Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

OIT exige al Goes respetar al gremio de empresarios

Las reformas a las leyes orgánicas de las autónomas trasladaban al presidente de la República la facultad de decidir quiénes serán los representantes del sector empleador en las instituciones

La ANEP ha señalado que la reforma a las leyes de las autónomas generó incertidumbre, afectó el empleo y la inversión

La ANEP ha señalado que la reforma a las leyes de las autónomas generó incertidumbre, afectó el empleo y la inversión

La ANEP ha señalado que la reforma a las leyes de las autónomas generó incertidumbre, afectó el empleo y la inversión

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) exigió ayer al Gobierno salvadoreño revertir las reformas que le dan potestad al Presidente de elegir a los representantes del sector empresarial en las 19 instituciones autónomas del Estado.

La decisión se da como respuesta a la exposición del descontento de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) ante la OIT, tras considerar que la iniciativa del gobernante limita la representación del sector privado en las instituciones paraestatales.

Las medidas con las que el empresariado salvadoreño estaba en desacuerdo, fueron denunciadas ante el organismo, y la Organización las calificó como una violación grave contra los convenios 87, 98 y 144, de la OIT.

El organismo además ha solicitado al gobierno que realice consultas al Consejo Superior del Trabajo y que, sin demora el caso sea sometido ante la Asamblea Legislativa para corregir la violación.

El Comité de Libertad Sindical de la OIT también señaló que debe respetarse la libre designación de representantes de los empleadores en las instituciones tripartitas, particularmente FSV, INSAFORP e ISSS.

En caso de no acatar el mandato por parte del organismo internacional, el gobierno estaría violentando los convenios de libertad sindical y la protección de derecho de sindicación, suscrito desde el año 1948 (num. 87).

Además el Convenio sobre el derecho de sindicación de negociación colectiva suscrito en 1949 (num. 98), que obliga a las autoridades a abstenerse de intervenir, limitar o entorpecer el derecho de trabajadores y de empleadores a elegir libremente sus representantes.

Además, la OIT se compromete a darle seguimiento al cumplimiento del mandato, al mismo tiempo que obliga al Gobierno de El Salvador a que debe informar de los avances.

Esta resolución fue publicada el 24 de junio después de terminar en Ginebra la 102 Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo, parte del Sistema de Naciones Unidas

"Se le está dando un mandato de corregir esas leyes, la OIT creará una comisión que vendrá al país el próximo año a preguntar si se está cumpliendo con el mandato y si no lo cumplen, el Presidente a lo mejor recibirá un llamado de atención cuando asista a la Asamblea General de la Naciones Unidas" comentó Arnoldo Jiménez, director ejecutivo de ANEP

Comentó además que como ANEP mantendrán informados a la OIT acerca de los avances que se vayan dando.

La gremial señala que decisiones arbitrarias como las reformas a las leyes orgánicas de las autónomas, causan inestabilidad, además frenan la competitividad y la generación de empleos en el país.

Las demandas

La medida de la OIT se da en respuesta a las reformas realizadas por parte del Ejecutivo a 19 leyes orgánicas de las instituciones autónomas, mismas que se ejecutaron por mandato del presidente Mauricio Funes.

Estas dan potestad a la Presidencia de la República para decidir quiénes serán los representantes del sector empleador en las autónomas y dejan sin efecto la participación de las gremiales sindicales y la opinión del sector empleador para nombrar a sus representante en dichas instituciones.

La injerencia de la Presidencia en las decisiones de los representantes de la empresa privada en las autónomas, dio como resultado 27 demandas en la Corte Suprema de Justicia y buscó detener los nombramientos por parte del Presidente Funes en las 19 autónomas.

Para entidades como la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (Camarasal) y ANEP, la medida por parte del presidente de la República, fue señalada de inconstitucional y como una injerencia del gobierno en las entidades compuestas por la sociedad civil.

Para la ANEP, el hecho de que fuera el presidente quien de forma directa nombrara a los representantes del sector empleador, era una clara injerencia por parte del gobierno en las organizaciones empresariales, esto como muestra de la violación del convenio 87.

Además se pasó sobre el convenio 142 que obliga a implementar el diálogo social a nivel tripartito, antes de pasar leyes laborales, eso no lo está haciendo el gobierno, a pesar de que está obligado según lo establece el Código de Trabajo.

Pronunciamiento de la ANEP ante la OIT

La gremial aprovechó la visita del Director General de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, Guy Rider, Representantes del sector empleador de Centro América, Panamá y República Dominicana, en junio recién pasado, para exponer su descontento ante la medida del Ejecutivo.

A través de su director Arnoldo Jiménez, director ejecutivo de ANEP, se fue enfáticos en que si no hay respeto a las leyes, a la Constitución, a la independencia de poderes y a los convenios internacionales, la incertidumbre continuará afectando el clima de inversión empresarial y esto no permitirá crear suficientes empleos para combatir efectivamente la pobreza en el país.

El representante de la ANEP además denunció, ante el director general de la OIT, la falta de voluntad del Gobierno de El Salvador de cumplir los convenios 142 y 144 de la OIT y el Código de Trabajo, que obligan a realizar una consulta tripartita previo a la aprobación de leyes laborales.

Ante esto, como respuesta, la OIT manifestó que permanecerán atentos a que el Gobierno de El Salvador rectifique ante la reforma inconsulta en las leyes de 19 instituciones autónomas promovida por el Presidente de la República en el 2012, sin someterlas a un análisis tripartito ante el Consejo Superior del Trabajo.

También espera que sean respetados los principios de libre designación de los representantes de los empleadores, ya que esto viola los convenios 87 y 98 de la OIT que se refieren a la libertad de asociación y a la independencia de las organizaciones para nombrar a sus representantes.

El presidente Mauricio Funes afirmó que las reformas a las autónomas, causaban malestar a los empresarios, por que ya no tendrían acceso a información privilegiada.

"Les preocupa ya no ser los únicos que van a tener acceso a esa información, o peor aún, si con el nuevo sistema de elección resulta que el que siempre ha estado ahí ya no es nombrado finalmente," declaró el presidente, en defensa de las reformas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación