Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pacientes del Saldaña se retiraron sin el salbutamol

Director asegura que hay sustitutos, pero los usuarios se fueron solo con la receta

Una señora entrega sus recetas en la farmacia del hospital Saldaña, en San Salvador, ayer.

Una señora entrega sus recetas en la farmacia del hospital Saldaña, en San Salvador, ayer.

Una señora entrega sus recetas en la farmacia del hospital Saldaña, en San Salvador, ayer.

"De esta medicina no hay", le dijeron a José Iraheta, un señor de 65 años que llegó a recoger salbutamol spray; seguido le devolvieron la receta amarilla.

José la dobló y se la metió en la bolsa izquierda de la camisa, mientras arreglaba el resto de fármacos que le despacharon en la farmacia del hospital Saldaña, Carretera a los Planes de Renderos, en San Salvador.

"Aquí está la receta, no me lo dieron (el salbutamol), siempre me lo dan porque padezco de los bronquios, la voy a tener que comprar o quizá solo con la otra (medicina) me quede", comentó el señor.

José explicó que en las farmacias el spray tiene un costo de unos $12 y que ese producto es importante para su salud porque le ayuda a despejar los bronquios.

A él no le queda más que conformarse y esperar que el próximo mes el establecimiento esté abastecido.

David Martínez fue otra de las personas que se retiró con la receta amarilla sin despachar; él llegó a retirar el producto de una vecina a la que se le dificulta ir al hospital.

"No hay medicamento, salbutamol spray. Pero el mes pasado tampoco había de este medicamento", dijo Martínez.

En los servicios de hospitalización tampoco hay ceftriaxona, un antibiótico que es de los principales para combatir las infecciones, dijo una enfermera. Ante la escasez, los médicos han cambiado la indicación y suministran un sustituto a los usuarios.

El Sindicato General de Empleados de la Salud (Sigesal) denunció que en pediatría únicamente tienen amoxicilina, pero ese es solo uno de todos los antibióticos indicados para los infantes. Además, falta clotrimazole y betametasona, entre otros, denunciaron.

Según el informe de abastecimiento del Ministerio de Salud, entre el 14 y 20 de abril de este año, el último publicado, en el hospital Saldaña carecían del 30.3 por ciento de los productos, en concreto 80 de 264.

Ayer, Sigesal impulsó una reducción de labores en la consulta externa, lavandería y mantenimiento, ellos exigen la destitución del director Raúl Castillo.

El área de la consulta permanecía vacía, las personas que tenían programados sus chequeos tuvieron que reprogramar las citas.

Una de ellas fue Hilda Díaz de 67 años. La señora tenía consulta a las 10:30 de la mañana con el neumólogo, pero en la entrada le indicaron que pasara a reprogramarla. La nueva cita se la otorgaron para el 30 de mayo.

"Me afecta porque padezco de los bronquios, tengo asma, aquí me dan unos spray y no hay consulta", comentó Díaz.

A Blanca Rosa Menjívar también le tocó reprogramar la consulta de su padre, de 91 años, con el neumólogo.

"Pienso que esto está malo. Nos cuesta venir porque a veces no hay dinero, y a mí me cuesta andar con él. Dios quiera (que) me lo pasen en la emergencia porque está malito", dijo Menjívar. Ellos salieron a las 6:00 de la mañana del cantón Ojos de Agua San Rafael en Chalatenango.

En el hospital Saldaña se brindan unas 160 consultas al día.

Protestas

Víctor Antonio Torres, de Sigesal, aclaró que en estos cinco años el hospital es un caos y que el director no ha cumplido los acuerdos, entre ellos compra de insumos y uniformes para trabajadores, y remoción de jefaturas. Por ello, el sindicato piden su destitución.

Torres agregó que dicho centro médico debe más de $400 mil a proveedores y que hay maltrato de personal.

El director del establecimiento calificó de "paro de labores" y no de suspensión del servicio las acciones realizadas por el sindicato, ya que suspendieron las consulta.

Castillo no tenía datos precisos del impacto del paro porque impidieron la entrada de los jefes.

Agregó que tiene como dos meses de no reunirse con ellos, "me extraña porque estas medidas son al final de un diálogo que se agotó, pero ellos así son, al final van a salir con otras peticiones porque yo desconozco de malos tratos", declaró.

En cuanto a la falta de salbutamol y ceftriaxona expresó que tienen sustitutos.

"Ahorita cómo compramos si la unidad de compras está cerrada, tenemos varios medicamentos que necesitamos adquirir, pero con esto, eso se va a atrasar", acotó Castillo.

Referente a la deuda indicó que ellos funcionan con asignaciones del Ministerio de Hacienda y que las facturas se ingresan a su sistema para que la cancelen y si hay alguna factura sin cancelar no es responsabilidad del hospital.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación