Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Modifican plan tras rápida propagación del chikunguña y aumento de muertos por dengue

Las estrategias utilizadas, en el año, no han logrado frenar la circulación de ambos virus

Modifican plan tras rápida propagación del chikunguña y aumento de muertos por dengue

Modifican plan tras rápida propagación del chikunguña y aumento de muertos por dengue

Modifican plan tras rápida propagación del chikunguña y aumento de muertos por dengue

La rápida propagación del virus chikunguña en el país y el incremento de los casos y defunciones por dengue obligaron a las autoridades a modificar la alerta nacional estratificada y a implementar un nuevo plan de combate contra ambas enfermedades.

En menos de cuatro meses, los afectados por la fiebre chikunguña suman 22,006. Solo entre el 7 y el 13 de septiembre registraron 3,343 casos.

Además, el Ministerio de Salud (Minsal) confirmó ayer dos muertes más por dengue, lo que eleva las defunciones, por esta causa, a cuatro.

La semana anterior, el Minsal notificaba 16,430 personas con signos de chikunguña. El viceministro de Políticas de Salud, Eduardo Espinoza, manifestó que hay 2,274 casos, de semanas anteriores, que no se habían introducido al sistema.

Las atenciones por el chikunguña se dispararon en las últimas semanas, el director de Protección Civil, Jorge Meléndez, declaró que al inicio se reportaban 100 casos nuevos cada semana, con el paso del tiempo se incrementaron a 500, luego mil y dos mil semanales.

"Si el vector que lo transmite, el zancudo, está presente es una situación bastante peligrosa para la sociedad salvadoreña, es porque la expansión incrementa de manera exponencial", agregó Meléndez.

El jueves, el infectólogo, Iván Solano Leiva, opinó que "el chikunguña ha vencido al sistema de salud". Agregó que los centros de salud están abarrotados por personas con la infección.

Las autoridades del Seguro Social dijeron, esta semana, que las atenciones en las Emergencias de algunos municipios se ha incrementado hasta en 60 por ciento, por ello se contratará más personal.

De acuerdo con lo datos del Minsal, San Salvador es el departamento más afectado, le sigue San Vicente, La Libertad, Sonsonate, Usulután y San Miguel.

Espinoza expuso que los grupos de edad en los que se concentra la enfermedad es en personas entre los cinco y 19 años, y entre los 20 y 29 años.

"Tenemos un total de 213 municipios donde se ha detectado circulación del virus de la fiebre chikunguña, un 81 por ciento del total de municipios del país", comentó Espinoza.

En el país, 12 de cada cien viviendas tienen criaderos de zancudos, para evitar problemas, este debe ser del cuatro por ciento.

El ISSS reportó dos muertes sospechosas por chikunguña, ocurridas en el hospital General el 20 de agosto y el 2 de septiembre. Se trata de dos hombres, uno fue referido de Sonsonate y el otro del hospital Amatepec.

Al consultarle, ayer, al viceministro, dijo que no tenían ningún caso de muerte reportado por esta causa y que había uno en estudio.

A nivel centroamericano, somos el país que más pacientes presenta, pero Espinoza indicó que hay un silencio epidemiológico en Honduras, Nicaragua y Guatemala y que eso no significa que no tengan.

Pese a las tres jornadas desarrolladas en el país, para tratar de frenar el avance del dengue y el chikunguña, el problema ha crecido.

En lo que va del año, el Minsal reporta 39,569 casos sospechosos de dengue, un 98 por ciento más que el año pasado y 12,113 pruebas positivas lo que representa un 73 por ciento más que en 2013.

Espinoza señaló que el dengue es una pandemia en todo el continente y que a la fecha ya se supera el millón de casos.

Cuscatlán, San Vicente, Cabañas, Chalatenango, Sonsonate y San Salvador son los departamentos que tienen el mayor número de afectados.

Meléndez declaró que el combate al dengue no ha sido del todo efectivo, por ello, ayer, se modificó la alerta nacional estratificada de ambas infecciones, emitida el 25 de junio, y pasó de tener 17 municipios en alerta naranja a 27, de 106 en alerta amarilla a 76 y de 129 en alerta verde a 159.

Los de color naranja son lo de mayor peligro, entre ellos se encuentran dos de Sonsonate, uno de Chalatenango, tres en San Vicente, cuatro en Cuscatlán y 13 en San Salvador.

El cambio en la alerta va acompañada de un plan que persigue eliminar el zancudo y cortar la cadena de transmisión del dengue y el chikunguña.

En los municipios en alerta naranja, entre ellos Apopa, Ayutuxtepeque, Cuscatancingo, Guazapa, Ilopango y Mejicanos, se fumigará con las bombas más potentes: implementarán el sistema de barrido.

Al día se cubrirán 30 mil casas, se harán tres ciclos de fumigación al tercero, quinto y octavo día. Estas se harán de cinco a ocho de la mañana y de cinco a ocho de la noche, este irá acompañado de un sistema de perifoneo para que se destruyan los criaderos de zancudos.

"Vamos a matar al zancudo enfermo para que no propague más el chikunguña y reducir la propagación del dengue", comentó el director de Protección Civil.

Además, se hará la fumigación residual, que consiste en aplicar un producto que mata al zancudo adulto y tiene un efecto de 80 a 90 días, en centros escolares, establecimientos de salud, cuarteles y delegaciones de la policía.

Meléndez agregó que en las ciudades grandes limpiarán los desechos de las quebradas y que entre el 14 y el 19 de octubre se desarrollará la cuarta jornada contra el dengue.

En la jornada que anunciaron ayer se invertirán $374,120.

El director de Protección Civil añadió que en cada jornada se gastan $800 mil dólares, eso significa que con las nuevas intervenciones se llegará a $1.2 millones.

El llamado sigue siendo para que la población destruya los criaderos de zancudos, tape los recipientes con agua, bote los objetos inservibles y la consulta oportuna.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación