Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Piden a la OPAMSS revertir permiso para construir condominio

Los afectados son residentes de la colonia Escalón y sus casas colindarán con la torre de apartamentos

Esta es la vivienda que se está desmontando donde se construirá la torre de apartamentos. Foto EDH / Jorge Reyes

Esta es la vivienda que se está desmontando donde se construirá la torre de apartamentos. Foto EDH / Jorge Reyes

Esta es la vivienda que se está desmontando donde se construirá la torre de apartamentos. Foto EDH / Jorge Reyes

Un grupo de residentes de la colonia Escalón exige a la Oficina de Planificación del Área Metropolitana de San Salvador (OPAMSS) revertir el permiso con el cual daría inicio a la construcción de un edificio de condominios que estará ubicado entre el pasaje 12 y calle Juan Santamaría N. 124, de dicha residencial.

En esa dirección, la sociedad Cromeyer Ávila Inversiones edificará un edificio de condominios de nueve niveles para un total de 44 apartamentos en un área de 1,834.70 metros cuadrados, cuyo proyecto se denomina "Torre Santa María".

La inversora ya tiene la mayor parte de permisos que requiere de la OPAMSS y la alcaldía de San Salvador.

El primer documento que obtuvo la sociedad Cromeyer Ávila fue la Calificación de Lugar, el cual fue extendido por la OPAMSS el 13 de enero de este año.

Es con la extensión de ese documento que inicia la batalla legal de unos 39 residentes colindantes por detener el inicio de la construcción de la Torre Santa María.

A juicio del apoderado legal de los residentes, Alberto Sol, la información que la sociedad Cromeyer Ávila presentó en el plano topográfico del proyecto es falsa.

Los afectados pidieron a la OPAMSS revertir el permiso de calificación de lugar, en un primer escrito, el pasado 24 de febrero, y los motivos que expusieron fue que habrá un incremento de la densidad poblacional en la zona residencial, lo que generará perjuicios como el incremento de la electricidad, agua, teléfono, retiro de desechos de basura, vías de acceso y otros relacionados con viviendas múltiple.

Asimismo, le explicaron que se proyecta ubicar el edificio entre dos pasajes cerrados, lo cual afectará negativamente el tráfico del vecindario adyacentes, entre otras razones.

Sin embargo, la Oficina de Planificación les respondió dos meses y diez días después de la solicitud revocatoria, justificando que: "Según la Política Metropolitana de Desarrollo Urbano y Territorial, es necesaria la relativa densificación urbana, a fin de lograr la mejor gestión del territorio, por lo que la construcción en altura es necesaria particularmente en las zonas donde existe infraestructura".

Con los razonamientos expuestos, la institución les informó a los vecinos que se consideran afectados que "la Sociedad Cromeyer Ávila Inversiones está facultada para continuar con el trámite de permiso de construcción".

Sin embargo, el grupo de habitantes que colindan con el área donde se construirá la Torre Santa María volvió a acudir a la institución pidiendo que se revierta el permiso, porque la inversora les proporcionó información errónea.

El escrito lo pusieron el pasado 20 de mayo, exponiendo siete razones más con las que consideran se tiene que revertir el proyecto.

Sol explicó que la OPAMSS ya tiene planificada toda el Área Metropolitana de San Salvador con el tipo de construcción que se debe hacer.

En ese sentido, dijo que una de las primeras "anomalías" que detectaron fue que la entidad le otorgó a la sociedad Cromeyer Ávila una calificación de lugar de tipo HR 10, lo cual significa que pueden construir para 100 personas por hectárea.

Sin embargo, agregó, esa zona de la colonia Escalón es para construir residencias del tipo HR 5, es decir, 50 personas por hectárea.

Según el abogado de los demandantes, también es errónea la información que se presentó en el plano topográfico respecto con los colindantes del inmueble en el lindero sur del mismo.

La información que presentaron en el plano topográfico señala que 3 viviendas ubicadas entre el pasaje 12 y la calle Juan Santa María con salida al pasaje Unión son propiedad de María Mercedes González, del señor Roberto Varela, y Escalón Núñez.

Alberto Sol agregó que eso es falso, ya que la "única y verdadera colindantes es María Eugenia Orellana".

Sol dijo que la inversora también presentó información errónea respecto a los colindantes ubicados al Este, expresando que los mismo son María del Refugio Lean, Roberto Varela, Renato Matamoros, y otros; cuando en realidad son José Calderón y María González.

Sobre este último escrito para revocar el permiso de calificación de lugar, la OPAMSS aún no ha resuelto.

Dentro de la legalidad

Con todos los señalamientos que hace el grupo de residentes, la sociedad Cromeyer Ávila Inversiones dijo que están trabajando dentro de la legalidad, presentando y solicitando cada uno de los documentos que las instituciones requieren.

Como prueba de que están haciendo todo bajo la legalidad, mostraron el permiso de calificación de lugar, la revisión vial y zonificación, y la demarcación de línea de construcción que les ha otorgado la Oficina de Planificación.

Además, ya cuentan con el permiso de demolición total del inmueble donde se construirá la torre de condominios, y el permiso de tala otorgados por el Distrito 3 de la alcaldía de San Salvador.

Asimismo, ya cuentan con la factibilidad de energía eléctrica proporcionada por la Compañía de Alumbrado Eléctrico de San Salvador (CAESS).

Antonia de Rauda, asistente de la gerencia de Cromeyer Ávila, explicó que "todos los proyectos que pretendemos construir, nunca comenzamos a hacer nada si no tenemos los permisos".

Rauda negó que la información que presentaron a la OPAMSS sea falsa. Los demandantes han dicho que el pasaje donde entrarán los vehículos, una vez esté construida la torre, va a generar complicaciones de tráfico.

"La revisión vial, que la tenemos aprobada por OPAMSS y nos menciona todos los lineamientos que debemos de seguir para ese tipo de condominio, para que nos la dé, previamente van hacer inspecciones, tanto del tipo de residenciales y calles que hay ahí; no es que nosotros hayamos presentado información falsa", insistió la ejecutiva.

Otra de las quejas de los vecinos es que la empresa comenzó a demoler la residencia donde construirá el edificio, algo que también fue desmentido por la compañía porque solo han empezado a desmotar.

Rauda dijo que la demolición aún no la han iniciado, pese a que ya cuentan con el permiso de la alcaldía capitalina para hacerlo. Fue entregado el 19 de mayo.

Por su parte, el gerente administrativo de la empresa, Eduardo Cromeyer, dijo que no es cierto que la zona sea solo para construir residenciales y no condominios: "Es falso, si no, la OPAMSS no nos hubiera dado el permiso", dijo.

De acuerdo con la sociedad Cromeyer Ávila, el proyecto estará listo dentro de un año y medio.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación