Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Miles de niños de El Salvador, detenidos en frontera sur de EE. UU.

Entre octubre 2014 y septiembre 2015 han sido detenidos 9,389 menores

SACERDOTE AFIRMA QUE AL MENOS 80 MIGRANTES FUERON SECUESTRADOS EN VERACRUZ

Migrantes mexicanos viajan sobre "La Bestia". La cifra de menores de edad que intengan llegara EE. UU. de forma ilegal ha disminuido, pero aún es importante. | Foto por jn/jbp

MEX02.- VERACRUZ (M?XICO), 27/06/2011.- Migrantes centroamericanos viajan hoy, lunes 27 de junio de 2011, en el techo de un tren, cerca al tramo de Medias Aguas, en Veracruz (MÈxico) . El director del albergue Hermanos en el Camino, el sacerdote Alejandro Solalinde, informÛ que \"al menos 80 migrantes\", entre ellos mujeres y niÒos, pueden haber sido secuestrados el pasado 24 de junio en Veracruz, mientras se trasladaban en tren hacia el norte del paÌs. EFE/STR

Unos 39,970 menores de edad no acompañados han sido detenidos por la patrulla fronteriza de Estados Unidos entre octubre de 2014 y septiembre de 2015. La mayoría de los menores de 17 años que trataron de cruzar la frontera y acceder a suelo estadounidense son originarios de Centroamérica y México. Unos 9,389 son salvadoreños; 13,589 guatemaltecos; 11,012 mexicanos y 5,409 hondureños.

La cifra de menores salvadoreños que intentaron llegar a suelo estadounidense en el año fiscal 2014 fue de 16,404 , según datos del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés). 

La reducción podría explicarse, en parte, porque  México ha detenido y deportado a 5,482 menores salvadoreños entre octubre de 2014 y agosto de 2015, según cifras  de la Dirección General de Migración (DGM).

Los datos del CBP sobre niños salvadoreños no acompañados que intentaron cruzar la frontera sur de Estados Unidos en 2014 y 2015, reflejan un incremento sustancial respecto a los años fiscales comprendidos entre 2009 y 2013.

En 2009, la cantidad fue de 1,221; al año fiscal siguiente, la suma fue de 1,910; mientras que en 2011 reportaron 1,394. En los dos periodos siguientes, 2012 y 2013, se registraron 3,314 y 5,990, respectivamente, de acuerdo con los datos del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza.

En Estados Unidos, el año fiscal comprende entre el 1 de octubre de un año y el 30 de septiembre del siguiente. Es decir, no coincide con el año calendario entre el 1 de enero al 31 de diciembre.

En el año fiscal 2014, cuando se desató una crisis migratoria sin precedentes en la frontera suroeste de EE.UU., un total de  68,541 niños sin acompañante intentaron cruzar desde México.  

El CBP también publicó las cifras relativas a las detenciones de miembros de unidades familiares, es decir, de aquellos que, siendo o no menores de edad, trataron de cruzar la frontera acompañados por otro miembro de su familia.

Entre el 1 de octubre de 2014 y el 30 de septiembre de 2015, 39,838 personas fueron interceptadas mientras trataban de cruzar la frontera en compañía de un familiar, lo que representa un 42 % menos que en el mismo período de 2013-2014, cuando fueron detenidas 68,445 personas.

En el caso de las familias, también fue Guatemala el país de origen de la mayoría de los detenidos (12,820), pero en este caso, El Salvador (10,872) y Honduras (10,671) se situaron por encima de México (4,276).

Cifras tienden a la reducción

El Gobierno de EE.UU. prevé un descenso del número de inmigrantes indocumentados que fueron deportados durante el año fiscal 2015, que finalizó el pasado 30 de septiembre, debido a una gran bajada de la cifra de arrestos en la frontera con México.

“Todavía estamos contando en 2015 (el número de deportaciones), pero anticipo que será mucho más pequeño que en 2014, sobre todo por el menor número de detenciones”, adelantó el jueves el secretario de Seguridad Nacional de EE.UU., Jeh Johnson, durante una conferencia sobre inmigración organizada por su departamento en Washington.

Una de las claves del descenso de deportaciones es la bajada del número de detenciones en la frontera entre Estados Unidos y México, pues al producirse una menor entrada de inmigrantes indocumentados -se estima que 11 millones ya viven en EE.UU.-, también descendió el número de deportaciones.

El incremento entre 2013 y 2014 se produjo, sobre todo, por el gran número de familias y niños no acompañados que cruzaron de forma ilegal la frontera por la zona del Valle del Río Grande (sur de Texas), huyendo de la violencia en sus países de origen, principalmente El Salvador, Guatemala y Honduras.

Durante su intervención, Johnson prometió que seguirá luchando para sacar adelante los programas que anunció el presidente Barack Obama el 20 de noviembre del año pasado para frenar la deportación de padres con hijos estadounidenses o residentes permanentes y jóvenes indocumentados que llegaron al país siendo niños.

Estos programas dependen de una corte de apelaciones de Nueva Orleans (Luisiana), que debe de pronunciarse sobre la legalidad de las medidas que no pudieron entrar en vigor en febrero por una demanda interpuesta por una coalición de 26 estados, en su mayoría republicanos.

“No vamos a deportar a una población equivalente a las ciudades de Nueva York y Chicago en ningún momento”, advirtió Johnson, en referencia a la propuesta del aspirante a la nominación presidencial republicana Donald Trump para expulsar a 11 millones de personas y construir un muro en la frontera con México.

“Necesitamos más tecnología, no más muros. Hay ya 700 millas (1,126 kilómetros) de alguna forma de valla en nuestra frontera sur”, añadió.

Johnson volvió a pedir al Congreso que impulse una reforma migratoria integral y criticó que los republicanos ni siquiera sometieran a votación en la Cámara de Representantes el proyecto bipartidista que el Senado (entonces en manos demócratas) aprobó en 2013.

Estados Unidos espera recibir en las próximas dos semanas a los primeros niños centroamericanos que han visto aprobada su solicitud de refugio en el país dentro de un programa lanzado hace casi un año por el Gobierno estadounidense, informaron hoy a Efe fuentes oficiales.

El Departamento de Estado ha recibido alrededor de 5,000 solicitudes desde que lanzó el programa el pasado diciembre, pero hasta ahora ningún niño ha llegado a Estados Unidos para reunirse con sus padres debido al largo proceso burocrático que requiere el programa para poder conseguirlo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación