Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El Minsal confirmó que 13 de 30 directores de hospitales fueron ratificados en el cargo

Seis médicos fueron sustituidos y dos presentaron su renuncia

Mauricio ventura, director del hospital nacional Rosales, en la farmacia central del establecimiento. El médico continúa al frente de ese centro de salud pública. Foto EDH / archivo

Mauricio ventura, director del hospital nacional Rosales, en la farmacia central del establecimiento. El médico continúa al frente de ese centro de salud pública. Foto EDH / archivo

Mauricio ventura, director del hospital nacional Rosales, en la farmacia central del establecimiento. El médico continúa al frente de ese centro de salud pública. Foto EDH / archivo

Tras una evaluación del desempeño en el cargo, las autoridades del Ministerio de Salud (Minsal) decidieron hacer cambios en las direcciones de los hospitales públicos a partir de julio de este año.

Julio Robles Ticas, viceministro de Servicios de Salud, confirmó que 13 directores fueron ratificados en el mismo cargo, nueve rotados y el resto sustituido.

Los doctores que ya no continúan como directores son ocho, estos estaban al frente de los hospitales de La Unión, San Francisco Gotera, Cojutepeque, Suchitoto, Chalatenango, Zacamil, Psiquiátrico y San Miguel.

El doctor Jesús Portillo, que ocupaba la dirección del Zacamil, en Mejicanos, y Manuel Pacheco que estaba en el hospital San Juan de Dios, en San Miguel, pusieron su renuncia, dijo el viceministro de Servicios de Salud.

Anteriormente Portillo manifestó que estaba en el proceso de su jubilación.

Los profesionales fueron ubicaron en puestos clave de atención en el Minsal, comentó Robles Ticas.

Entre los médicos ratificados en el mismo cargo se encuentra el cirujano Mauricio Ventura, en el Rosales; el ginecólogo Roberto Sánchez Ochoa, en Maternidad; el pediatra Hugo Salgado, en el hospital Bloom; Yeerles Ramírez, en el San Rafael; Raúl Castillo, en el Saldaña, y Raúl Pineda, en Zacatecoluca.

El funcionario explicó que hubo personal que fue rotado de un hospital básico a uno departamental o regional como un estímulo, dado el trabajo que desempeñaron en la gestión anterior.

Para hacer los cambios, el Minsal creó un instrumento de evaluación que incluye, entre otros aspectos, la capacidad gerencial, la relación laboral con el personal, la disciplina y el esfuerzo en mejorar la institución.

Además, cada profesional hizo una autoevaluación.

"Al final tuvimos un documento que nos expresaba la fortaleza y debilidades de cada uno y en base a ese análisis, aquellos que demostraron capacidad y han hecho grandes cosas en su hospital, de un hospital básico han sido estimulados para administrar un hospital más complejo", dijo el viceministro.

Agregó que aquellos que presentaron debilidades en administración de hospitales un poco grandes fueron trasladados a centros más pequeños con el fin de incentivarlos para que mejoren.

Al consultarle si se tomaron en cuenta las opiniones de los sindicatos que llevan años pidiendo la remoción de varios directores, Robles Ticas respondió que la evaluación fue del Minsal y quien tuvo la última palabra fue la ministra de Salud.

Sigesal y el sindicato de Médicos del hospital Rosales reiteradas veces pidieron la remoción de Ventura; en el Saldaña, Sigesal solicitó la destitución de Castillo; en Chalatenango los médicos tampoco querían a Reynaldo Cornejo, quien se opuso a varios reinstalos de doctores despedidos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación