Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Países democráticos rechazan propuesta

El intento de establecer una política mundial para la vigilancia de Internet se desinfló en la mayoría de países democráticos occidentales, que se mostraron en contra de otorgar demasiado poder a las Naciones Unidas, informó elmundo.es en esa oportunidad.

Los delegados de Estados Unidos, Reino Unido, Australia y otros países expresaron durante la conferencia de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) de ONU en Dubái su rechazo a la nueva redacción del tratado que buscaba regir las llamadas telefónicas internacionales y el tráfico de datos.

Inicialmente, la reunión de la UIT había disparado las alarmas sobre una posible legitimación de la censura y la vigilancia en Internet por parte de los Gobiernos. Por otro, la imposibilidad de alcanzar un acuerdo podría aumentar la posibilidad de que Internet funcione de manera muy diferente en las distintas regiones del globo.

Por su parte, el embajador de EE. UU., Terry Kramer, en la reunión de la UIT, dijo que había varias cuestiones que hacían imposible un acuerdo, incluido el reconocimiento de competencias sobre Internet a la UIT.

Así, por ejemplo, más poder en lo que respecta a la reducción de los correos electrónicos no deseados -conocidos como "spam"- abría la puerta a la supervisión del Gobierno y al bloqueo de mensajes políticos o religiosos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación