Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Obligados a usar la tarjeta en los buses

Desde hoy, el Viceministerio de Transporte exige el pago con tarjeta de forma obligatoria Instalarán un sistema de molinete para que solo el que pague con tarjeta suba a la unidad

Ayer el VMT informó que cerca de 914 buses y microbuses ya tienen instalados los validadores o lectores de tarjeta prepago. Foto EDH / Óscar mira

Ayer el VMT informó que cerca de 914 buses y microbuses ya tienen instalados los validadores o lectores de tarjeta prepago. Foto EDH / Óscar mira

Ayer el VMT informó que cerca de 914 buses y microbuses ya tienen instalados los validadores o lectores de tarjeta prepago. Foto EDH / Óscar mira

Ayer se terminó el plazo de 90 días que el Viceministerio de Transporte (VMT) dio a los usuarios de buses y microbuses de Santa Tecla y Ciudad Merliot para que se "acostumbraran" a pagar el pasaje de forma electrónica.

A partir de hoy quienes utilizan esas unidades de transporte deberán cancelar la tarifa solo con la tarjeta prepago, o por lo menos eso es lo que espera el viceministro de Transporte, Nelson García, la empresa Sistema Único de Boletos Electrónicos (Subes) y un grupo de transportistas agremiados al Sistema Prepago (Sipago).

El sistema de cobros electrónico en el transporte público se ha realizado en otros países de la región, en los que también ha enfrentado contratiempos.

Ayer, en conferencia de prensa, García dijo que están preparados ante cualquier "situación" que pueda generar la obligatoriedad del cobro electrónico. "La situación más común que se pueda dar es que el ciudadano todavía no tenga su tarjeta", explicó García.

Un poco alejado al discurso de las autoridades del VMT, la realidad es que después de tres meses de haberse implementado el cobro electrónico como "prueba piloto" en Santa Tecla, los usuarios continúan mostrando desinterés por usar el sistema.

Ayer, usuarios de las rutas 101A y 101B, que hacen su recorrido de la colonia Las Delicias, de Santa Tecla, al centro de San Salvador, no habían comprado la tarjeta, pese a que a una cuadra del punto de buses hay una tienda que vende el plástico.

Adriana de Montes, quien se traslada desde Quezaltepeque hacia el centro de San Salvador, explicó que no había comprado la tarjeta porque aún puede pagar en efectivo y porque desconocía dónde las venden. Además, dijo desconocer que a partir de hoy el cobro es obligatorio.

Elisa Merino, una joven estudiante que reside en la colonia Las Delicias, de Santa Tecla, argumentó que no había podido comprar la prepago por falta de dinero, ya que esto también le implicaría hacerle una recarga. Aseguró que el usuario debería pagar de la manera que mejor le convenga.

El viceministro García explicó que para que "ninguna persona se quede sin transportarse" debido a la nueva disposición, han dado dos alternativas. La primera es que el usuario podrá comprarle al motorista una tarjeta con saldo, o bien el usuario le pagará el pasaje en efectivo, pero el motorista pasará su tarjeta prepago por el validador, para registrar el cobro electrónico.

"El motorista puede cargar una sola tarjeta con $30 por ejemplo, y el usuario le da el dinero, y él (motorista) pasará la tarjeta y entrega cuenta en la tarde. De tal manera que el control se hace", argumentó García.

Pero esta última modalidad, ¿no prolongará la obligatoriedad del usuario de pagar de forma electrónica?

Para el titular de Transporte, esta situación "posiblemente puede ocurrir o no puede ocurrir; no queremos especular". Pero esta nueva modalidad de cobro no tiene una fecha límite, todo dependerá de cómo "avanza el uso de la tarjeta", según las autoridades.

Un motorista de la ruta 101B, al ser consultado ayer sobre cuántas tarjetas tenía en sus manos para venderlas a partir de hoy, dijo que ninguna.

También aseguró que desconocía la nueva medida de que los motoristas deberán pasar la tarjeta en el validador cuando el usuario le pague en efectivo.

"No sabemos nada sobre eso, no tenemos indicaciones. No nos han llamado a reuniones, y si la gente sigue pagando en efectivo, nosotros vamos a aceptarle así el pasaje", dijo.

Daniel Bolaños, otro motorista de la 101A, estimó que solo el 1 % de los pasajeros paga con tarjeta.

"Suben 600 pasajeros en el día y solo cinco pagan con tarjeta. Para mañana (hoy) es mentira que la gente va a pagar con la tarjeta. Mi deber es encender la máquina, pero a nadie puedo obligar a pagar con tarjeta", dijo Bolaños.

Mientras tanto, los motoristas de la ruta 79, de Lourdes Colón, aseguraron que ellos están obligados a utilizar el aparato lector, pero que al final son los usuarios los que deciden en qué forma pagar.

"A saber qué van a decir los motoristas, porque manejar dinero aparte de la venta de tarjetas... aquí en un abrir y cerrar de ojos se meten los ladrones y nos pueden robar lo de la tarjeta", dijo un conductor.

Hasta ayer, la aceptación del sistema era nula, según los motoristas. Esto lo evidencian cuando al final del día, de un total de seis viajes que realizaran, un aproximado de seis pasajeros utilizó la prepago.

Miguel Castañeda, presidente de Sipago, empresa que también administrará los buses articulados del Sistema Integrado del Área Metropolitana de San Salvador (Sitramss), dijo que para asegurarse de que los motoristas utilicen la tarjeta prepago cuando el usuario paga en efectivo, desplegarán a personal en las 33 rutas de Santa Tecla para inspeccionar a los conductores.

Castañeda reconoció que el sistema de cobro electrónico está en una etapa de "transición" y que por ello no es eficiente al 100 %. "Lo importante es estimular e inducir el uso de la tarjeta. Después de esto vamos a ir pasando a lo que es la efectividad", explicó.

Sin embargo, añadió que si la población continúa renuente a utilizar la tarjeta electrónica como único mecanismo para pagar el pasaje, en los próximos días activarán un sistema de "molinete activado con un impulso de la tarjeta".

El validador estaría conectado con el molinete instalado en la entrada de los autobuses, para que cuando el usuario pase su tarjeta este le permita el paso.

"Es bueno que lo sepa la gente, que dentro de poco, cuando activemos el sistema del molinete con el impulso de la tarjeta no va a tener más que usarla (prepago), porque ya le hemos dado tiempo, hemos tenido tolerancia y se va a activar", acotó.

El VMT mostró ayer el centro de monitoreo que estará en sus instalaciones y desde donde podrán controlar permanentemente a cada unidad de transporte que esté dentro del sistema de recaudación electrónica.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación