Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La niña requiere de, al menos, tres operaciones complejas

La niña tiene tres problemas complejos en su corazón que no pueden ser corregidos en el país.

Andrea junto a su madre, Claudia Díaz de Palacios.

Andrea junto a su madre, Claudia Díaz de Palacios.

Andrea junto a su madre, Claudia Díaz de Palacios.

De "urgente" se califica la cirugía que necesita Andrea, una niña de un año y siete meses de edad, de no hacerla pronto, ella corre el riesgo de morir, dijo el cardiólogo pediatra, Mauricio Velado.

La niña tiene tres problemas complejos en su corazón que no pueden ser corregidos en el país.

"Deberíamos estar haciendo la primera cirugía, con intervalos de seis meses a un año o incluso más", explicó Velado.

La paciente tiene atresia tricuspídea y pulmonar, una de las válvulas no se desarrolló bien y eso produce una obstrucción de la sangre, colaterales directa de aorta descendente, la arteria pulmonar se formó muy pequeña, por ello se forman colaterales, para tratar de solventar el escaso flujo y el corazón al lado contrario.

Velado expuso que "con esta enfermedad, es una niña que no puede desarrollarse plenamente porque presenta cierto grado de cansancio, coloración azulada y eso también la restringe en su desarrollo normal y cognitivo porque a su cerebro no está llegando la cantidad completa de sangre con oxigeno".

El cardiólogo considera que la operación es bastante urgente, porque en niños con esos problemas se complican con una neumonía, una gastroenteritis intestinal y el riesgo de morir incrementa.

Este tipo de problemas en los niños son poco frecuentes, en el país. Al año se conoce de al menos un caso, pero ninguno ha sido operado.

"Esta combinación de padecimientos son infrecuentes gracias a Dios, pero que tienen solución, ya sea a través de cirugía o un trasplante cardíaco", comentó el especialista.

En el caso de Andrea, el procedimiento es complejo, son varios procedimientos y el riesgo de cada una es alto, ella debe ser operada fuera del país. A la infante se le harían, al menos, tres cirugías con un intervalo de seis meses a un año.

Velado dijo que no se le puede hacer en El Salvador porque no tienen la capacidad tecnológica que la infante puede necesitar después de la cirugía.

El cardiólogo agregó que le han dejado cita para una jornada de cirugía cardiovascular que se tendrá en octubre en el Bloom, en el que participará uno de los mejores cirujanos de los Estados Unidos.

Al médico se le presentará el caso para que les ayuden a resolver el problema.

Por lo pronto, los familiares de Andrea deben tener bastante cuidado con su salud, mantenerla hidratada, evitar el contacto con personas enfermas como gripe porque a ella se le puede convertir en una neumonía.

"Es de cuidarla, no sacarla mucho, no exponerla mucho a los niños o personas enfermas, mantener sus medicamentos y venir a la consulta", concluyó Velado.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación