Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Plazas y nombramientos no han sido con base en méritos, dicen analistas

Funes dijo que los cargos en el Gobierno no serían dados por "privilegios", pero entre los asignados hay amigos del presidente y familiares de otros dirigentes políticos.

Durante su mandato presidencial, Funes realizó varios movimientos en su gabinete de gobierno. El más reciente fue nombrar a Ástor Escalante como titular de la Siget. foto EDH / archivo

Durante su mandato presidencial, Funes realizó varios movimientos en su gabinete de gobierno. El más reciente fue nombrar a Ástor Escalante como titular de la Siget. foto EDH...

Durante su mandato presidencial, Funes realizó varios movimientos en su gabinete de gobierno. El más reciente fue nombrar a Ástor Escalante como titular de la Siget. foto EDH / archivo

Mauricio Funes también ha quedado en deuda, de acuerdo con analistas consultados, en una de sus promesas más emblemáticas: los cargos en el Gobierno serían dados por la honestidad y capacidad de las personas, y no por "vicios de padrinazgos sombríos".

"Esa es una de las grandes carencias. En el tema de la meritocracia es evidente que desde el primer día no lo cumplió. Ha habido asignaciones que no tienen nada que ver con mérito", enfatizó el observador político Francisco Bertrand Galindo.

En esto coincidió otro de los observadores políticos, Manuel Enrique Hinds, para quien Funes comenzó a nombrar personas afines al partido de izquierda, pero además a personas "terriblemente incompetentes".

"Este gobierno ha sido el más incompetente de la historia en todas las áreas", subrayó Hinds.

En esto concuerda Bertrand Galindo. "Hizo crecer el estado en más de 30 mil plazas sin que estén justificadas o que tengan demostración que han sido por mérito", aseveró el también abogado y exministro de Gobernación.

De hecho, cuando Funes anunció su gabinete sonaron nombres de amigos y personas allegadas al partido, como titulares de distintas entidades estatales, lo que provocó, incluso, algunas críticas desde el interior del partido que lo había llevado al poder: el FMLN.

El diputado farabundista, Roberto Lorenzana, criticó al mandatario por mantener en el cargo de presidente de la CEL a Nicolás Salume, hijo de Salume Barake.

"Por ética no lo hubiera puesto. Porque no voy a poner a un pariente de uno de mis principales financistas en un cargo", dijo Lorenzana.

Salume, además, fue el presidente de la CEL durante la administración de Antonio Saca. Esto contrasta con las palabras del mandatario en su primer discurso como jefe de Estado.

"Les garantizo que este será el gobierno de la meritocracia, no el gobierno de privilegios de unos cuantos, de abuso de clientelas y de los vicios de padrinazgos sombríos. Aquí las personas serán reconocidas por su talento y su honestidad, no por sus conexiones o por su apellido", dijo Funes.

El Diario de Hoy comprobó que esposas e hijos de dirigentes y altos funcionarios del FMLN, entre ellos el presidente electo Salvador Sánchez Cerén, ostentan cargos de gerencias, direcciones y jefaturas en el gobierno de Funes y en otras entidades de la administración pública. Incluso, existen casos donde los familiares tenían puestos en los tres Órganos del Estado, como el de la familia del diputado del FMLN y asesor de la Junta Directiva de la empresa Alba Petróleos, Orestes Ortez.

Uno de los hijos de Ortez, David Ortez Quintanar, fungía como Gerente Jurídico de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), pero fue destituido en octubre de 2013 por el presidente interino, Florentín Meléndez.

Asimismo, como directora general de Correos está Elsa Margarita Quintanar de Ortez, esposa del legislador farabundista.

También se ha identificado a Salvador Sánchez Villalta hijo del presidente electo, como gerente de inclusión social en Fonavipo, además de una de sus hijas, que trabaja en Cancillería y una nieta, con un cargo en la Comisión Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype).

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación