Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El Ministerio de Salud suma ya 104 casos de Guillain Barré

Actualmente, 54 pacientes siguen ingresados. El Ministerio de Salud dice que “a todos” nos dará zika. La Organización Mundial de la Salud dice que el zika se propaga “de forma explosiva”

Para combatir las enfermedades del dengue, zika y chikunguña es prioridad el combate al zancudo adulto y los criaderos de Aedes aegypti.

Ante los altos índices larvarios y el alza en los casos de zika, el gobierno pidió a las mujeres evitar el embarazo.  | Foto por EDH

Después que la OMS declaró ayer que el virus del zika se “propaga de forma explosiva” y un científico alertó que podrían registrarse hasta cuatro millones de casos en el siguiente año, en El Salvador las autoridades de salud reportaron que los casos de Guillain Barré ya suman 104.

De esos casos, 54 siguen ingresados; de los cuales, 19 reciben respiración artificial.

El Seguro Social mantenía ingresados a 35 de los pacientes y el Hospital Rosales al resto. 

Este síndrome, que provoca parálisis de forma progresiva hasta impedir que el paciente respiré por sí mismo, está siendo relacionada con el virus del zika, sin que aún haya pruebas científicas definitivas sobre ello.

Los casos graves que requieren de ventilación mecánica también incrementaron en el último mes. En las unidades de cuidados intensivos del ISSS se mantenían 10 pacientes y nueve en la del Rosales. 

El virus también ha sido relacionado con miles de casos de microcefalia reportados en Brasil, país cuyo ministerio de Salud distribuirá repelente entre 400 mil mujeres embarazadas en sitiuación de riesgo y desplegará 220 mil efectivos militares para que colaboren en las tareas para erradicar criaderos de zandudo. 

La directora general de la organización de salud de la ONU, Margaret Chan, dijo  durante una reunión en Ginebra, Suiza, que aunque no hay ninguna prueba definitiva de que el zika sea el responsable de lo anterior “el nivel de alarma es extremadamente alto”.

Añadió que es posible que exista un vínculo entre el zika y el síndrome de Guillain-Barre, que es capaz de causar parálisis.  

“Estos posibles vínculos, descubiertos sólo recientemente, han cambiado rápidamente el perfil de riesgo del zika, de una amenaza leve a una de proporciones alarmantes”, dijo Chan.

El virus del zika fue detectado inicialmente en 1947 y durante décadas provocaba sólo una leve enfermedad.

Pero Chan destacó que “la situación hoy en día es totalmente distinta”.

Según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, el virus del zika cunde ahora por más de 20 países, mayormente en Centro y Sudamérica.

Sylvain Aldighieri, dirigente del equipo de respuesta epidémica de la OMS en el Continente Americano, dijo que podrían reportarse de 3 a 4 millones de casos de zika en la región el siguiente año.

Agregó que el cálculo se basa en los números de infecciones previos de dengue, que también se propaga por el mismo mosquito.

Dijo que la agencia espera “enormes cifras” de infecciones por la extensa presencia de los mosquitos que propagan zika, porque no hay inmunidad entre la población y porque la mayoría de la gente con zika no se enferma.

Señaló que hay una “circulación silenciosa” de la enfermedad podría dificultar su monitoreo.

Chan mencionó cuatro razones principales por las que el OMS está “sumamente preocupada” por el zika: el posible vínculo con defectos congénitos y atrofia cerebral, la posibilidad de una mayor propagación, una falta de inmunidad entre las poblaciones afectadas y la falta de vacunas, tratamientos o pruebas expeditas.

Aun así, convocar a una reunión de emergencia no garantiza que se declarará un estado de emergencia global.

La OMS ha sostenido 10 reuniones de ese tipo para evaluar un síndrome respiratorio común en el Medio Oriente, sin que se haya declarado una emergencia global.

Declarar una emergencia global es el equivalente de enviar una llamada de auxilio, y usualmente conlleva a más financiamiento y más medidas para enfrentar una enfermedad.

La última vez que la OMS declaró una emergencia internacional fue por el brote de ébola en África Occidental en 2014 que terminó matando a más de 11.000 personas.

Marcos Espinal, director de enfermedades infecciosas de la OMS en el continente americano, dijo que Brasil está haciendo estudios para determinar si hay pruebas científicas de que el zika causa defectos congénitos y problemas neurológicos. Expresó esperanza de que Brasil podrá compartir esa información en un par de meses.

El brote del zika en Brasil y el aumento de casos de microcefalia se han concentrado en las zonas pobres del noreste del país, aunque el sudeste, la región más próspera y donde están ubicadas Sao Paulo y Río de Janeiro, es la segunda zona más afectada. Río será sede de las Olimpiadas del cinco al 21 de agosto.

Hace pocos días las autoridades en Río lanzaron una campaña para erradicar el mosquito que causa el zika, enviando cuadrillas de fumigadores al Sambódromo donde la semana entrante se celebrará el carnaval.

La OMS convocó a su reunión del lunes en parte para transmitir su inquietud por una enfermedad que ha sembrado el temor entre las embarazadas en Brasil, que ahora se cubren de pies a cabeza o se aplican insecticida por toda la piel varias veces al día.

Una de las razones por las que la organización está actuando tan rápidamente es porque fue criticada por su lenta respuesta al ébola: casi 1.000 personas murieron antes de que fuera declarada la emergencia internacional.

La AP descubrió que funcionarios de la agencia se negaron a declarar la emergencia por dos meses citando obstáculos políticos y económicos.

No existe un tratamiento específico ni vacuna contra el zika. Agencias

“Yo preferiría que le dé zika a una mujer que no esté embarazada a que le dé a una que está embarazada. A la que le dé (antes) cuando se embarace ya va a tener defensas”, Violeta Menjívar, ministra de Salud de El Salvador.
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación