Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pobreza, abandono del padre y poca educación amenazan vida de niños

Informe de Situación de la Niñez y Adolescencia en El Salvador afirma que "urge atacar la mortalidad neonatal" y señala abandono escolar, pese a mayor cobertura educativa

Cuando un niño es hijo de una familia pobre, de la zona rural y con una madre de con baja escolaridad tiene mayor riesgo de morir antes del primer año de vida, según Unicef. Foto EDH / Lissette Monterrosa

Cuando un niño es hijo de una familia pobre, de la zona rural y con una madre de con baja escolaridad tiene mayor riesgo de morir antes del...

Cuando un niño es hijo de una familia pobre, de la zona rural y con una madre de con baja escolaridad tiene mayor riesgo de morir antes del primer año de vida, según Unicef. Foto EDH / Lissette Monterrosa

Los niños están más protegidos en El Salvador ahora que hace 25 años, pero aún enfrentan obstáculos para su vida y pleno desarrollo.

Pese a los avances obtenidos por el país, al disminuir la mortalidad infantil y aumentar la cobertura educativa, los niños pobres, hijos de madres con baja escolaridad y de familias de la zona rural no la tienen fácil. Para ellos es más alta la probabilidad de morir antes de cumplir un año, de tener desnutrición y de abandonar la escuela en la adolescencia.

"Cuando un niño nace en el 20% de hogares más pobres, mueren 29 niños por cada mil nacidos vivos, pero cuando nace en hogares más ricos solamente mueren 6 niños por cada mil nacidos vivos", afirmó ayer Gordon Jonathan Lewis, representante de Unicef en el país. Sus declaraciones precedieron la entrega del Informe Situación de la Niñez y Adolescencia en El Salvador. El documento fue recibido por el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, en el marco de la celebración del 25 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño. Según Lewis, la disparidad de oportunidades para los niños "se dispara" cuando la madre tiene baja escolaridad. "Aquí es donde vemos una gran diferencia en esas disparidades", afirmó. La diferencia que separa a los hijos de los hogares más pobres de los hijos de hogares más ricos también se evidencia con los datos sobre desnutrición. En palabras de Lewis: "Esto es importante porque le da una pista al Estado salvadoreño sobre dónde se encuentran las familia más vulnerables y cómo hay que focalizar las intervenciones".

El representante de Unicef también señaló que, pese a que ahora hay menos hogares viviendo en pobreza, esta "se ha infantilizado particularmente en los primeros años de vida". Pues mientras solo el 30 % de adultos vive en hogares pobres, esa es la realidad para el 44 % de los niños del país. Otro obstáculo al que se enfrenta este grupo, es a vivir con miedo. Pues mientras los adolescentes de 15 a 19 años corren riesgo de ser asesinados, las niñas y corren el riesgo de sufrir violencia sexual. Lewis agregó que "vivir sin familia también constituye una puerta a la vulnerabilidad de los niños". En el país, aproximadamente 848 mil niños y adolescentes viven en hogares donde no hay un padre, una madre o ninguno de ellos. Otro fenómeno que preocupa a Unicef es que aunque las tasas de cobertura en educación han estado subiendo, los niños comienzan demasiado tarde la educación y no todos la terminan. La cobertura de educación inicial para niños de 0 a 3 años de 2009 al 2013 es menos del 1.4 por ciento; para la parvularia es de 52 %; y en Educación Básica es "casi universal". Sin embargo, en palabras de Lewis, "la matrícula en Educación Media baja rápidamente".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación