Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pleito legal entre VMT y Ruta 29 acabó en la concesión de placas al Sitramss

El litigio inició en 2013, debido a las sanción que el VMT impuso a Acopatt por participar en una protesta. Al final, a los buseros les quitan las sanciones y estos entregaron placas al Sitramss

Una placa de Ruta 29-D en bus padrón. Según estudio del Sitramss, en 2012 ese bus rondaba entre los 15 y 19 años de antigüedad.

Una placa de Ruta 29-D en bus padrón. Según estudio del Sitramss, en 2012 ese bus rondaba entre los 15 y 19 años de antigüedad.

Una placa de Ruta 29-D en bus padrón. Según estudio del Sitramss, en 2012 ese bus rondaba entre los 15 y 19 años de antigüedad.

El traspaso de placas de unidades de la 29 hacia buses del Sitramss sería el resultado del pleito legal entre el Viceministerio de Transporte (VMT) y la Asociación Cooperativa de Pilotos Automovilistas y Trabajadores del Transporte (Acopatt), Ruta 29, que duró casi año y medio.

Algunos buses de la asociación, cuyas placas fueron trasladadas, tenían los permisos de línea cancelados y el pago del subsidio estaba suspendido por incumplimiento del contrato de concesión.

Una serie de documentos recopilados por El Diario de Hoy muestran cómo ocurrió el proceso para que del litigio legal pasaran al acuerdo de entregar las placas.

En enero de 2013, un grupo de buseros salió a las calles en protesta por el impago de subsidio por parte del Gobierno, por lo que paralizaron parcialmente la circulación.

A raíz de haber dejado de prestar el servicio, el VMT inició un proceso para terminar los contratos de concesión para la prestación de servicios de las seis rutas que sumaban un total de 64 unidades, según constan en las resoluciones con referencia número 012, 011, 007, 008 y 010 proporcionados por la Oficina de Información y Repuesta (OIR) del VMT el pasado 28 de enero.

"Los días 2, 3 y 4 del mes de enero del año 2013, las unidades del transporte correspondiente a la ruta AB029D no prestaron el servicio público de transporte colectivo de pasajeros respectivo", reza uno de los informes realizado por la Unidad de Inspectoría General, a partir del cual el VMT dio por cancelados los contratos en abril de 2013.

El proceso para caducar el contrato inició 27 días después de la protesta.

En las resoluciones no se lee que la sanción haya sido por incremento a la tarifa sin autorización, tal y como lo declaró en el viceministro de Transporte, Nelson García, en abril de 2013.

Esa sanción ocasionó que Acopatt interpusiera seis amparos, el 8 de mayo de 2013, ante la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Corte Suprema de Justicia (CSJ ) para revocar la medida del VMT de suspender los permisos de línea.

El 12 de junio de ese mismo año, la Sala suspendió provisionalmente la sanción y le ordenó al VMT que incluyera en el sistema de caja única (registro interno de los buses y microbuses que están vigentes) los permisos de línea de 34 buses correspondientes a las rutas 29-C, 29-E y 29-F.

Cinco meses después la Sala le reiteró al VMT que cumpliera la medida cautelar decretada.

En noviembre de 2013, el viceministro García dijo que acataría la resolución de las tres demandas admitidas. Pero aún estaba en el limbo la circulación de otro grupo de unidades.

Entre mayo de 2013 y marzo 2014, Acopatt llevaba ya 11 meses de tener 64 unidades a las cuales no les podían renovar permisos, aunque sí estaban circulando.

Ese mismo marzo, los miembros de Acopatt llegarían a un acuerdo interno, el cual los llevaría a salir del litigio legal con el VMT.

En uno de los documentos, al que tuvo acceso El Diario de Hoy, la junta directiva de Acopatt convino por unanimidad presentar un recurso de "desestimación de las demandas contenciosas administrativas presentadas ante la Sala de lo Contencioso Administrativo, contra el director general de Transporte del VMT, por sanciones administrativas en contra de la referida sociedad", dice el escrito con fecha 3 de marzo de 2014.

Ocho días después, el 11 de marzo, el VMT revocó las sanciones contra las unidades de Acopatt y autorizó el "goce del beneficio de la compensación", señala la resolución 00017/DGTT/UCU/2014.

"Ordene el pago del beneficio de la compensación de los meses que han sido denegados en virtud de este procedimiento, a partir del mes de noviembre del año 2012, hasta el presente año", se lee en el mismo documento.

El cuadro anexo a dicha resolución proporcionado por la OIR del VMT, aparece el código, el número de caja única y la placa de las 64 unidades de las rutas 29-C, 29-C2, 29-D, 29-E, 29-F y 29-H, a las cuales se les revocó los efectos de las sanciones.

Razones porque el VMT quitó sanción a Acopatt

"Al preguntar al despacho se nos respondió que por el hecho de tener pocas unidades no pueden cumplir con la frecuencia y dan el servicio con las que tienen. Es de notar que la población está muy molesta por el hecho de que necesita movilizarse y a pesar que el servicio no es gratuito no lo tienen como se lo merecen", dice en uno de los reportes que la Unidad Técnica del VMT elaboró.

En el documento de revocatoria, con fecha 21 de febrero de 2014, las observaciones no varían para cada ruta, todas manifiestan el mal servicio que ofrecían debido a las pocas unidades.

A partir de las inspecciones de campo, en cada resolución se detalla que el lugar "requiere" de la flota para dar un buen servicio a la población. Mientras que en un apartado que reza: "Opinión técnica", dice que es "factible" autorizar que las unidades se les permita cubrir la demanda del servicio de la población de forma "eficiente".

"Revóquese en todas sus partes la resolución dictada por este viceministerio (...) En tal sentido, déjese sin efecto la resolución que dio por terminado totalmente el contrato de concesión número 0092/2006", señala el documento emitido para la Ruta 29-D, a la cual se le decomisó 13 permisos de línea.

Siete días después de que el VMT resolviera regresar los permisos, la gremial Acopatt acordó realizar "gestiones, coordinaciones, acuerdos, contratos y demás acciones para cumplir los objetivos trazados para la empresa" y para "continuar con el desarrollo de la empresa y su crecimiento", dice el documento al que tuvo acceso El Diario de Hoy que está firmando por al menos 22 accionistas.

Según el escrito, para ponerse a la vanguardia del sector transporte y ser "líder" en el Área Metropolitana de San Salvador (AMSS) tendrían que cumplir algunas disposiciones, como por ejemplo, gestionar ante Sipago la compra de acciones que legalmente les corresponden por ser concesionarios del servicio colectivo. De acuerdo con esta disposición, a la gremial le corresponden 133 acciones por tener igual número de concesiones.

Además, determinaron iniciar negociaciones con Subes y firmar los contratos correspondientes. Esta empresa actualmente instala los aparatos lectores de tarjeta en el Sistema Integrado de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (Sitramss) y es la que comercializa la prepago. La semana pasada, Subes informó que más de 6,000 prepagos han sido entradas solo para ese sistema.

Otro punto que acordaron para estar a la "vanguardia" en el servicio de transporte público fue que debían solicitar al VMT los cambios de recorridos que sean necesarios en las rutas AB29-C, 29-C1, 29-C2, 29-D 29-E, 29-F y 29-H.

Las autoridades han informado que las unidades de Soyapango, Ilopango y San Martín se convertirán en alimentadoras del Sitramss, es por ello que se les recortará recorrido.

La junta general de accionistas de Acopatt también se comprometió a realizar la entrega de hasta un máximo de 33 concesiones de líneas para que se implemente el primer tramo del Sitramss. Es decir pasar las placas de sus unidades a las unidades del Sitramss.

En la fase uno del plan piloto del Sitramss, que inició el 11 de enero, ocho unidades comenzaron a circular en los carriles exclusivos, tres de las ocho unidades ya portaban placas que correspondían a las rutas 29-D y 29-H.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación