Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

México frena el flujo de niños migrantes desde Centroamérica

En los primeros meses del año fiscal 2015 de EE. UU., México deportó un 49 % más de niños salvadoreños

Inmigrantes

Del 1 de enero al 31 de agosto, un total de 4,276 menores de edad habían sido retornados desde México hacia El Salvador por vía terrestre y aérea, según datos proporcionados por Migración.

Para esa fecha, el número de niños y adolescentes repatriados desde México ya superaba los 3,265 repatriados en el mismo periodo de 2014.

En abril de este año, el Pew Research Center publicaba una nota bajo el título: “Con la ayuda de México, cae el número de niños migrantes cruzando la frontera de Estados Unidos”.

En junio, el Observatorio de Legislación y Política Migratoria de México, advirtió que El Salvador había tenido un aumento de deportados (de todas las edades) desde México y una disminución de los deportados desde Estados Unidos durante los primeros cinco  meses del 2015.

Durante los primeros cinco meses del año fiscal estadounidense (de octubre 2014 a febrero 2015), México deportó 3,819 menores centroamericanos. Eso equivalía a un aumento del  56% respecto al mismo periodo del año anterior, según el Pew Research Center.

En su análisis de datos, Pew Research Center advirtió que el número de niños salvadoreños deportados por México se incrementó en un 49%, mientras que el número de niños hondureños fue similar al de 2014.

La disminución en el número de niños migrantes hondureños no acompañados podría estar  relacionada con la disminución en la tasa de homicidios en ese país. Pues la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes paso de 86 en el 2012 a 68 en el 2014.

En cambio El Salvador pasó de tener una tasa de 41 en 2012 a otra de 62 en 2014. En lo que va del año, la tasa de homicidios ha sido de 88 por cada 100 mil habitantes.

“El problema radica en los países de origen de Honduras, El Salvador, Guatemala y México, donde la infancia se ha convertido en sinónimo de presenciar y sufrir violencia; experimentar violaciones de los derechos humanos y discriminación por diversos motivos; sufrir exclusión social; y verse privado de educación, oportunidades de empleo, servicios médicos e incluso alimentos”. Estas condiciones fuerzan a los niños y/o a sus padres a migrar”.

Esa ese es el detonante de la migración ilegal desde Centroamérica hacia Estados Unidos,  según el estudio “Niñez y migración en Centro y Norte América: causas, políticas, prácticas y desafíos”. Un documento coordinado y editado por el Centro de Estudios sobre Género y Refugiados (CGRS) de la Facultad de Derecho de la Universidad de California en Hastings  y el Centro de Justicia y Derechos Humanos Universidad Nacional de Lanús, Argentina.

Al detallar las causas de la migración de los menores de edad salvadoreños, el estudio afirma: “La violencia de las pandillas y el crimen organizado ha proliferado en el país y ha victimizado desproporcionadamente a niños y adolescentes.”

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación