedimientos, infraestructura, tecnología, medicamentos, insumos y personal.

La política establece la gratuidad de la donación, las regulaciones sobre donante vivo, cadavérico y receptores del trasplante, mecanismos de prohibición de comercialización y tráfico de órganos.

Se deberán impulsar estrategias de información y educación y promocionar la donación altruista.

La política está vigente desde el 30 de septiembre de 2014, pero las autoridades aún no hablan públicamente de sus implicaciones.

El presidente del Consejo Nacional de Trasplante manifestó que como ente consultor sugieren que en el país se inicie con el trasplante de riñón debido a la problemática que existe y la experiencia que se tiene en el tema.

Para operativizar la política es necesario hacer un registro del número de trasplantes que se realicen, una lista de pacientes en espera de los procedimientos.

"La propuesta es empezar con la enfermedad renal crónica, de hecho es la parte en la que se tiene más información, de cómo se está comportando, se tiene la información recabada de cuántos están en diálisis, cuántos están por necesitar otro tipo de terapia", acotó el especialista.

Rodríguez Loza dijo que se requiere crear una entidad independiente similar al Instituto Nacional de Salud (INS) para que sea el centro de trasplante. Además, opina que debe garantizarse el financiamiento para que funcione el programa de trasplante.

"Con esta política el ministerio tiene que poner el abastecimiento de los medicamentos de por vida, que no le falte a ningún trasplantado", acotó.

Roxana Durán, presidenta de la Asociación de Trasplantados Renales de El Salvador (Atres), del Seguro Social, opinó que es importante que se aplique la política y lo que está plasmado en ese papel, porque como pacientes enfrentan una serie de dificultades, y en el país prácticamente solo el ISSS hace trasplantes de riñón.

"La institución se ahorraría dinero y el paciente tendría una mejor calidad de vida", comentó Durán.

La presidenta de Atres indicó que es importante que los enfermos renales tengan acceso a este tipo de procedimientos quirúrgicos.

"Lo que han puesto ahí para mi son cosas que en un papel marcaron, que en un futuro se pueda dar, que el paciente tiene derecho a los medicamentos, a la salud; pero en realidad tenemos el derecho, pero no nos dan toda la cobertura, hay veces que no hay medicamentos", manifestó Durán.

Sobre el tema de trasplante con donante cadáver (ser humano que ha sido declarado muerto utilizando los criterios médicos establecidos cuyos órganos, tejidos y células han sido procurados para ser trasplantados), expresó que en la política se establece que debe haber un lugar adecuado para hacer los procedimientos.

"Bueno, ya llevamos esta gestión y los cinco años de la gestión anterior y tampoco se ha visto nada claro, (la política) es algo que queda archivado y (las autoridades) se olvidan de lo que un día prometieron y plasmaron en el papel", añadió Durán.

La representante de los pacientes trasplantados del ISSS comentó que en el ISSS solo les dan un medicamento original, que en noviembre de 2014 enviaron una carta a la dirección del ISSS para exponerle las necesidades que hay, pero hasta inicios de la semana no tenían ninguna respuesta, que requieren que se amplíe la unidad de trasplante para que más derechohabientes sean beneficiados.

En varias ocasiones se ha solicitado una entrevista al Minsal para conocer sobre el avance de la política de trasplante de órganos, pero no la han brindado .A finales de la gestión anterior, Víctor Rivera, director de Regulación y Legislación en Salud, manifestó que tenían un diagnóstico del trasplante en el país y el documento de implementación de la política, pero se estaba pendiente que los titulares la oficializarán.

"Se han estado realizando diferentes esfuerzos por trasplantar, pero no había un seguimiento de parte de la institución que garantizara una continuidad presupuestaria", añadió Rivera.

El director de Regulación y Legislación en Salud indicó que en el país hay personal con la capacidad de hacer esta labor, pero falta la adecuación institucional y trabajo en red.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación