Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Niño pierde dos dedos al estallarle un mortero

El paciente está ingresado en la Unidad de Quemados del Bloom

Un infante de 11 años lesionado con pólvora se recupera en el hospital Bloom. Foto EDH / douglas urquilla

Un infante de 11 años lesionado con pólvora se recupera en el hospital Bloom. Foto EDH / douglas urquilla

Un infante de 11 años lesionado con pólvora se recupera en el hospital Bloom. Foto EDH / douglas urquilla

Un niño de 11 años perdió el segundo y quinto dedo de la mano izquierda al estallarle un mortero número cinco, confirmó Carlos Mena, jefe de Epidemiología del hospital Bloom.

El infante permanece ingresado en la Unidad de Quemados del centro infantil.

Mena expresó que la lesión es considera de gravedad, pues "se complicó con la perdida de dedos, fue grave y con consecuencias en su vida por el uso de su mano".

El niño procede de Guacotecti, Cabañas. La quemada fue el 7 de diciembre de este año.

Un familiar expresó que no se imaginaron que el niño jugaba con pólvora y que el mortero le costó $15 centavos.

En el hospital San Bartolo, en Ilopango, un adolescente de 15 años perdió la mano izquierdo cuando jugaba con una lata en la que habían depositado pólvora.

El paciente habita en San José Guayabal, Cuscatlán.

El número de quemados con productos pirotécnicos aumentó a 19, según el último reporte epidemiológico del Ministerio de Salud (Minsal).

Entre los lesionados hay dos niños entre uno y cuatro años; cuatro de cinco a nueve; tres de 10 a 18 años y el resto es adulto hasta más de 60 años.

Las quemaduras fueron provocadas con pólvora china, cohetillo, mortero, estrellitas, volcancito, silbadores y buscaniguas, estos dos últimos están prohibidos.

Según el boletín del Minsal, 16 de los afectados son del sexo masculino y tres femeninos; 12 proceden del área urbana y siete de la rural

El año pasado a la misma fecha se reportaban 27 quemados con pirotécnicos.

La recomendación de las autoridades es no comprarles pólvora a los infantes, pero si deciden hacerlo, no dejarlos solos manipulando esos productos. Fosalud mantiene una campaña para evitar niños quemados.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación