Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Niurka, la costurera que llegó primero a Costa Rica

 Niurka decidió emigrar porque a sus 50 años, con más de 30 de trabajo en Cuba no tiene nada más que su familia.

Cubanos en Costa Rica

Niurka Aday Rodríguez denuncia que no ha sido incluida para salir en el primer grupo. | Foto por Óscar Iraheta

Niurka Aday Rodríguez denuncia que no ha sido incluida para salir en el primer grupo.

Ella y su marido están disgustados. Son de los primeros cubanos que llegaron a Costa Rica y no saldrán en el vuelo del martes en la noche. Supuestamente, un mal proceder de los empleados de Migración los dejó fuera del primer viaje y no saben aún cuándo saldrán de Costa Rica. A Niurka y su marido, José, le disgusta eso.

Sin embargo, el disgusto parece ser desplazado cuando la mujer, que pasa de los 50 años, recuerda la vida que ha dejado atrás, en Cuba, de donde salió hace varios meses rumbo a Ecuador pero con la mirada puesta en Estados Unidos.

Ella dice que era cuentacorrentista, eso en Cuba significa trabajar por cuenta propia. Era costurera, menester que le generaba 600 pesos (cubanos) semanales. Su trabajo le generaba más del doble de lo que un obrero que trabaja para el gobierno podría ganar en un mes, unos 12 mil pesos que equivalen como a 10 dólares, según explicó la mujer.

Pero con todo lo bien que le iba, Niurka decidió emigrar porque a sus 50 años, con más de 30 de trabajo en Cuba no tiene nada más que su familia. Y aunque un tanto tarde, prefiere darle un golpe de timón a su vida, no tanto por ella sino por su madre.“Tengo a mi madre en silla de ruedas y quiero que, por lo menos en sus últimos días, tenga seguro los tres tiempos de comida”, dijo la mujer, oriunda de La Habana.

“Mi viejita, si desayuna no almuerza ni cena. Y si cena, no almuerza ni desayuna”, añadió la mujer, quien vendió el único material que tenía: su casa.

Con los 6,500 dólares que le dieron por la casa, ella y su marido decidieron viajar a Estados Unidos donde piensan trabajar duro para poder enviar dinero a los suyos, los que se han quedado en la isla.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación