Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Paciente hemofílico sin operación por falta de anticoagulante

El hospital informó que ha asignado $35 mil para adquirir los 250 frascos de factor VIII, que requieren para operar al paciente.

El paciente ha esperado más de dos meses para su operación en el Hospital Rosales. Requiere de una importante cantidad de frascos de factor VIII.

El paciente ha esperado más de dos meses para su operación en el Hospital Rosales. Requiere de una importante cantidad de frascos de factor VIII. | Foto por EDH

El paciente ha esperado más de dos meses para su operación en el Hospital Rosales. Requiere de una importante cantidad de frascos de factor VIII.

Han pasado dos meses y seis días desde que el paciente Lucio Salmerón ingresó al Hospital Nacional Rosales para ser intervenido por un tumor que le detectaron en la cadera izquierda. Cada día que pasa, él pierde la esperanza de poder ser operado.


La situación de Salmerón es complicada. El paciente, de 36 años, no puede ser operado ni tratado bajo los procedimientos habituales, porque él tiene hemofilia.


Esta es una enfermedad que provoca problemas en la coagulación de la sangre y se manifiesta por constantes hemorragias. Los recurrentes sangramientos tienden a provocar daños en las articulaciones de los pacientes.


Una operación para un paciente hemofílico es de alto riesgo, pues su sangre carece de lo necesario para lograr una buena coagulación.


Vía telefónica, Salmerón dijo que los médicos le han informado que solo para su operación necesitan hasta 250 frascos de factor VIII. Desde entonces, él cada día espera la buena noticia de que haya disponibilidad de tantos frascos.


El factor VIII, también conocido como factor antihemofílico, debe ser dotado al paciente para suplir la deficiencia y permitir la coagulación.
Pese a su importancia no es fácil de adquirir debido a sus altos costos. Solo un frasco de factor VIIIpuede llegar a costar hasta $300.


Salmerón es consciente de los precios y que, pese a las carencias, el Rosales suele brindar mayor acceso al tratamiento para los pacientes de escasos recursos.


Pero con cada día que pasa, él se desangra un poco más del absceso que le ha salido en el lado izquierdo de la cadera. Y cada vez hay más tristeza y desánimo en su voz al hablar sobre su condición.


El paciente es originario de San Francisco Gotera, Morazán. Por años la ganadería y la agricultura eran los medios para obtener ingresos y ayudar a su familia.


Sin embargo, su misma enfermedad se convirtió en un obstáculo para seguir adelante y tuvo que dejar de trabajar.


Para los pacientes con hemofilia cualquier golpe o herida, por mínimos que seas, implican el riesgo de una hemorragia interna.


Salmerón expresó que para  viajar desde San Francisco Gotera hasta el hospital Rosales le implica un gasto muy grande, por lo que no podía darse el lujo de lastimarse mientras trabajaba.


Por la misma falta de recursos, Salmerón pudo ir al Rosales a chequearse el absceso hasta un mes después de que le había salido.


En un principio él había intentado ignorarlo, curarlo con medicinas naturales, pero pronto, alrededor del absceso le salieron unas llagas de donde comenzó a sangrar y sangrar.


Por el interminable sangramiento es que ha decidido quedarse en el Rosales para no molestar a su familia con las curaciones, aunque aun no reciba señales de que se acerque el día de su operación.


“No para de sangrar. Siempre está sangrando, aunque sea un poquito está sangrando y sangrando”, aseguró Salmerón.


Al inicio de su ingreso, aunque no había los frascos necesarios para su operación, sí le estuvieron suministrando para controlar sus sangrados.
Pero Salmerón dijo que poco a poco comenzaron a disminuir las unidades que le administraban hasta que solo se han quedado dándole crioprecipitados, que son plasmas sanguíneos.


Además, la carencia se ha extendido. Para el viernes dejaron de suministrar factor VIII por completo, pues se agotaron las existencias en la farmacia del hospital.


La dirección del Rosales, por medio de la unidad de Relaciones Públicas, informó que ya está en trámite la compra para los frascos de factor VIII.


Solo para adquirir los frascos que se utilizarán en la operación de Salmerón, el Rosales ha asignado $35 mil de fondos propios.


Anibal Medina, presidente de la Asociación de Hemofilia, consideró que la situación viola el amparo concedido por la Sala de lo Constitucional a los pacientes hemofílicos. La Sala dijo que se les debe garantizar el tratamiento.

“La compra está en trámite, son $35 mil, ya le asignaron los fondos. Para comprarle el factor para la operación solo para él”.  Hospital Nacional Rosales
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación