Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Niños pintores del Distrito Italia llevan su arte a Nueva York

Esta es la segunda oportunidad en que alumnos de esa localidad expondrán pinturas en Estados Unidos

Rubén se introduce plenamente en el mundo del color y se olvida de la dura realidad de violencia que lo rodea. Foto EDH / Lissette Monterrosa

Rubén se introduce plenamente en el mundo del color y se olvida de la dura realidad de violencia que lo rodea. Foto EDH / Lissette Monterrosa

Rubén se introduce plenamente en el mundo del color y se olvida de la dura realidad de violencia que lo rodea. Foto EDH / Lissette Monterrosa

Los estudiantes que se forman en el taller de Dibujo y Pintura del centro escolar Distrito Italia, Tonacatepeque, expondrán nuevas obras de arte en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos. Esto se da con el apoyo de la representación de El Salvador ante las Naciones Unidas, la cual tiene un programa de promoción artística.

La presentación de las obras se realizará el próximo 20 de febrero, en el salón principal de la Misión Permanente de El Salvador ante las Naciones Unidas, informó Edwin Mauricio Pérez, quien funge desde hace años como director del centro educativo.

Esta es la segunda ocasión en que los neoyorquinos tendrán la oportunidad de apreciar las creaciones artísticas de los niños. La primera vez ocurrió a fines del año anterior, con gran éxito porque se lograron vender las 47 obras expuestas y los fondos se utilizaron para el mismo plantel escolar.

En esa oportunidad, sólo Pérez llevó a cabo la presentación, debido a que el profesor de pintura, Mario Edwin González Molina y dos jóvenes que habían sido seleccionados para formar parte de la delegación no pudieron viajar porque aún no habían concluido el trámite de sus respectivas visas.

Sin embargo, esta vez el profesor Mario González irá con sus dos alumnos: Evelyn Yaneth Hernández Mejía, de 14 años de edad y quien estudia el noveno grado, así como con Rubén Eduardo Díaz Alvarado, de 17 años, quien ya empezó a estudiar el primer año de bachillerato a distancia en la modalidad de Contaduría.

Los expositores partirán el próximo 17 de febrero hacia la ciudad cosmopolita, pero las cerca de 53 obras que llevarán serán embaladas y enviadas antes, informó el profesor González Molina, quien fue entrevistado en vísperas del viaje.

El docente y los jóvenes se hospedarán en el Consulado de El Salvador en Nueva York, expresó el director de la escuela.

"Con las pinturas, el objetivo que se lleva, por un lado, es retribuir a los estudiantes el trabajo que han hecho y, por otro lado, invertir en las áreas de formación pedagógica, por ejemplo en los talleres de huerto, en el de escultura, en el mismo taller de dibujo y pintura y en el taller de bisutería, en donde necesitamos materiales y otros recursos", explicó el profesor Edwin Pérez, director de la institución.

Una parte de lo recaudado el año pasado se ocupó para comprar siete baterías que se necesitaban en el centro de cómputo. También hicieron un reacomodo en el área de biblioteca y se compraron cuerdas que se necesitaban para los violines que utilizan en el taller de música.

Pérez afirma que los cursos en mención, que serán reabiertos esta semana, fueron creados desde hace unos diez años con el propósito de tener áreas de formación vocacional y evitar hechos de violencia tanto al interior de la escuela como en cada uno de los estudiantes.

"Veo tanto en el (caso del ) profesor como en (el de ) los estudiantes una gran oportunidad de poder proyectar su trabajo, y en el caso de los estudiantes a tan temprana edad. Sobre todo porque el trabajo en Nueva York, en el caso de las pinturas, tiene un valor muy significativo, sobre todo si es de niños, jóvenes en riesgo social", detalló el rector al ser consultado sobre la experiencia.

El profesor Mario Edwin González Molina, quien dirige el taller de dibujo y pintura desde hace ocho años, tiene sus propias expectativas.

"La experiencia para mí es muy grande. Es un oportunidad que ningún otro profesor de este país ha tenido y le damos gracias al señor director, ya que es él quien anda tocando puertas para que haya salido este proyecto", afirmó González Molina.

El educador, quien empezó su carrera de forma autodidacta, externa su satisfacción de que los alumnos han sabido aplicar bien los pocos conocimientos que él les ha transmitido.

Según indicó, en el taller participan alrededor de 15 estudiantes, sobre todo de noveno grado pero, ante el hecho de que ellos ya están por egresar, tienen previsto retomar el trabajo de identificar a nuevos artistas.

Eso implica que Molina volverá a visitar las aulas para enseñar a los niños a dibujar y luego seleccionará a los que tengan habilidad e interés en desarrollarse en esa modalidad artística. Todavía recuerda cuando le planteó al director su inquietud por enseñar a los niños a pintar con óleo y la necesidad de que le proveyera de pinturas especiales.

"Yo me averigüé dónde conseguir la lona y comenzaron a pintar haciendo trabajos más profesionales", narró el profesor, quien dice sentirse contento pero con más retos por atender en lo que se refiere a la formación de los menores en el tema del dibujo y pintura.

Para Evelyn Yaneth Alvarenga Díaz, la alegría de ir también se convierte en nerviosismo a ratos, sobre todo porque está viendo los frutos de algo que empezó como un sueño.

"Me inspiró pintar desde que vi un programa de televisión en Canal 10, Mr. Moon. Y gracias al director nos hicieron un taller de dibujo y pintura en el que empieza a haber más alumnos", señaló la joven.

Ella asegura que le gusta llegar a pintar porque sacan sus malas energía, alejan los malos pensamientos y se desahogan.

"Nos ayuda a que los jóvenes no estemos en cosas malas, como las pandillas", sostiene la estudiante, quien ha trabajado técnicas como el óleo y el acrílico sobre manta, así como tinta china.

Cinco de sus obras estarán en la muestra a desarrollarse en Nueva York.

Yaneth, quien es residente en el Distrito Italia y sus padres son empleados, da fe del esfuerzo que la escuela y el maestro hacen para que ellos tengan materiales conque trabajar.

Incluso, señala que cuando en el taller de dibujo y pintura no han tenido recursos para trabajar, han tenido que improvisar y echar mano de tintes naturales como el del café y carbón, entre otros.

La alegría de esta joven también es compartida por Rubén Eduardo Díaz Alvarado, el otro estudiante que irá en la delegación porque, a pesar de que ya egresó, sigue formando parte del taller y seis de sus pinturas serán expuestas en el evento.

"Es una oportunidad que nunca la esperaba", afirmó Díaz Alvarado, quien está decidido a continuar combinando sus estudios regulares con la pintura.

"Espero que con esto haya una oportunidad de mejorar la escuela, que ingrese dinero y se puedan mantener los otros talleres", manifestó el joven, quien continuará asistiendo al taller los días en que el maestro no atienda a sus estudiantes regulares.

Y es que Rubén Eduardo es un muchacho ávido por aprender y desarrollar aún más sus habilidades.

Él ha trabajado la pintura abstracta en óleo sobre tela, pero también tiene dominio de la técnica del acrílico sobre manta. El amor de este chico por el dibujo podría haber nacido en su familia, pues su padre trabaja en una empresa de serigrafía. Su madre es ama de casa, expresó.

"El reto que tengo es hacer más diseños (dibujos) propios", sostiene el estudiante .

La semana pasada, las obras de los escolares también fueron expuestas en la escuela, lo cual permitió que otros alumnos conocieran el trabajo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación