Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Niños y adultos con daños permanentes por la pólvora

Entre el 1 de noviembre y el 29 de diciembre, 50 personas han sufrido quemaduras. La mayoría de las víctimas de la pólvora se han lesionado en las manos. En el Hospital Rosales hay tres ingresados.   

"El uso de pirotécnicos es difícil que desaparezca, se debe concientizar más"

El jefe del área de cirugía plástica del hospital Rosales, Alcides Gómez, habla sobre los efectos del mal uso de los pirotécnicos y que por lo tanto se...

El número de víctimas de la pólvora aumenta cada semana, pese a las campañas de concienciación y al recuento de casos de años anteriores. 

Los daños que deja la pólvora no solo son lesiones graves, cicatrices o amputaciones. Entre el 1 de noviembre y el 29 de diciembre, dos niños murieron después de quemarse con productos pirotécnicos que se consideran “inofensivos” , tales como volcancitos y estrellitas. 

Los casos han demostrado que los padres tienden a comprar dichos productos a sus hijos y a dejarlos sin supervisión mientras juegan.

El jefe del servicio de Cirugía Plástica del Hospital Rosales, Alcides Gómez, señaló que las lesiones extensas provocadas por la pólvora no se limitan a los morteros y que tanto los volcancitos como las estrellitas y luces chinas pueden dejar  una serie de daños en quienes los manipulan. 

“Con la estrellita, por la temperatura que tiene, si se la topa al rostro puede pasar a ser (una quemadura) de segundo grado”, dijo Gómez.

Las quemaduras por estrellitas, volcancitos y luces chinas fácilmente pueden llegar a ser de segundo grado, e incluso de tercer grado, dependiendo de la extensión de la quemadura y de qué tan cerca haya estado  la persona cuando manipuló  el producto.

Gómez explicó que con ese tipo de productos las quemaduras tienden a ser en el rostro. 

Por la zona afectada las quemaduras tienden a catalogarse como graves y existe el riesgo de que afecten los ojos. 

Aunque en el Rosales tienden a recibir más casos de menores a los que les ha estallado un mortero en la mano, también han atendido casos en los que han sido víctimas de una extensa lesión en el área genital. 

“Era más común cuando estaban los fulminantes, pero siguen llegando esos casos en los que andan pólvora en los bolsillos del pantalón y quema toda el área genital”, expuso el médico. 

En esas circunstancias las quemaduras tienden a ser de tercer grado, aparecen úlceras y cicatrices retráctiles, que tienden a dejar incapacitadas a las personas porque limitan la movilidad.

El impacto de las quemaduras también alcanza a los médicos que deben buscar todas las opciones posibles para salvar al paciente e intentar que no sufra secuelas más graves. 

Pero hay ocasiones en las que es difícil evitar daños permanentes, como en el caso de las lesiones por artefactos explosivos, como los morteros. 

Al Rosales siguen llegando las lesiones en las manos que acaban en amputaciones de dedos o del miembro completo. Ayer en el hospital había tres jóvenes ingresados después de haber sufrido extensas lesiones en sus manos por intentar manipular productos pirotécnicos.  Uno tenía 15 años de edad, otro 17 y un tercero 25.

Además, dos de ellos se lesionaron con morteros, pero uno de ellos se quemó con uno producto conocido como “botella de champán”, el cual está prohibido. 

En el caso del menor de 15 años, originario de Cojutepeque, hubo un compromiso completo de su mano derecha. Gómez señaló que la explosión dañó desde la estructura de los huesos, los tejidos blandos, la piel, el músculo, las venas, las arterias y los nervios. 

“Todo está dañado. La evaluación completa de este tipo de trauma se hace con el paciente anestesiado. No es fácil bajo el miedo y dolor del paciente”, añadió un médico residente de Cirugía Plástica.  

El adolescente perdió un dedo meñique y uno de los segmentos del dedo índice, pero los médicos lograron salvar el pulgar. Gómez expuso que lamentablemente hay casos en los que los pacientes pierden todo el miembro.

Entre el 1 de noviembre y lo que va de diciembre, el Ministerio de Salud ha reportado 50 quemados con pólvora. 

La circunstancia más frecuente ha sido el momento de estar manipulando la pólvora, por lo que la mayoría se han lesionado en los miembros superiores.

El 18 % de las quemaduras ocurrió en las manos y el 17 % en los dedos. En menor proporción han ocurrido en la cabeza ( 7 %) y en los ojos (6 %). 

Hasta ayer la mayoría de las quemaduras eran grado I en 29 de los casos. 

Además, se registraban tres quemaduras grado IIIy 18 grado II. En 15 de estos casos los pacientes tuvieron que ser hospitalizados.

Investigarán quemados en fiesta 

Respecto a las  personas quemadas durante el cierre de las fiestas patronales de Antiguo Cuscatlán, el director de Protección Civil, Jorge Meléndez, expuso que abrirán una investigación. 

En un inicio reportaron 126 personas quemadas, pero el jefe de Operaciones, Armando Vividor, dijo que solo seis se quemaron, el resto tuvo otro tipo de lesiones como caídas o raspones.

Meléndez dijo que indagarán con la alcaldía qué ocurrió y sobre el uso de productos prohibidos como silbadores. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación