Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Medirán contaminación por plástico en aguas de la costa salvadoreña

El proyecto será desarrollado en Los Cóbanos, en enero próximo. Es el primer estudio de este tipo que se hace en el país para ver el nivel de contaminación y es impulsado por una universidad privada. 

En el sector de Los Cóbanos realizarán la investigación "Detección de partículas de microplásticos en las aguas de las costas salvadoreñas”.

En el sector de Los Cóbanos realizarán la investigación "Detección de  partículas de microplásticos en las aguas de las costas salvadoreñas”.  | Foto por EDH

En el sector de Los Cóbanos realizarán la investigación \"Detección de  partículas de microplásticos en las aguas de las costas salvadoreñas”. 

Ante el hecho de que la contaminación por desechos plásticos se ha incrementado, el Instituto de  Ciencias, Tecnología e Innovación (ICTI), de la Universidad Francisco Gavidia (UFG) desarrollará en enero 2016 un proyecto de medición de la concentración de micropartículas de plástico en las aguas de la costa salvadoreña.

El investigador del Laboratorio de Nanotecnología del ICTI, Rainer Christoph, explicó que quieren determinar qué tan grande son los niveles de concentración de partículas de un tamaño mínimo de 40 micrones, medida que es como la mitad del diámetro de un cabello.

La investigación, bajo el título “Detección de  partículas de microplásticos en las aguas de las costas salvadoreñas”, se llevará a cabo en el sector de Los Cóbanos (a una milla,  cinco millas y diez millas) y para tal fin en el ICTI han desarrollado un Manta Trawl. Se trata de un equipo que tiene  forma de manta raya, con el cual se realiza la recolección de muestras de agua y ya es utilizado por otras universidades extranjeras que realizan estas mediciones. 

El Manta Trawl tiene una gran boca por donde entra el agua y en la parte trasera tiene filtros. Luce como una mantarraya porque tiene unos flotadores.

Este estudio sería el primero de este tipo que el ICTI realiza, porque luego hará otros para ver los niveles de concentración de plástico que están a escala más pequeña que los micrones  y que pasan al organismo de los seres marinos que luego son consumidos por otros animales y por el hombre. Cada año la humanidad lanza más o menos de seis a ocho millones de toneladas de plástico a los mares.

Christoph expone que el plástico que está a la intemperie con el tiempo tiende a fragmentarse en partículas cada vez más pequeñas o nanométricas, que ni siquiera pueden ser vistas con un microscópico óptico convencional; sino que se requiere de equipo más especializado que la universidad tiene en sus planes adquirir.

El investigador sostiene que la ciencia aún no está segura qué es lo que pasa con las nanopartículas, pero comenta que se han hecho experimentos que han demostrado que una célula ingiere partículas nanométricas de plástico cuando está en contacto con ellos.

La situación se complica porque esas nanopartículas absorben contaminantes orgánicos resistentes, que son los venenos que llegan al agua como resultado de su uso en la agricultura y la industria en general.

“Las (partículas) de centímetros ya se han encontrado en tortugas,  aves, en mamíferos marinos y en peces. También se han encontrado partículas micrométricas en las larvas de los camarones, en los moluscos...”, explicó el investigador quien señala que en la ribera de los ríos y la costa salvadoreña ya es observable plástico fragmentado en centímetros.

El año pasado y el presente año, ese instituto de investigación, con apoyo de estudiantes de la Escuela Alemana, hicieron una colecta de desechos plásticos en algunos puntos como La Costa del Sol y en las cercanías del muelle de La Libertad.

“Hemos encontrado todo tipo de plástico y hemos calculado que la contaminación es de unos cinco gramos de plástico por metro cuadrado de playa... De allí se hicieron algunos experimentos para determinar si tenemos microplásticos y también el resultado fue positivo... La contaminación realmente es muy fuerte”, afirmó.

Según Christoph con estas investigaciones esperan obtener la suficiente evidencia científica, que se convierta en la base para que se puedan crear en el país leyes modernas, que eviten el uso indiscriminado de plástico “que a mi criterio debería ser una sustancia controlada”. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación