Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Polémica por registro de medicinas

Ante la posible comercialización de más productos sin registro, la DNM ha convocado a una reunión el lunes

El hecho de que un producto tenga registro sanitario en otro país o que la Junta de Vigilancia de la Profesión Químico Farmacéutica le haya otorgado un "certificado de libre venta" aún vigente no implica que una medicina o un insumo médico pueda ser comercializado en El Salvador.

Así lo reiteró ayer el director nacional de medicamentos, Vicente Coto Ugarte, luego que este periódico publicara un reportaje sobre la compra de un jabón de uso quirúrgico que hizo el ISSS, pese a que el producto no tiene registro sanitario local.

El artículo 29 de la Ley de Medicamentos establece que para importar, exportar, fabricar, distribuir, almacenar, comercializar, dispensar y promocionar medicamentos es necesaria la "autorización previa" de la DNM.

Coto Ugarte aclaró el Consejo Superior de Salud Pública tenía algunas competencias respecto a los productos farmacéuticos antes de que entrara en vigencia de la Ley de Medicamentos. En ese caso, explicó el director, si el registro de medicamentos estaba vigente en el CSSP, pasó a estar vigente ante la dirección y así continúa.

En el caso de los insumos médicos y de los productos químicos, la Junta de Vigilancia de la Profesión Químico Farmacéutica, según la Ley de Farmacias que estaba vigente antes de la Ley de Medicamentos, solo podía visar facturas comerciales de químicos. Pero dicha junta, afirmó Coto Ugarte, "nunca tuvo una competencia para registrar un producto y menos para dar un certificado de venta libre". Al hacerlo, la junta estaría excediendo las responsabilidad que le otorgaba el artículo 9, inciso "k", de la Ley de Farmacias. Coto Ugarte aclaró lo anterior luego que el gerente de Cellfood Centroamérica, José Quintanilla, presentara un certificado de venta libre extendido por la Junta de Vigilancia de la Profesión Químico Farmacéutica.

El documento extendido en diciembre de 2010 afirma que el producto Foam Safe (gluconato de clorhexidina al 4 %) está registrado.

Quintanilla presentó el documento luego que la DNM dijera a El Diario de Hoy que Foam Safe no tiene registro vigente ante dicha institución.

Ayer por la tarde, el director de medicamentos recibió a Quintanilla y le explicó que documento extendido por la JVPQF no tiene validez.

Tras la explicación de Coto Ugarte, Quintanilla considera que fue estafado por la JVPQF. El regente de Cellfood acudirá esta mañana a la DNM para registrar el referido producto de acuerdo con la Ley de Medicamentos.

Coto Ugarte explicó que los certificados extendidos por la junta son tan inválidos como los permisos que algunas unidades de salud han dado para la fabricación de medicamentos naturales.

Añadió que en vista de que puede haber más importadores y distribuidores de fármacos e insumos con registros no válidos, el lunes habrá una reunión para explicarles cómo deben proceder para registrarlos ante la DNM.

Adelantó que el Reglamento para la Autorización de Insumos Médicos y la guía para su registro establecen el trámite que tienen que hacer quienes distribuyen este tipo de productos antes de importarlos, exportarlos, fabricarlos, almacenarlos, promocionarlos y comercializarlos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación