Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mined sin elegir la comisión que acredita a las universidades

La instancia certifica la calidad que tienen las instituciones de educación superior

Bajo el sistema de acreditación de la calidad de la educación se consideran las mejoras que los centros tienen en todos sus ámbitos, entre ellos procesos, tecnología e innovación.

Bajo el sistema de acreditación de la calidad de la educación se consideran las mejoras que los centros tienen en todos sus ámbitos, entre ellos procesos, tecnología e...

Bajo el sistema de acreditación de la calidad de la educación se consideran las mejoras que los centros tienen en todos sus ámbitos, entre ellos procesos, tecnología e innovación.

Aunque el artículo 46 de la Ley de Educación Superior vigente establece que debe existir una Comisión de Acreditación de la Calidad de la Educación Superior (CdA), con miembros nombrados de forma conjunta por el Ministerio de Educación (Mined) y el Consejo de Educación Superior, esto no se está cumpliendo a cabalidad desde hace casi un año, según señaló el especialista en educación, Óscar Picardo.

Lo que Picardo apuntó la semana pasada, en un artículo de opinión, es que los miembros de la entidad para el período 2008-2012 ya terminaron su gestión y no han sido nombrados sus sustitutos. Para ese periodo habían sido electos Knut Walter, José Jorge Simán Jacir, Ana María Nafría, Ricardo Córdova, Rafael Guido Béjar y Rafael Pleitez.

Uno de ellos renunció y entró René Portillo Cuadra, quien renunció posteriormente.

Al respecto, Mario Antonio Ruiz, quien el próximo 18 de septiembre finaliza funciones como presidente del Consejo de Educación Superior (CES), confirmó que los miembros de la última comisión acreditadora habrían terminado su gestión en julio del año pasado y aún no se ha procedido a la elección de los nuevos miembros. Tampoco se ha hablado de prorrogarlos en sus cargos.

"La Comisión de Acreditación el año pasado, exactamente la fecha no la sé, pero por el mes de julio, agosto, finalizó su periodo", dijo Ruiz, como presidente del Consejo de Educación Superior. Este último es un organismo consultivo y propositivo del Mined creado también en el marco de la Ley de Educación Superior.

En el artículo ocho del reglamento de esa normativa se establece que los miembros de la Comisión de Acreditación de la Educación Superior son siete, duran cuatro años en el cargo y los elegidos deben ser académicos de notoria capacidad y honradez.

Este matutino por medio de correo electrónico enviado a la oficina de comunicación institucional del Mined el 12 de septiembre solicitó información sobre el tema, pero hasta ayer desde la cartera de Estado no habían respondido.

De acuerdo con lo expresado por Ruiz, el año pasado, como presidente del Consejo le envió al ministro de Educación ad honorem, Franzi Hasbún Barake, dos cartas en las que le informaba y luego reiteraba que había que elegir nuevamente a los miembros de la Comisión de Acreditación para el próximo período.

Ruiz, con las misivas en la mano, dijo que una fue enviada al despacho ministerial con fecha 11 de septiembre de 2012 y la otra el 9 de octubre también del año anterior. Ambas fueron recibidas en la institución.

Propuesta

"Le pedíamos que procediéramos al proceso de selección de la nueva Comisión de Acreditación, lo cual no se ha hecho. Como Consejo de Educación Superior no hemos participado en ninguna elección", precisó Ruiz, tras reiterar que la legislación deja claro que la elección está a cargo tanto del Mined como del Consejo.

Ruiz explicó que las cartas, donde le plantearon al ministro tener un periodo de 30 días para hacer propuestas y reunirse, fueron respondidas semanas después, pero sin concretar nada.

Según precisó Ruiz en una carta de respuesta, de fecha 4 de diciembre de 2012, el viceministro de Educación, Héctor Jesús Samour, le expuso que el Ministerio de Educación daba seguimiento a todas las fechas en que unidades especializadas deben tener cambios de funcionarios y actúa basado en la Ley de Educación Superior y sus reglamentos.

De igual forma el viceministro le aseguró que estaban en proceso de revisión de varios aspectos de la educación superior, de la respectiva legislación y de varias instancias, incluyendo el mismo Consejo de Educación Superior y la Comisión de Acreditación. El presidente del Consejo sostiene que el vicetitular de Educación le expresó que en el momento adecuado le informaría sobre el tema y que, además, con la segunda carta le brindaron similares respuestas.

"A este día 13 de septiembre (fecha en que fue entrevistado) no hemos recibido notificación de qué ha sucedido con la Comisión de Acreditación, pero lo que sí sabemos es que como Consejo de Educación no hemos discutido ese tema (con Educación)", dijo Ruiz, quien no descarta que el trabajo de la Comisión de Acreditación haya caído en retraso.

¿Qué implica que no haya Comisión de Acreditación?

En la actualidad 13 instituciones entre universidades, escuelas especializadas e institutos de nivel superior han recibido el certificado de acreditación por parte de la Comisión de Acreditación de la Calidad de la Educación Superior (CdA).

Anualmente cada una de ellas tiene que enviar un informe a la Comisión donde detallan cómo van sus esfuerzos de mejora continua y cómo han superado las observaciones que se les hayan hecho. Esto implica que los miembros de la Comisión tienen que estarlos retroalimentando al respecto.

La CdA también tiene que estar atenta y dar trámite a las nuevas solicitudes de acreditación enviadas por centros que desean entrar por primera vez al proceso de certificación de su calidad.

De igual forma, la entidad debe procesar las solicitudes de instituciones a las que ya está por vencer su acreditación, pues esta tiene una vigencia de cinco años.

En este momento, como no existe CdA electa, nadie estaría dando trámite a esos requerimientos legales.

"Las instituciones están en el limbo, no saben cuál es la situación y les gustaría conocerla. ¿Cómo proceder con el proceso de acreditación si no hay una institución que dictamine ni que nos diga qué hacer. El Ministerio de Educación no está orientando en eso tampoco", explicó el presidente del Consejo, a quien los rectores y vicerrectores han expresado sus inquietudes en reuniones.

"Creo que es necesario, urgente, que el Consejo de Educación Superior y el Ministerio de Educación Superior elijamos a esa comisión", agregó, tras señalar que en su momento le parecieron lógicos los argumentos con los que los titulares de Educación le respondieron el año pasado. Independientemente de eso ya se tendría que haber cumplido lo que establece la Ley de Educación Superior.

Según explicó, la acreditación de la calidad académica es hoy por hoy el único proceso que está midiendo un mínimo de calidad que deben tener las instituciones de este nivel, para garantizar la formación de profesionales con mejores estándares. "Yo creo que deberíamos darle relevancia e importancia a este proceso", agregó.

Los rectores de algunas instituciones consultadas, específicamente la Universidad Don Bosco (UDB) y de la Universidad Salvadoreña Alberto Masferrer (USAM) fueron consultados el mismo día que Ruiz sobre la problemática.

Federico Miguel Huguet, rector de la Universidad Don Bosco, considera que la Comisión está vigente: "Lo que ha ocurrido es que ha habido, a nivel personal, algunas renuncias (de miembros de la Comisión). Una o dos personas, pero creeríamos que eso en ningún momento ha puesto en crisis".

Huguet, quien durante la entrevista se hizo acompañar de otros funcionarios de la universidad, explicó que han visto a un representante de la Comisión de Acreditación en la Comisión Centroamericana de Acreditación (CCA): el doctor Knut Walter Franklin, quien ha formado parte de la Comisión de Acreditación.

El rector de la Universidad Don Bosco descartó que la situación que atraviesa la Comisión haya afectado al centro porque han estado enviando sus informes anuales y se los han recibido.

"Nosotros suponemos que la CdA está completa, pero si faltaran algunos miembros deberían de ser nombrados y allí el Ministerio de Educación tiene la palabra", dijo Huguet.

El rector de la UDB comentó que varios ministros de Educación han tenido cuidado de elegir a los miembros de la CdA de entre personas que han estudiado fuera del país, por lo que han visto otros modelos de educación.

Por su parte, el rector de la Universidad Salvadoreña Alberto Masferrer, César Augusto Calderón, dijo: "En realidad no sé cuándo es que concluyen su período (los miembros de la CdA), pero sí sé que es para cuatro años y que se ha venido renovando en los años atrás para que esté siempre completa, con el número de miembros que debe tener, que son siete, pero hasta allí. Ya más no sé".

Calderón, al igual que Huguet, estima que la Comisión de Acreditación de la Calidad de la Educación Superior ha estado laborando.

"Yo creo que sí ha estado funcionando, porque nosotros como universidad acreditada tenemos contacto casi permanente con ellos y hemos estado mandando documentaciones y han sido recibidos por la directora ejecutiva de la Comisión", aseveró Calderón.

De acuerdo con lo expresado por el rector de la USAM, habrían mandado el último informe anual en junio de este año y fue recibido por la parte organizativa de la CdA. Sin embargo, no precisó si ha recibido alguna respuesta de parte de las personas que en calidad de miembros están llamadas a revisar y analizar la información que mandan los centros de enseñanza superior.

Las instituciones de educación superior que cuentan con la acreditación, por el mismo hecho, tienen el privilegio de crear nuevas carreras o programas de estudio, sin la autorización previa del Mined, con excepción de maestrías, doctorados y especialidades respetando las unidades valorativas mínimas establecidas por la ley.

Además las universidades acreditadas pueden recibir subsidios o apoyos de programas estatales dirigidos a la investigación científica y ser eximidas de los procesos de evaluación obligatorios.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación